LA PARÁBOLA DEL BUEN MAESTRO

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 18 views
Notes
Transcript

Introducción

Mateo 13:51–52 RVR60
51 Jesús les dijo: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor. 52 El les dijo: Por eso todo escriba docto en el reino de los cielos es semejante a un padre de familia, que saca de su tesoro cosas nuevas y cosas viejas.
El 30 de Julio del 2020 ocurrió una de las mas grandes tragedias en la historia de la Marina estadounidense.
Este suceso ocurrió en la costa del sur de California cuando un tanque marino mejor conocido como vehículo de asalto anfibio en el que se encontraban 16 infantes de de la marina se hundió a 385 pies de profundidad en la Isla de San Clemente, al sur de California.
Inmediatamente Otros vehículos de asalto respondieron rápidamente pero no pudieron evitar que el vehículo tipo tanque de 26 toneladas se hundiera rápidamente.
Afortunadamente lograron rescatar a algunos infantes, sin embargo 9 murieron.
Esta noticia sorprendió a muchos y pronto comenzaron a surgir especulaciones y diferentes hipótesis de la causa de esta tragedia tan terrible.
La mayoría culpaba a las condiciones del clima y los mares agitados de aquel 30 de Julio.
Sin embargo, las investigaciones posteriores revelaron algo aun mucho mas Lamentable.
Y es que la Marina procesó a 5 de sus OFICIALES como principales responsables de lo sucedido.
El secretario de Marina, Carlos Del Toro, en un comunicado de prensa, culpó a los oficiales por
“liderazgo y ejecución inadecuados de sus funciones de supervisión”.
En otras palabras; Estos oficiales no cumplieron con su responsabilidad de entrenar adecuadamente a los infantes y las consecuencias fueron catastróficas.
Las consecuencias de una mala enseñanza pueden ser fatales, lamentablemente tragedias como estas no son inusuales debido la gran cantidad de personas que no alcanzan a comprender la gran responsabilidad que conlleva el enseñar a otros.
Sin embargo; las consecuencias son aun mas Graves y Severas cuando se trata de maestros descuidados y negligentes dentro de la iglesia del Señor.
Es realmente frustrarte y doloroso el saber que cada vez mas abundan dentro de la iglesia personas que se apropian del título de maestros y sin compasión propagan sus falsas enseñanzas que todo lo que hacen es confundir y dañar al pueblo de Dios.
Motivados por el deseo de ser reconocidos, la avaricia o por un hambre insaciable del aplauso de los demás, muchos supuestos maestros infectan el cuerpo de Cristo con sus enseñanzas que como dice el apóstol Pablo “se extienden como gangrena” perjudicando a muchos creyentes.
Cuan necesario es que recordemos las palabras que se encuentran en
Santiago 3:1 (RVR60)
1 Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.
Si en toda área ES NECESARIO que aquellos que tienen la responsabilidad de enseñar a los demás lo hagan con la precisión y la seriedad debida;
¿Cuanto mas en la iglesia de Dios, donde se tratan temas que afectan el destino eterno de las personas?
En esta parábola a la cual he titulado:
La parábola del buen maestro,
Jesús nos deja una Gran Enseñanza sobre el carácter que todo maestro de la Escritura debe de poseer.
Comenzamos en el verso 51:
Mateo 13:51 RVR60
51 Jesús les dijo: ¿Habéis entendido todas estas cosas? Ellos respondieron: Sí, Señor.
Esta es la ultima parábola que Jesús dirigió a sus discipulos en aquel día,
Y como decimos: Va a cerrar con broche de oro.
Jesús había pasado todo el día enseñando verdades del reino de Dios a sus discipulos y a todas las personas que se habían reunido en aquel día; a la orilla del mar.
Sin embargo, si recordamos; Jesús ya había despedido a la multitud en el verso (36)
De manera que ahora solamente se encuentra con sus discipulos mas cercanos.
Y les hace esta pregunta:
(51) ¿Habéis entendido todas estas cosas?
Que tan importante es, que un maestro se asegure de que sus estudiantes comprendan las enseñanzas que están recibiendo.
No olvidemos que Jesús es Omnisciente,
El no tenía necesidad de preguntar para saber, Sin embargo, Que gran ejemplo nos HA DEJADO el Maestro por excelencia.
La prioridad de todo buen maestro debe de ser que sus oyentes entiendan lo que se les ha enseñado;
Es triste ver que la iglesia se ha plagado de muchos supuestos maestros que todo lo que les importa es exhibir sus conocimientos, Les fascina que los escuchen, presumen de sus credenciales;
Pero poco interés y amor tienen hacia la iglesia del Señor.
Sin compresión de la Palabra de Dios no puede haber fruto;
Recuerdan que eso ya lo enseñó Jesús en la parábola del Sembrador:
Mateo 13:23 (RVR60)
23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra, y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.
El creyente no puede madurar, crecer en santidad y en devoción a Dios si no es capaz de entender la palabra de Dios.
Es por esa razón que todo buen maestro de la Escritura tiene como objetivo principal comunicar el mensaje de la Escritura con la mas claridad posible;
En otras palabras el objetivo de todo buen maestro no es presumir de sus habilidades e inteligencia sino que su mayor preocupación es transmitir el mensaje que se le ha sido confiado por Dios con fidelidad y claridad.
De manera que una de las marcas que distinguen a todo buen maestro es el amor que tiene hacia sus oyentes.
Ese amor le impulsa a preocuparse por la condición espiritual de sus oyentes, SU META ES QUE entiendan la palabra para que puedan dar fruto para la gloria de Dios.
El problema que enfrentamos en la actualidad es que los maestros parecen tener mas amor por el púlpito que por el pueblo de Dios.
El maestro de la palabra de Dios es un Siervo y no una celebridad.
Jesús nos deja un gran ejemplo que todos nosotros debemos de seguir,
Y la respuesta de los discipulos a la pregunta de Jesús fue:
(51) “Ellos respondieron: Sí, Señor”
El entendimiento de Verdades Espirituales no viene como resultado de nuestras habilidades cognitivas.
Sino gracias a la obra iluminadora del Espíritu Santo;
1 Corintios 2:14–15 (RVR60)
14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.
15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.
Estos discipulos habían sido expuestos a grandes verdades del reino de Dios, las cuales debían de haber causado un gran impacto en la vida de cada uno de ellos;
Si es que verdaderamente las habían entendido.
Una cosa es decir que entendemos algo porque nuestra mente es capaz de comprender lo que estamos escuchando pero otra cosa totalmente diferente es cuando
El Espíritu de Dios nos ilumina, redarguyendo nuestras vidas a la luz de su palabra, exponiendo nuestro pecado y conduciéndonos hacia un arrepentimiento genuino.
En otras palabras, es posible que podamos tener una comprensión intelectual de verdades espirituales mientras al mismo tiempo las ignoramos por completo.
En la vida cristiana; el entendimiento no se mide CONFORME A la cantidad de información bíblica que poseemos, o por los años que tenemos en la iglesia , o a los títulos teológicos que podamos acumular.
Sino al fruto que hay en cada uno de nosotros;
Es el fruto del Espíritu en nuestras vidas lo que manifiesta que verdaderamente hemos entendido la palabra de Dios.
Si estos discipulos habían entendido verdaderamente lo que el Maestro les había enseñado entonces sus vidas cambiarían radicalmente;
Con la parábola del Sembrador habrían comprendido el glorioso poder que tiene la semilla de palabra de Dios,
Su fervor y amor por la Escritura; aumentaría considerablemente; al saber que el preciado fruto del Espíritu solamente es producido cuando estamos expuestos a la proclamación fiel de la Escritura.
Esto significa que aprovecharían cada oportunidad de escuchar la palabra de Dios expuesta mientras procuran ser buena tierra; renunciando a cualquier distracción y cosa que pueda entorpecer su comprensión de la palabra.
Serían como aquel hombre del (Salmo 1)
Salmo 1:1–3 (RVR60)
1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;
2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.
3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas, Que da su fruto en su tiempo, Y su hoja no cae; Y todo lo que hace, prosperará.
Si estos discipulos verdaderamente habían entendido la parábola del sembrador; entonces sabrían que un Buen Maestro de la Escritura es como ese sembrador que
Salió a Sembrar, su Oficio no tiene nada de espectacular; sin que el poder reside en la semilla de la palabra. Esto significa que mas allá de buscar espectáculo, entretenimiento u otras actividades, lo que buscarán es la semilla pura de la palabra de Dios y de ese momento en adelante no se conformarían con otra cosa que no sea la palabra.
Si los discípulos verdaderamente habían entendido la parábola del trigo y la cizaña sabrían que a pesar de que este mundo esta lleno de maldad; Dios es soberano y el Tiene el control de todas las cosas; y que no importa lo fuertes que sean las batallas a las que se enfrentarían en este mundo lleno de cizaña, ellos siempre debían de Confiar en Dios y no olvidarse de que Dios juzgará a todos los que buscaron ser de tropiezo. Estas verdades les alentarían en las luchas mas intensas, al recordar la esperanza eterna de que los “justos resplandecerán como el sol en el reino de Dios”, no se desanimarían tan fácilmente en medio de la adversidad que seguramente enfrentarían al ser trigo en este mundo, si es que verdaderamente habían entendido lo que Jesús les había enseñado.
La Realidad es que sus vidas no podían ser las mismas, porque la MAGNITUD de estas verdades, la respuesta de estos discipulos fue:
“Sí, Señor” (en otras palabras) Afirmaron entender estas verdades del glorioso reino de Dios, esto también implicaba que reconocían que el mayor tesoro que el hombre pueda poseer es Cristo, el gran tesoro de valor incalculable, la perla de gran precio,
de manera que de la misma manera en que aquel hombre que vendió todo para comprar aquel campo donde se encontraba este Valioso Tesoro y también como aquel mercader que vendió todo lo que tenía y compró aquella preciosa perla, entonces estos discípulos estarían dispuestos a renunciar a todo con tal de Ganar a Cristo,
Esta vida y todos sus deseos les parecería como nada en comparación con el incomparable valor de Cristo y su Reino.
Que grandes implicaciones tiene el que verdaderamente comprendamos estas verdades, Una cosa es conocer la Escritura, estar familiarizado con su contenido, incluso tener la habilidad para explicarla; pero otra cosa muy diferente es el entenderla a manera de Vivirla; esto es un verdadero entendimiento que solamente es producido por el poder del Espíritu Santo.
Como aquel Eunuco en Hechos 8, el cual estaba leyendo una porción del libro de Isaías; y Felipe le escuchó y le preguntó:
“¿entiendes lo que lees?” (30)
a lo que el Etíope le contestó:
Hechos de los Apóstoles 8:31 RVR60
31 El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él.
Y si seguimos leyendo la historia, nos daremos cuenta que Felipe compartió el evangelio de Cristo con este eunuco etíope, Y sabemos que verdaderamente entendió el evangelio porque
Hechos de los Apóstoles 8:35–38 RVR60
35 Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. 36 Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? 37 Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios. 38 Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.
Un verdadero entendimiento de la palabra de Dios siempre producirá en nuestras vidas obediencia a lo que hemos entendido.
Sería irónico que estos discipulos afirmaran entender las enseñanzas que habían recibido y sus vidas demostraran todo lo contrario;
Estos individuos son a los que Judas se refiere en
Judas 12–13 (NVI)
12 Estos individuos son un peligro oculto: sin ningún respeto convierten en parrandas las fiestas de amor fraternal que ustedes celebran. Buscan sólo su propio provecho. Son nubes sin agua, llevadas por el viento. Son árboles que no dan fruto cuando debieran darlo; están doblemente muertos, arrancados de raíz.
13 Son violentas olas del mar, que arrojan la espuma de sus actos vergonzosos. Son estrellas fugaces, para quienes está reservada eternamente la más densa oscuridad.
2 Pedro 2:17–22 (RVR60)
17 Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre.
18 Pues hablando palabras infladas y vanas, seducen con concupiscencias de la carne y disoluciones a los que verdaderamente habían huido de los que viven en error.
19 Les prometen libertad, y son ellos mismos esclavos de corrupción. Porque el que es vencido por alguno es hecho esclavo del que lo venció.
20 Ciertamente, si habiéndose ellos escapado de las contaminaciones del mundo, por el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo, enredándose otra vez en ellas son vencidos, su postrer estado viene a ser peor que el primero.
21 Porque mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia, que después de haberlo conocido, volverse atrás del santo mandamiento que les fue dado.
22 Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.
Es lamentable saber que así hay muchos en la actualidad.
Que viven sus vidas cristianas con una indiferencia y desinterés por el reino de Dios; pero afirman creer en el el cielo y el infierno, dicen entender estas verdades.
La realidad es que si verdaderamente entenderían verdades como las que Jesús enseño en la parábola de la red:
Mateo 13:49–50 RVR60
49 Así será al fin del siglo: saldrán los ángeles, y apartarán a los malos de entre los justos, 50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.
Sus vidas fuesen totalmente diferentes;
El verdadero entendimiento vine acompañado con Un alto Costo.
La pregunta es amado hermano:
¿Hemos nosotros entendido todas estas cosas?
No solamente de manera intelectual, sino un entendimiento producido por el Espíritu Santo.
Otra manera de preguntarlo sería:
¿Tu vida se va conformando cada vez a estas verdades que Cristo enseñó?
Esta parábola que Jesús dirige a sus discipulos en el verso 52 habla del carácter que todo buen maestro debe de poseer, y el contexto inmediato (el verso 51) ya nos ha dejado una gran lección;
Si alguno de nosotros desea enseñar la palabra de Dios entonces primero debemos de entenderla;
¿Como pretendemos enseñar del poder del evangelio? Si nosotros mismos no hemos saboreado su poder
No seamos maestros sin entendimiento; que solamente poseen conocimiento intelectual pero les hace falta lo mas primordial,
Entender la palabra de Dios.
Termino con una Advertencia muy importante, al escuchar la palabra maestro, no cometamos el error de reducir el alcance de estas palabras solamente a los ministros que enseñan detrás de un púlpito;
Uno de los propósitos de esta parábola es el reconocer que todos aquellos que tenemos entendimiento de la palabra estamos llamados a enseñarla a los demás, de cierta manera, cada creyente tiene la encomienda dada por Cristo de Enseñar estas verdades del reino de Dios:
Mateo 28:19–20 RVR60
19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.
Pero se requiere de todo maestro de la Escritura que primeramente haya entendido verdaderamente el evangelio para que después pueda transmitirlo con fidelidad como Pablo escribió:
1 Corintios 4:1–2 RVR60
1 Así, pues, téngannos los hombres por servidores de Cristo, y administradores de los misterios de Dios. 2 Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel.
Quienes pueden participar en la Cena del Señor?
Los Cristianos que hemos nacidos de nuevo. (Visible vs Real)
Un discípulo del Señor (bautismo) Inmersión vs Aspersión
La Cena del Señor es un medio mediante el cual los creyentes en Cristo tienen comunión con su Señor y conmemoran Su muerte. El bautismo es una importante señal de identificación de los creyentes en Cristo. Alguien que nunca ha sido bautizado puede ser un creyente, pero todavía no se ha identificado públicamente como uno, ni ha tomado el primer paso de obediencia a Cristo.
Un Cristiano en comunión con el Señor.
Abusos en la Cena del Señor (1 Corintios 11:17-22)
Tomando la Cena indignamente
1 Corintios 11:27–34 RVR60
27 De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. 29 Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. 30 Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. 31 Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; 32 mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo. 33 Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros. 34 Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.
INDIGNAMENTE.- ἀναξίως anaxiōs .- tratándola como una comida común, el pan y la copa como cosas comunes, no entrando en la conciencia de su solemne significado simbólico.
¿QUÉ SIGNIFICA TOMAR INDIGNAMENTE?
La primera es la más obvia: tomar de la Santa Cena con indiferencia hacia tu pecado.
La segunda manera en que tomamos indignamente de la Santa Cena: participar de la Santa Cena creyendo que he sido lo suficientemente bueno como para tomarla.
¿QUÉ SIGNIFICA TOMAR DIGNAMENTE?
Debo reconocer mi pecado e indignidad.
Debo aferrarme a la persona y obra de Cristo
Debo confesar mis pecados específicos
EXTENDER LA INVITACION PARA PARTICIPAR
La Santa Cena
1 Corintios 11:23–26 RVR60
23 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.
Related Media
See more
Related Sermons
See more