¿Cuáles son tus prioridades?

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 103 views

Busquemos primeramente el Reino de Dios y su justicia

Notes
Transcript

Introducción

Tema: Prioridades
Pasaje: Lucas 12.22-31 | Paralelo en Mt. 6:24-34
Título: ¿Cuáles son tus prioridades?
Idea central (exegética): Jesús nos pide que busquemos en primer lugar el reino de Dios y su justicia y que no nos preocupemos porque lo demás vendrá por añadidura.
¿A quién va dirigido? El pasaje de Mateo pertenece al Sermón del Monte predicado por Jesús en Galilea. El pasaje de Lucas fue predicado en Perea, durante los últimos 6 meses de la vida de Jesús y va dirigido a sus discípulos , quienes dependían plenamente de él, pues le seguían día y noche a donde Él iba.
Es probable que en algún momento ellos dudaran acerca de dónde dormirían, qué comerían o qué vestirían cuando sus ropas se deterioraran. Era comprensible que pensaran en esas cosas básicas para la vida, sin embargo no estaban con cualquiera, estaban siendo cuidados por el mismo Hijo de Dios.
Para ellos, tanto en este pasaje como en otros, por ejemplo Juan 4:33 , la prioridad era tener suplidas las necesidades básicas, pero una vez más, Jesús le da vuelta a sus prioridades y les enseña a depender de Él (Juan 4:34).
ILUSTRACIÓN: Vaso con piedras y agua.
Tal y como pasa con esta ilustración, así sucede en nuestras vidas cuando colocamos lo menos importante en primer lugar y dejamos de último lo más importante. Lo que sucede entonces, es que ya no tenemos tiempo o espacio en nuestras vidas para lo que realmente es prioritario e importante.
Veamos ahora qué nos enseña Jesús al respecto.

Desarrollo

I. No nos preocupemos por nada porque Dios suple nuestras necesidades (Lc. 12: 22-26)

a. Explicación

No debemos estar ansiosos o preocupados por nuestra vida, ni por lo que vamos a comer o vestir, ni por ninguna otra necesidad básica. Al respecto de esto, Pablo nos recuerda este mismo consejo en Filipenses 4:6-7 (Lo leerá un hermano).
Lc.12:22. Aquí la palabra afanado(RV60) se traduce como preocupado, ansioso, afligido y la palabra vida se traduce en el griego como psyche, y está relacionada con el alma. Es decir, no debemos estar preocupados en nuestra mente y corazón por nuestras necesidades o carencias, ni debemos perder la paz por ello.
Lc. 12:23 Jesús nos enseña la primera prioridad: Que es más importante tener una vida emocionalmente tranquila, llena de su paz y que es mejor cuidar el cuerpo, que preocuparse por la vestimenta.
Lc. 12:24 En este primer ejemplo o ilustración que nos da Jesús, hay una gran verdad y es que Dios cuida de nosotros con mucho más cuidado del que tiene para las aves. Si un animal rapaz como el cuervo (considerado inmundo en Lv. 11:13–19), que se alimenta de carroña es cuidado y alimentado por Dios, ¿acaso Dios no nos va a tener mayor estima y cuidará mucho mejor a sus hijos? (Que un hermano lea Mt 7:11). A pesar de que los cuervos son descuidados incluso con sus nidos, Dios les da mantenimiento Salmo 147:9
Lc. 12:25 Aquí el Señor nos hace una pregunta retórica, es decir, una pregunta que no necesita ser respondida, porque ya sabemos la respuesta y en la que Jesús mismo responde en el siguiente verso. Algo interesante de anotar, es la palabra “estatura”, que en el hebreo es helikia y que tiene 3 significados: estatura, duración de la vida y madurez. Algunas versiones como la NBLA y la NVI traducen “¿Quién de ustedes, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida?” Sin embargo, cualquiera de las dos afirmaciones es muy cierta: no podemos aumentar ni años de vida, ni estatura a nuestro ser.
Lc. 12:26 Hay un dicho que dice “Si lo puedes hacer, ¿de qué te preocupas?; y si no lo puedes hacer, ¿de qué te preocupas?
b. Ilustración: Es seguro que el enemigo quiere frenar tu relación con Dios, preocuparte, disminuir tu fe y quitarte la paz. Este mes me sucedieron 4 cosas, una detrás de la otra, que me hicieron sentir asustado, triste y preocupado
- Serpiente.
- Choque del carro.
- Robo en el banco.
- Vecinas molestando.

c. Aplicación

A veces nos preocupamos demasiado por nuestros hijos, por el trabajo, por una situación familiar o económica, que hasta podría llevarnos a tener exceso de ansiedad o depresión y al final nuestra fe en Dios es más pequeña que nuestros problemas. Pero como lo indica el título de este primer punto, no debemos preocuparnos por nada y confiar en que Dios tiene el control de todo lo que necesitamos. Ahora, esta enseñanza nos lleva precisamente al segundo punto:

II. Tengamos fe y aprendamos a depender de Dios (Lc. 12:27-29

a. Explicación

Lc.12:27-28 Los lirios tienen como máximo 2 años de vida y sus flores apenas duran dos semanas. Si recordamos todo el esplendor, maravillas y riqueza de Salomón, no se nos ocurriría compararlo con un lirio del campo. Sin embargo, Jesús le dice a sus discípulos que los lirios, sin ningún esfuerzo, son mucho más hermosos que cualquier vestidura que pudiera tener Salomón. En Palestina, a causa de la dificultad de conseguir leña, la hierba del campo era utilizada para encender el fuego. Ahí acababa la belleza de los lirios. Esto nos enseña, como dice Eclesiastés 1:2, que todo en este mundo es vanidad.
Lc.12:29 Así que… no se preocupen, no estén ansiosos… De nuevo, al igual que en el verso 22, Jesús les repite que no se preocupen. Pero el verbo utilizado por Lucas (meteorizomai) significa “pasar del júbilo a la desesperación, de la esperanza al temor”.
b. Ilustración: A todos nos gusta estrenar, sobre todo si es algo que hemos querido o necesitado desde hace mucho. Pero, ¿le ha sucedido que después de algunos días eso que estrenó ya no le llama la atención o le parece que no era tan importante o útil? A veces pedimos a Dios o compramos cosas que no ocupamos realmente y nos preocupamos por tener algo mejor, cuando en realidad lo más importante y valioso está cerca de nosotros.

Aplicación

La segunda prioridad que Jesús resalta en este pesaje es: “No se preocupen por nada” “Don't worry, be happy”. ¿Tenemos realmente fe en Dios? Entonces aprendamos a depender de él.

III. Encarguémonos de buscar a Dios y él se encargará de lo nuestro (Lc. 12:30-31)

a. Explicación

Lc. 12:30 Este es un contraste entre lo que busca el mundo y lo que Dios desea de nosotros. La gente de este mundo se preocupa por lo material, por el dinero, la comida, lo que beber, por cuestiones a las que Jesús llama "cosas pequeñas". Pero Jesús nos dice que el Padre sabe perfectamente qué necesitamos. Un hermano leerá Lc. 10:41-42
Lc. 12:31 La tercera y más importante prioridad es la que Jesús nos pide: que busquemos primeramente el reino de Dios y su justicia. Tanto en Mateo como en el Nuevo Testamento Griego-Español, se omite la palabra Dios, ya que para los judíos el nombre del Señor es sagrado. El reino de Él, tiene que ver con la actividad de un Dios que reina. Jesús nos asegura que si le seguimos, Él se encargará de suplir nuestras necesidades. Leer Col.3:1
b. Ilustración: El día tiene 24 horas. Si lo dividimos entre 3, nos quedan 8 horas para trabajar, 8 horas para dormir y 8 horas libres para hacer lo que queramos. En qué cosas ocupamos esas 8 horas? Trabajando más, viendo televisión o series, mirando Facebook o contestando mensajes en WhatsApp ... El 10% (diezmo) de esas 8 horas restantes son 48 minutos al día. ¿Podríamos al menos darle el diezmo de nuestro tiempo libre al Señor?

c. Aplicación

Así como en la ilustración del vaso lleno, si primero colocamos lo prioritario (Dios), lo demás tendrá un espacio en nuestra vida. Pero si colocamos primero lo más pequeño y sin tanta importancia, al final no habrá espacio ni tiempo en nuestras vidas para Dios. Dediquemos al menos 48 minutos diarios al Señor, busquemos su reino y su justicia y nonos tendremos que preocupar por lo demás.
Algunos consejos prácticos para que Dios sea la prioridad en nuestras vidas:
Realizar un devocional diario con nuestra familia. Si somos hombres, somos los responsables de nuestra familia. Puede crear su propio devocional, a partir de pasajes bíblicos, o comprar uno para todo el año en una librería o descargarlo gratis de internet.
Agendar como prioridad mi tiempo con Dios y luego todo lo demás. Puede ser en la mañana, en la noche o en un tiempo libre del día, pero este tiempo no se puede omitir, ni dejarlo para mañana.
Adorar a Dios todos los días y ser agradecido con él.
Pensar antes de salir de casa: ¿a quién puedo bendecir hoy?
Aprovecha los tiempos muertos (mientras manejas, mientras esperas, cuando no tienes clientes que atender, cuando en tu trabajo tienes que esperar o no tienes que realizar actividades mentales o manuales). Esos tiempos son excelentes para orar y leer la Biblia.

Conclusión

Hermano, de nuevo le pido que se haga la pregunta: ¿Cuáles son mis prioridades?
Para un cristiano, que tiene fe en el Señor, estar ansiosos, o demasiado preocupados por las situaciones de la vida no tiene sentido.
Ya Jesús nos dijo que Dios cuida de nosotros y sabe de qué tenemos necesidad.
Mejor ocupémonos de los asuntos de Dios para que él se ocupe de los nuestros.
Entonces, la respuesta a esta pregunta debería ser: “Nuestra prioridad da cada día es mi Señor.” Jesús, el pan de vida, el pan nuestro de cada día.
Vamos a cantar nuevamente el Salmo 23 con el entendimiento y recordando lo que Dios nos ha hablado hoy.
Related Media
See more
Related Sermons
See more