RESTAURACIÓN: UN DEBER DEL CREYENTE.

Gálatas  •  Sermon  •  Submitted   •  Presented
0 ratings
· 34 views
Notes
Transcript
Handout
Handout
Gálatas 6:1–5 (RVR60)
1 Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado. 2 Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo. 3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña. 4 Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto de sí mismo, y no en otro; 5 porque cada uno llevará su propia carga.

INTRODUCCIÓN.

En el mundo del arte, el trabajo de la restauración de obras es considerada una labor de vital importancia porque se encarga de devolverle su belleza y condición original a piezas artísticas que son un tesoro.
No cualquier persona puede realizar este trabajo, sino aquel que ha sido entrenado en el arte, que conoce la pieza o la cultura de donde vine; pero sobre todo aquel que tiene el tiempo, el ánimo y el amor para realizar esta tarea
La restauración es también un trabajo que Dios a encomendado a los creyentes, y es un trabajo que Pablo quería que los creyentes de la iglesia de Galacia llevaran a cabo.
Gálatas 6:1 (RVR60)
Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.
Hermanos, una vez más Pablo hace uso de un término muy familiar en esta exhortación. Porque lo que va a hablar a continuación supone un deber para los miembros de una familia (como la de Cristo).
Si alguno fuere sorprendido en alguna faltaPablo abre la exhortación usando una formula condicional (si).
¿Que quiere decir esto?, ¿es acaso que los creyentes pueden cometer alguna falta?
Por más increíble que nos pueda parecer, el día de hoy muchas personas (incluso los propios creyentes) adoptan una posición como si los cristianos fuera gente de otro planeta y que después de su conversión no pudieran nunca más cometer alguna falta. (idealistas)
No solo es posible, sino que esto sucede en realidad en la vida del creyente, aún en aquellos que son maduros y espirituales.
Esto se debe a que una parte de nuestra naturaleza aun no ha sido redimida completamente (la carne), por tal razón aún somos propensos a fallar y a cometer faltas.
Recuerde, en la carta Pablo esta combatiendo la enseñanza legalista de los judaizantes. Para el legalista, cualquier falta es sinónimo de castigo inmediato.
Si alguno fuere sorprendido en alguna falta.
Sorprendido = prolambano; detectar, ser o llegar a ser encontrado o tomado desprevenido.
No se trata de una práctica habitual de pecado en su vida, sino de una caída de forma ocasional, es decir que sin haberlo planeado deliberadamente el hermano es sorprendido en alguna falta (pecado).
Falta = paraptomati; transgresión, ofensa, pecado.
Pablo no nos dice que clase de pecado, tampoco dice si es grande o pequeño. Pero sabemos que para Dios ningún pecado tienen tamaño o colores, cualquier acción contra su voluntad es pecado.
PDT Hermanos, es posible que alguno de ustedes caiga en la trampa del pecado.
No perdamos de vista que Pablo ya a denunciado algunas conductas pecaminosas dentro de la comunidad de creyentes (V15 NVI se estaban mordiendo y devorando, lo que los podía llevar a la destrucción), (V26 La vanidad los estaba llevando a irritarse y a envidiarse unos a otros).
Eso significa que algunos hermanos habían caído en la trampa del pecado de la envidia, de la ira, de la murmuración y el chisme entre ellos, quizá presas de la posición de algunos de volverse de nuevo a la ley.
Aún tratando ellos de ser espirituales, tal vez con un genuino deseo de ser creyentes más fervorosos o fieles, habían caído en la trampa del pecado.
A diferencia de como muchos reaccionaríamos en en un caso así, El Señor por medio de Pablo nos dice como es que debería tratar ese asunto.
vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre.
Mire, esta encomienda tiene unos destinatarios específicos: los que son espirituales.
¿Quienes son los espirituales?
No son los que tienen halo de luz en su cabeza, los que estan en un retablo, o los que repiten todos los versículos de memoria de la biblia.
Los espirituales son aquellos que son gobernados por el ES, son los que Andan en el Espíritu, los que muestran en sus vidas el Fruto del Espíritu.
Y usted puede pensar, a bueno eso es entonces para los lideres de la iglesia, para los pastores, sin embrago aqui debemos hacer una aclaración importante.
A veces podemos llegar a confundir madurez con espiritualidad. La madurez es un proceso progresivo del crecimiento espiritual de cada creyente. (tal como el desarrollo físico de un individuo).
Pero la espiritualidad de una persona refleja la realidad de la misma. Alguien espiritual es anda en el Espiritu, se deja guiar por donde Dios lo lleva, hace su voluntad, pasa tiempos de intimidad con Dios y tienen comunión con el, por lo tanto Cristo esta formado su imagen en el.
Pero si vives obedeciendo a la carne, aún cuando vienes a la iglesia, aún cuando recites la Biblia, aun cuando cantes, pero si siguen habituado a practicar alguna de las conductas que Pablo denuncia en los versículos anteriores (5:19-22), no eres sino carnal.
Mateo 7:3–5 (TLA)
3 ¿Por qué te fijas en lo malo que hacen otros, y no te das cuenta de las muchas cosas malas que haces tú? Es como si te fijaras que en el ojo del otro hay una basurita, y no te dieras cuenta de que en tu ojo hay una rama. 4 ¿Cómo te atreves a decirle a otro: “Déjame sacarte la basurita que tienes en el ojo”, si en tu ojo tienes una rama? 5 ¡Hipócrita! Primero saca la rama que tienes en tu ojo, y así podrás ver bien para sacar la basurita que está en el ojo del otro.
Un Creyente que milita en la carne, lo que busca no es restaurar al hermano, sino que mira la vida del hermano para buscar sus faltas, olvida las virtudes del hermano, ponerse el por encima de los demás, olvidando lo mismo que el hace.
En cambio un creyente espiritual con poca o mucha madurez cristiana; lo que va a buscar siempre es la restauración del hermano. Es ellos a los que Pablo les escribe y les pide que hagan el trabajo.
… ,restauradle con espíritu de mansedumbre.
Restauradle = katartizo; restaurar, completar, remendar, arreglar, poner en orden, reparar, acondicionar. Se usaba con referencia al arreglo de un hueso fracturado o una extremidad dislocada.
Restaurar algo, significa repararlo para llevar a su estado original. (una pintura, un florero, un auto, etc.)
Restaurar a un hermano que ha caído en la trampa del pecado, no es una sugerencia, sino un imperativo. Es lo Dios esta esperando de cada uno de los creyentes.
Ahora la restauración no es un momento y ya. La acción refleja un proceso continuo, de paciencia, amor, tiempo, cuidado e incluso de recursos personales.
Por esa razón es que debe hacerse con un espíritu de mansedumbre.
Los creyentes que son espirituales, son aquellos que son guiados por el ES, y por lo tanto el fruto del Espíritu mora en ellos y la evidencia de esto, es que una de las características del fruto del Espíritu es la mansedumbre.
La mansedumbre es la gentileza, amabilidad suavidad y ecuanimidad con la que el creyente debe actuar para restaurar a su hermano que ha caído en la trampa del pecado.
La mansedumbre en la restauración al hermano es la demostración activa del amor verdadero que estan presente en los creyentes.
Si tu vez que una persona muy amada, esta a punto de ahogarse y esta en tus posibilidades salvarlo lo harías ¿Por supuesto no?
Es lo mismo, cuando un hermano a tropezado a causa de un pecado (cualquier que sea), el amor debe ser la fuerza que me lleve a hacer algo por el.
El que ha sido sorprendido en una falta, o en un pecado, no debe ser tratado con ira, ni de forma impetuosa, sino con mansedumbre.
Mateo 18:15–17 (PDT)
15 Si tu hermano hace algo malo, ve y habla a solas con él. Explícale cuál fue el mal que hizo. Si te hace caso, has recuperado a tu hermano.
El primer paso para restaurar al hermano es ir con el directamente. Habla con el y explícale lo que ha hecho. No hay razón para humillar sino la corrección debe se hecha en el ánimo de llevar a la persona a que reconozca su condición, se arrepienta y comience a obrar mejor.
Restaurar al hermano, no implica describir el pecado de su vida con otras personas o andar divulgando lo que le paso “Para que lo lleven en oración”, sino ayudarle a reparar el daño.
Todo pecado trae daño, y el daño es en tres sentidos, 1) Contra Dios, porque el pecado ofende a Dios ; 2) Contra otros; Nuestros pecados (aún ocultos), tienen impacto en la vida de otros que estan a nuestro alrededor; 3) a uno mismo; porque trae falta de gozo, paz y confianza para acercarnos a Dios.
Toda disciplina biblica tienen el propósito no de destruir sino de restaurar y que el hermano tenga una recuperación saludable.
La restauración debe ser efectuada con mansedumbre usando las Escrituras como base para tratar el caso en cuestión que se este tratando.
2 Timoteo 3:16–17 (NTV)
Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.
No debemos usar medios humanos para restaurar al hermano, aún y cuando estos nos parezcan buenos, porque nada puede redarguir las conciencias como lo hace la Palabra de Dios.
Por lo tanto el espiritual usara las escrituras como medio para restaurar la vida del hermano que fue sorprendido en alguna falta.
El propósito de Dios siempre es restauranos, y nos quiere usar a cada uno de nosotros para intentarla; sin embargo no siempre se logra.
¿Porque razón en algunos casos no se logra?
Cuando un creyente es sorprendido en pecado, pero no quiere arrepentirse de su pecado (falta), la restauración no puede ser completada. Nadie puede ser ayudado si no reconoce que necesita ayuda.
Por ello es que la restauración no es un solo momento, es un proceso paulatino y en ocasiones largo, por eso es que debe hacerse con un espíritu de mansedumbre para lleve en si misma amor firmeza y gentileza juntas.
Todos nosotros somos suceptible de ser sorprendidos, de tal forma que nos debería llevar a tener más empatía con nuestros hermanos que han tropezado. Pablo nos dice que consideremos esta situación
considerándote a ti mismo, no sea que tú también seas tentado.
Todos los creyentes estan hechos del mismo material, incluso los espirituales. Y eso nos deja con claridad que cualquiera esta expuesto a ser tentado, es suceptible a fallar y a requerir tambien ser restaurado.
Un mirada al espejo nos ayuda mira que somos imperfecto y débiles y nos hace consientes que también los que están restaurando al hermano son débiles, a lo mejor no en lo que le sucedió al hermano, pero si en tus propias debilidades. (enojo, ira, maledicencia, etc.).
Gálatas 6:2 (RVR60)
Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.
Los creyentes no solo tenemos el deber de restaurar al hermano que fue hallado en alguna falta, sino que también nuestro deber como parte del cuerpo de Cristo es ayudarnos mutuamente.
Sobrellevad = verbo presente imperativo. bastazo; soportar llevar, resistir, tomar sobre sí.
Cargas = baros; carga, preocupación, peso, penuria.(dolor del corazón y vergüenza de quien ha fallado espiritualmente)
Todas las personas en esta tierra tienen cargas (preocupaciones, penurias, pesos, agobios, etc.), con los que esta lidiando todos los días. (Problemas en la familia, el trabajo, la escuela, económicas, salud, personales, crisis de fe, etc.)
Aún los más espirituales los atraviesan. Y la mejor forma de llevarlo es compartiéndolas.
Sin lugar a dudas en la labor de restauración del hermano, lleva consigo la tarea de tomar sobre si las cargas del hermano.
La iglesia es el cuerpo de Cristo, ¿Esta de acuerdo? un cuerpo no anda uno por un lado y otro por otro ¿verdad?, incluso cuando uno de sus miembros estan enfermo o no esta bien.
Entonces, ¿Porque consideramos solamente el pastor o lo líderes de una congregación son los que que tendrían que llevar las cargas de los hermanos?
Yo no veo a Pablo escribiendo, “Son los Pastores y los líderes los únicos encargados de ayudar en sus dificultades a los hermanos” , es más Pablo arranca esta sección con la Palabra Hermanos, lo que significa que esto es un deber de toda la grey
¿Y como hacemos esto?
Santiago 5:16 (NVI)
Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz.
La oración es una arma poderosa que tenemos los creyentes para llevar las cargas de nuestros hermanos.
Restaurar al hermano, no solo implica hacerle ver su falta (pecado), llevarle al arrepentimiento; orando con el, pero también incluye también el compromiso de llevarlo y sostenerlo en oración
Es ahi donde al llevar la carga de los hermanos, cumplid la ley de Cristo.
Pablo a lo largo de toda la carta a contrarrestado la falsa enseñanza de los judaizantes de guardar la ley, y pareciera que ahora con estas palabras se contradice.
Pero, no es así, la realidad es que Pablo tienen en mente las palabras de Jesús a los discípulos la noche antes de morir en la cruz.
Juan 13:34–35 (TLA)
34 Les doy un mandamiento nuevo: Ámense unos a otros. 35 Ustedes deben amarse de la misma manera que yo los amo. Si se aman de verdad, entonces todos sabrán que ustedes son mis seguidores.
El mensaje del cristianismos durante los primeros 300 años de nuestra era fue tan impactante, porque el mundo vio a un grupo de personas que de forma incomprensible llevan amorosamente el dolor, la penas los sufrimientos, así como las alegrías, y gozo unos con otros.
Si el mundo puede mirar de nueva cuenta esa clase de amor, un amor que ayuda al hermano a vencer sus dificultades, que perdona la ofensa, que restaura al caído y ayuda a necesitado, entonces comenzara a ver con claridad la image del Salvador.
AA a utilizado la terapia del sufrimiento que se comparte, y entre los que han recibido ayuda y los que se sienten impotentes encuentran sanidad a través de la dependencia de unos y otros.
El compañerismo cristiano es más cierto, porque nace de un amor sincero que resulta realmente redentor.
Pero la restauración puede ser estorbada, ¿por quien?, por nosotros mismos.
Gálatas 6:3–4 (RVR60)
3 Porque el que se cree ser algo, no siendo nada, a sí mismo se engaña.
El peligro esta en crear una opinión muy favorable de nosotros mismos al observar las faltas de alguien más.
Algunos creyentes en Galacia, no estaban dispuestos a restaurar a los hermanos, porque se sentían superiores a ellos.
Y eso mismo pasa el día de hoy, muchos cristianos no se toman “la molestia” de ayudar a otros porque simplemente se siente superiores que los hermanos que ha pecado y creen ser algo en el nivel espiritual, cuando en verdad son como nada.
Lucas 18:9–14 (NVI)
9 A algunos que, confiando en sí mismos, se creían justos y que despreciaban a los demás, Jesús les contó esta parábola: 10 Dos hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo, y el otro, recaudador de impuestos. 11 El fariseo se puso a orar consigo mismo: “Oh Dios, te doy gracias porque no soy como otros hombres—ladrones, malhechores, adúlteros—ni mucho menos como ese recaudador de impuestos. 12 Ayuno dos veces a la semana y doy la décima parte de todo lo que recibo.” 13 En cambio, el recaudador de impuestos, que se había quedado a cierta distancia, ni siquiera se atrevía a alzar la vista al cielo, sino que se golpeaba el pecho y decía: “¡Oh Dios, ten compasión de mí, que soy pecador!”
14 Les digo que éste, y no aquél, volvió a su casa justificado ante Dios. Pues todo el que a sí mismo se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»
Hay una advertencia al orgullo, a la falsa humildad (aquella que aparenta ser humilde ante los demás pero que en realidad esta buscando la adulación y el reconocimiento).
Una persona que encuentra comodidad o satisfaccion en medirse a si misma de acuerdo a los fracasos de otra persona todo lo que esta haciendo es engañándose a si misma.
No debemos entender tampoco que Pablo esta diciendo que el hombre es nada o no vale nada. No esta hablando de eso, lo que Pablo quiere que comprendamos es que si alguien cree que no debe restaurar a otros porque no lo meren porque son menos que el esta engañándose, porque todos propensos a ser tentados (V1)
Romanos 12:3 (NTV)
3 Basado en el privilegio y la autoridad que Dios me ha dado, le advierto a cada uno de ustedes lo siguiente: ninguno se crea mejor de lo que realmente es. Sean realistas al evaluarse a ustedes mismos, háganlo según la medida de fe que Dios les haya dado.
Cada uno de nosotros debe poseer la valoración correcta de lo que somos a la luz de las Escrituras.Soy un pecador perdonado, es por gracia de Dios que estoy aqui, soy siervo de Cristo por que el me ha hecho su siervo, los dones que tengo Dios me los ha dado para usarlos para bendecir a mis hermanos, etc”
Gálatas 6:4 (RVR60)
4 Así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto de sí mismo, y no en otro;
Es todo lo contrario, cada uno de nosotros debe examinar personalmente su vida a la luz de la Palabra y del ejemplo de Jesús.
La comparación no es con otros, o con lo que otros hacen o no hacen mi examen, mi regla de medida siempre serán las Escrituras, cuando nos vemos en el espejo de la Biblia, toda jactancia y vanagloria se esfuman como la niebla.
Si nos examinamos delante de las escrituras el resultado será “Siervos inútiles somos, lo que debíamos hacer, eso es lo que hicimos”. Es posible que muchos ni siquiera estamos a la altura de eso, sino que estamos en un nivel más bajo, aprendiz de siervo inútil.
Gálatas 6:4–5 (NTV)
4 Presta mucha atención a tu propio trabajo, porque entonces obtendrás la satisfacción de haber hecho bien tu labor y no tendrás que compararte con nadie. 5 Pues cada uno es responsable de su propia conducta.
La autentica medida de comparación de los creyentes es Jesús y no nuestros hermanos. Y cuando estamos consiente de eso, podemos darnos cuenta si hemos hecho o no bien la labor que Dios nos ha encomendado para con los demás.
Cuando estemos delante de Dios y comparezcamos ante su trono, cada uno de nosotros será responsable de lo que haya hecho, no de lo que otros hermanos han hecho, y tendremos que dar cuentas de esas cosas, de como tratamos a otros, si cumplimos el deber que teníamos para con otros de restaurarles y seguir el ejemplo de Jesús.
Ayudarle al hermano a vencer la dificultad es seguir el ejemplo de Jesús.
Sin duda alguna el mejor ejemplo de esto Jesús nos lo dejo con Pedro.
Pedro es el tipo de creyente que ama al Señor, pero que la arrogancia y el orgullo le jugaron en su contra pues fueron esos pecados los que lo llevaron a incumplir su promesa de fidelidad , miento que conocía a Jesús , rebajo su testimonio frente a todos y nego al Señor Jesús en tres ocaciones.
Cualquier de nosotros no hubiera restaurado a Pedro, es más según nuestros criterios no lo merecía, sin embargo Jesús si lo hizo.
Juan 21:15–17 (RVR60)
Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos.Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.
A pesar de su fallas, Jesús restauro a Pedro, tres veces lo nego, ahora tres veces Pedro recibió un encargo de amor de parte de Jesús “pastorea mis ovejas”
Jesús le dio una nueva oportunidad a Pedro, le amo, y le perdono, lo ayudo en su necesidad.
A eso estamos llamados cada uno de los creyentes.
Related Media
See more
Related Sermons
See more