Verdades que Alientan

1 Pedro  •  Sermon  •  Submitted   •  Presented
0 ratings
· 29 views
Notes
Transcript

I. Dios nos escogió

1 Pedro 1:2 RVR60
elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.
y*Elegidos: elegido (seleccionado) — seleccionado (por alguien) en preferencia a otro (u otros).
El apóstol añadió más detalles al término descriptivo “elegidos” (cf. 2:9) según la presciencia de Dios Padre. La elección de Dios es parte de su plan predeterminado, y no se basa en ningún mérito de aquellos que son elegidos, sino solamente en su gracia y amor hacia ellos desde antes de su creación.
La elección de Dios es “de acuerdo con” (kata), su presciencia. Esto es preferible al punto de vista que señala que la elección sigue a, o está basada en la presciencia. Más aún, la palabra presciencia (prognōsin) significa algo más que una clarividencia pasiva; contiene la idea de “tener afecto por” o “centrar la atención de uno sobre” (cf. Kenneth S. Wuest, 1 Peter in the Greek New Testament for the English Reader, “1 Pedro en el Nuevo Testamento Griego para el Lector en Inglés”, pág. 15).
La misma palabra se usa en 1:20 para referirse a Cristo, quien había sido “ya destinado” por el Padre desde antes de la creación. El Padre hizo más que solamente conocer con anticipación acerca de su Hijo; lo conocía completamente. Por lo tanto, escogió a todos aquellos en los que enfocó su atención (por su gracia, no por los méritos de ellos).
Ver. 2.-Electos.Esta palabra, en griego, está en el primer versículo; el orden griego es "a los elegidos forasteros de la dispersión." Ya empezamos a notar coincidencias con la enseñanza de San Pablo. San Pablo insiste enérgicamente en la doctrina de la elección;
San Pedro no la sostiene con menos claridad. La Sagrada Escritura atribuye constantemente todo lo bueno que hay en nosotros a la elección de Dios. Los escritores sagrados no entran en las muchas dificultades que rodean esta doctrina central; no intentan explicar sus relaciones con esa otra gran verdad, enseñada en la Escritura y revelada en la conciencia: la libertad de la voluntad humana; sus declaraciones de las dos doctrinas aparentemente en conflicto se equilibran, pero no se explican mutuamente;
Parecen reconocer el hecho de que estamos en presencia de un misterio insoluble; y nos enseñan con su silencio que la actitud apropiada del cristiano, cuando se enfrenta cara a cara con el misterio, es el descanso en el Señor, la humilde confianza infantil en su amor y sabiduría.
Según la presciencia de Dios Padre. San Pedro pone en primer plano de su Epístola el misterio de la Santísima Trinidad y el plan divino de la salvación humana. Es, sin embargo, una cuestión si las palabras que acabamos de citar deben tomarse, como en la Versión Autorizada, con "elegido" o con "apóstol". Muchas autoridades antiguas adoptan este último punto de vista. Así tendríamos una descripción del apostolado de San Pedro, como la que leemos a menudo al comienzo de la Epístola de San Pablo. Fue, como San Pablo, llamado a ser apóstol, separado para el evangelio de Dios; fue elegido antes de la fundación del mundo para ser santo y sin culpa; como San Pablo, había recibido la gracia y el apostolado para la obediencia a la fe entre todas las naciones (comp. Rom. 1:1, 5). Hay mucho que decir a favor de esta conexión. Pero, en conjunto, el equilibrio de la frase y el uso general de un lenguaje similar en el Nuevo Testamento, nos llevan a preferir el punto de vista común, y a considerar las palabras de San Pedro como una descripción del origen, progreso y fin de la elección de Dios. El origen es la gracia de Dios Padre. Eligió a sus elegidos antes de la fundación del mundo. Los predestinó a la adopción de hijos, y esto según el beneplácito de su voluntad (Ef. 1:4, 5). Es interesante observar que el sustantivo "presciencia" (πρόγνωσις) no aparece en ninguna otra parte de la Sagrada Escritura, excepto en el discurso de Pentecostés de San Pedro (Hch. 2:23). Marcamos el acuerdo de San Pedro y San Pablo (comp. Rom. 8:29, "A los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo"; comp. también Rom. 11:2 y 2 Tim. 2:19).
La elección es "según la presciencia de Dios Padre"; pero no simplemente, como enseñaban los arminianos, ex prævisis merit's; porque no podemos separar presciencia y predestinación; la presciencia de un Creador Todopoderoso debe implicar el ejercicio de la elección y la voluntad; lo que él sabe, eso también quiere; eligendos facit Dous (en las conocidas palabras de San Agustín), non invenit. Así en ver. 20 "conocido de antemano", la traducción más exacta de la Versión Revisada debe implicar el "predestinado" de la antigua traducción. Pero esa presciencia es la presciencia de Dios Padre, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, pero también nuestro Padre. Él cuida de sus hijos; nosotros debemos confiar en Él.
El alfarero hace un vaso para honra y otro para deshonra, pero no hace ninguno para destrucción.
Un velo de terrible misterio rodea las relaciones que existen entre el Todopoderoso y sus criaturas; pero "Dios es Amor". Por la santificación del Espíritu; más bien, en, como en la Versión Revisada. Tenemos las mismas palabras en 2 Tes. 2:13. La palabra ἀγιασμός, que San Pedro usa aquí, es casi peculiar de San Pablo; ocurre ocho veces en sus Epístolas; una vez en la Epístola a los Hebreos; pero en otras partes sólo aquí en el Nuevo Testamento. Como otros verbos de la misma forma, puede tener un significado activo o pasivo. Tal vez el primero sea el más adecuado aquí.2.- El Espiritu Santo nos Santifico
1 Pedro 1:2 RVR60
elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.
La santificación a que aquí se hace referencia incluye tanto el proceso como el resultado de esa operación del Espíritu Santo por la cual el corazón del hombre es purificado del mal moral, y el yo es ajustado totalmente a la voluntad de Dios. El propósito eterno de Dios es que el hombre sea como El (cf. Ef. 1:4). En esa condición moral El creó al hombre (cf. Gn. 1:26–27). Esta obra divina tiene un aspecto de crisis, de modo que en un instante “el corazón es purificado de todo pecado, y lleno con el puro amor de Dios y el hombre” (Juan Wesley). La santidad a que aquí se hace referencia es obrada por el Espíritu Santo, el cual administra el “estado de gracia” provisto mediante la sangre de Jesucristo. No es una perfección absoluta que excluya la posibilidad de mejoramiento, sino que es la restauración de la imagen divina al alma del hombre de modo que tanto su carácter como su servicio sean aceptables a Dios. Es adecuación para la vida y el servicio, y no finalidad en el sentido de un estado no mejorable. Da a la vida pureza, poder, hermosura y simetría
La santidad es la única prueba de la elección.
Charles Hodge

3.- El hijo nos rocio

1 Pedro 1:2 RVR60
elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.
Comentario Al Nuevo Testamento LOS TRES GRANDES HECHOS DE LA VIDA CRISTIANA (1 Pedro 1:1, 2) (conclusión)

En el Antiguo Testamento hay tres ocasiones en las que se menciona la aspersión con sangre. Puede que Pedro tenga en mente los tres, y que los tres tengan algo que contribuir al pensamiento que encierran estas palabras.

(a) Cuando un leproso se curaba, se le rociaba con la sangre de una avecilla (Levítico 14:1–7). El rociar con sangre era por tanto símbolo de la purificación. Por el sacrificio de Cristo, el cristiano es purificado del pecado.

(b) El rociar con sangre era parte del ritual de la consagración de Aarón y de los sacerdotes (Éxodo 29:20–21; Levítico 8:30). Era la señal de que se apartaban para el servicio de Dios. El cristiano es apartado especialmente para el servicio de Dios, no solo dentro del templo, sino también en el mundo.

4.- Para obediencia a El

la obediencia evidencia de una vida nueva en Cristo
Related Media
See more
Related Sermons
See more