Tradición Humana vs el Mandamiento de Dios

Marcos  •  Sermon  •  Submitted   •  Presented
0 ratings
· 51 views
Notes
Transcript

Introducción

Durante la cuarentena nos dimos cuenta de la importancia de lavar nuestras manos.
Nos recomendaron lavar las manos con agua tibia, frotar las manos con jabón, y si fuera posible por un mínimo de 20 segundos.
La idea era que así evitaríamos contagiarnos con COVID-19.
¿Quién de nosotros cree que lavar las manos sería una controversia religiosa?
Los que lavan sus manos son gente santa.
Los que no lavan sus manos son gente impura o gente pecadora.
Nosotros asociamos el lavar las manos con un tema de higiene personal pero muy pocos lo relacionaríamos con un acto religioso.
En cambio, en el judaísmo se mantiene la costumbre de lavar las manos:
Después de un viaje largo.
Antes de comer pan.
Al amanecer.
…para mantener su pureza religiosa.
Hoy, continuamos nuestra serie en Marcos y veremos que esta controversia, entre los que lavaban sus manos y los que no, aparece en la vida y ministerio de Jesús. Hoy veremos:
La controversia
La explicación
El juicio de Dios

La controversia

Marcos narra la controversia:
Marcos 7:1–2 NBLA
Los fariseos, y algunos de los escribas que habían venido de Jerusalén, se reunieron alrededor de Él; y vieron que algunos de Sus discípulos comían el pan con manos inmundas, es decir, sin lavar.
Han llegado dos grupos desde Jerusalén - los fariseos y escribas.
Los escribas eran los copistas e interpretes de las escrituras de los hebreos.
Ellos conocían el AT.
Copiaban los manuscritos.
Interpretaban su significado.
Los fariseos era un grupo de judíos que decían ser “los separados”.
Ellos creían vivir una vida muy apegada a la ley de Dios.
Ellos seguían las interpretaciones de los escribas de una manera muy estricta / minuciosa.
Se consideraban superiores a las otras sectas judías (e.g., saduceos) porque al cumplir con los 613 mandamientos creían ser más santos, más apartados para Dios, moralmente superiores a todos los demás.
Este grupo había venido desde Jerusalén, quizá porque la fama de Jesús seguía extendiendo y probablemente temían que volviera a Jerusalén.
Son los mismos que en Marcos 3:22 atribuyen el poder de Jesús al mundo de los demonios.
Marcos 3:22 NBLA
Y los escribas que habían descendido de Jerusalén decían: «Tiene a Beelzebú; y expulsa los demonios por medio del príncipe de los demonios»
Al llegar con Jesús y sus discípulos notan que ellos están comiendo pan y no se lavan las manos.
Los escribas y fariseos se sorprenden que los discípulos de Jesús no se lavan las manos para comer pan.
Nosotros pensaríamos que no tiene nada de malo.
Pero, ellos verían este acto como un sacrilegio, una ofensa, algo que no se debe hacer.
Ante los ojos de los fariseos y escribas, los discípulos de Jesús eran hombres impuros que estaban violando la tradición sagrada de lavar las manos antes de comer pan.

La explicación

Para nosotros es difícil comprender o aun aceptar que lo que estaban haciendo los discípulos estuviera mal o que ofendiera a Dios.
Aun recuerdo las ocasiones que de niño iba con mi papá, quien era mecánico, a reparar un coche, y llegaban las tortas o los tacos.
Si nos iba bien, mi papá tenía un frasco de desengrasante con olor a naranja.
Pero, si no había eso, lo único que había era un trapo rojo, viejo, y sucio, pero con tal solo tallar un poco, nuestras manos quedarían limpias / listas para comer.
Aunque la comida me sabía a grasa de automóvil o a desengrasante de naranja, nunca cruzó por mi mente que fuésemos impuros o que hayamos ofendido a Dios por no lavarnos las manos.
Marcos, quien escribe a una audiencia mayormente géntil como nosotros, explica porque es que los escribas y fariseos se sorprenden:
Marcos 7:3–4 NBLA
(Porque los fariseos y todos los judíos no comen a menos de que se laven las manos cuidadosamente, observando así la tradición de los ancianos. Cuando vuelven de la plaza, no comen a menos de que se laven; y hay muchas otras cosas que han recibido para observarlas, como el lavamiento de los vasos, de los cántaros y de las vasijas de cobre.)
Los judíos, en tiempo de Jesús, tenían una tradición (llamada la tradición de los ancianos) con respecto al lavamiento de manos.
Debían lavar sus manos cuando regresaran de la plaa.
Debían lavar sus manos antes de comer pan.
Debían lavar sus manos al amanecer.
Debían lavar los utensilios cuando tocaran algo impuro.
Recordemos que los escribas eran los interpretes de la ley y que los fariseos seguían sus tradiciones.
Pero, Marcos es honesto y nos dice que esta práctica era parte de la “tradición de los ancianos”.
¿Qué es esta tradición de los ancianos?
No es la Biblia - no existe ningún versículo en la Biblia que exige a todos los seres humanos a lavar sus manos en estas circunstancias.
Lo que sucede es que los judíos tenían varias fuentes de autoridad:
El AT - era el libro sagrado que Dios les había dado por medio de Moisés y los profetas.
El Talmud - que contiene todas las leyes que debian observar los judíos de acuerdo a la interpretación de las autoridades religiosas.
El AT y el Talmud no es lo mismo.
Las autoridades religiosas sabían que Dios exigía a los sacerdotes a lavarse antes de cumplir sus responsabilidades en el Tabernáculo.
Éxodo 30:17–19 NBLA
El Señor habló a Moisés y le dijo: «Harás también una pila de bronce, con su base de bronce, para lavatorio. La colocarás entre la tienda de reunión y el altar, y pondrás agua en ella. »Con ella se lavarán las manos y los pies Aarón y sus hijos.
Los escribas miraron este pasaje y llegaron a la conclusión que si los sacerdotes debían lavar sus manos entonces sería mejor que exigir lo mismo a todos los judíos.
Luego dijeron, que cuando salen al mercado podrían haber tenido contacto con gentiles impuros, con perros (u otros animales impuros) y por tanto, debían llegar a su casa y lavar sus manos.
A parte dijeron que si era tiempo de la Pascua, debían lavar todos sus utensilio para asegurar que no hubiese ningún rastro de levadura en el hogar.
…estos requisitos formaron parte de la tradición de los ancianos.
Un mandamiento que Dios dio a los sacerdotes de Israel ahora se multiplico en una serie de requisitos a toda la comunidad de los judíos.
A final de cuentas, ¿qué sucedió?
Se ignoró el mandamiento dado por Dios - que los sacerdotes lavaran sus manos y sus pies.
Se impusieron mandamientos inventados por los hombres - que todos los judíos debían lavar sus manos en ciertas circunstancias.
Se condenaban a los que no cumplían con los mandamientos que ellos mismos habían inventado - los consideraban impuros / inmundos / pecadores.
Así que este es un problema muy serio - porque si los discípulos no se lavan las manos es porque su maestro (Jesús) no les han enseñado.

El juicio de Dios

Los escribas y fariseos cuestionan a Jesús:
Marcos 7:5 NBLA
Así que los fariseos y los escribas le preguntaron*: «¿Por qué Tus discípulos no andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que comen con manos inmundas?»
Pero, Jesús, quien es Dios, quien inspiró por su Espíritu Santo el AT, quien posee toda autoridad responde confrontando a los escribas y fariseos de manera directa.
Marcos 7:6–8 NBLA
Jesús les respondió: “Bien profetizó Isaías de ustedes, hipócritas, como está escrito: ‘Este pueblo con los labios Me honra, pero su corazon esta muy lejos de Mi. ”Mas en vano Me rinden culto, Enseñando como doctrinas preceptos de hombres”. »Dejando el mandamiento de Dios, ustedes se aferran a la tradición de los hombres».
Jesús cita un pasaje de Isaías (29:13) pero notemos como se refiere a los escribas y fariseos - les llama hipócritas.
Para nosotros esta palabra es bastante fuerte.
Pero, en tiempos de Jesús la palabra tenía un significado muy espécifico.
El hipócrita era el actor - era la persona que usaba una mascara y ropas para transformarse en un personaje que no era.
El hipócrita pretendía ser alguien que realmente no era.
El actor puede pretender que es el presidente de los EEUU, pero realmente solo es Pancho, el mesero de Olive Garden.
Así que el pasaje de Isaías debe entenderse como los actores que parecen que están adorando a Dios.
Parece que son hombres piadosos.
Parece que sus vidas están muy entregadas a Dios.
Parece que están consagrados para Dios y viven para él.
…pero a final de cuentas que corazón está lejos de Dios.
¿Cómo es que su corazón se ha alejado de Dios?
Están alejados de Dios porque han elevado sus propias tradiciones / mandamientos por encima de la Palabra de Dios.
Creen que agradan a Dios porque cumplen las tradiciones que ellos mismos han inventado pero
Por fuera, todos observaban a los judíos cumplir con su tradición de lavar sus manos y podrían decir - mira que gente tan piadosa, tan entregada a su Dios.
Pero, Dios quien mira los corazones sabían que todo era una farsa.
Eran solo actores.
Su corazón estaba lejos de Dios.
Pero, Jesús va por la jugular. Jesús no anda con rodeos sino que los confronta de manera directa para que entiendan lo lejos que están de Dios.
Tendrán sus manos muy lavadas, se creen gente muy pura, pero Jesús va a descubrir lo lejos que están de Dios y cuanto han quebrantado la ley de Dios.
Marcos 7:9–13 NBLA
También les decía: «Astutamente ustedes violan el mandamiento de Dios para guardar su tradición. »Porque Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre”; y: “El que hable mal de su padre o de su madre, que muera”. »Pero ustedes dicen: “Si un hombre dice al padre o a la madre: ‘Cualquier cosa mía con que pudieras beneficiarte es corbán (es decir, ofrenda a Dios)’ ”, ya no le dejan hacer nada en favor de su padre o de su madre; invalidando así la palabra de Dios por la tradición de ustedes, la cual han transmitido, y hacen muchas cosas semejantes a estas».
Jesús cita un mandamiento que claramente han violado.
Cita Éxodo 20.12 y 21:17.
En estos mandamientos Dios:
Ordena honrar a los padres, que es el primer mandamiento con promesa. Este mandamiento no solo implica el respeto y obediencia a los padres sino el cuidado físico de ellos cuando no pueden valerse por sí mismos.
Prohíbe hablar mal de los padres. Maldecir no es solo lanzar maldiciones contra ellos sino el acto de hablar mal de ellos.
Algunos dirían, yo no tengo nada bueno que hablar de mis padres.
Bueno, entonces para respetar este mandamiento - evite hablar de ellos y mejor ore para que Dios cambie sus corazones como ha cambiado el suyo.
Estos mandamientos con muy claros.
Son muy diferentes al mandamiento que Dios le dio al sacerdote de lavar sus manos y sus pies antes de oficiar en el tabernáculo.
Pero, Jesús dice - ustedes han violado estos mandamientos, han quebrantado la ley de Dios en estos dos aspectos.
Han deshonrado a sus padres.
Han maldecido a sus padres.
…y los judíos seguramente se estaban ofendiendo por las palabras de Jesús.
Pero, es que lo que estaba haciendo Jesús es desenmascararlos para que ellos mismos se dieran cuenta de su verdadera condición.
Jesús les recuerda su propia tradición:
Si un judío iba a entregar una ofrenda para Dios la elegía entre su rebaño, o entre su bolsa de dinero, o en su huerto, y decía esto que he legido es “corbán” (es una ofrenda para Dios).
Por tanto, eso que tenía no podía ser para ningún otro uso - estaba ya dedicado para ser una ofrenda.
Supongamos que llegaba la noticia que los padres estaban gravemente enfermos, en problemas, en prisión a causa de una deuda, y llamaban al hijo/a para que les apoyara.
El judío diría - mamá / papá te ayudaría pero no puedo. Lo único que tengo en casa es lo que he dedicado para Dios.
Pero, con el tiempo esta fue una manera en que los judíos usaban para evitar tener una responsabilidad financiera por sus padres.
Lo único que tengo que hacer para no tener que ayudar a mis padres es decir - que todo lo que tengo es ofrenda para Dios; así quedo libre de mi responsabilidad.
Podrían haber dicho - mamá o papá, todo lo que tengo ahora o lo que tendré después, ha sido dedicado a Dios como ofrenda así que busca ayuda por otro lado.
Así que Jesús los confronta.
Confronta su hipocresía.
Los hace ver como se aferraban de mandamientos humanos que los hacía pensar que estaban agradando a Dios.
Los hace ver que al guardar las tradiciones humanas ignoraban completamente el mandamiento de Dios.
Es como la mujer que llamó a pedir consejo porque en su iglesia no la dejan predicar. Estaba muy molesta porque Dios la ha llamado a proclamar su palabra.
Cuando le preguntaron por su esposo dijo que solo vivían juntos y que ella esperaba que pronto se divorciara.
Queremos cumplir con cosas que nosotros mismos nos inventamos, creamos, pero olvidamos lo que Dios ha ordenado en su palabra.

Conclusión

¿Por qué vino Jesús?
Jesús vino para desenmascararlos.
Jesús vino para mostrar que muchos aparentamos ser religiosos porque cumplimos actos religiosos - pero la verdad es que pasamos por encima por lo que claramente ha ordenado.
Jesús vino para quitar nuestra mascara y para que podamos reconocer lo lejos que estamos de Dios.
Pero, murió para que su sangre redentora cubriera nuestros pecados y fuéramos reconciliados con Dios.
Murió para que podamos recibir su perdón y así tener verdadera comunión con Dios y no tener una simple apariencia religiosa.
Related Media
See more
Related Sermons
See more