Paz en medio de cualquier situación.

Salmos de Lamento  •  Sermon  •  Submitted   •  Presented
0 ratings
· 18 views
Files
Notes
Transcript

Tema: La confianza en Dios trae paz en medio de cualquier situación.
Texto: Salmo 3 (2 Samuel 15 – 17)
Salmo 3 RVR60
Salmo de David, cuando huía de delante de Absalón su hijo. 1 ¡Oh Jehová, cuánto se han multiplicado mis adversarios! Muchos son los que se levantan contra mí. 2 Muchos son los que dicen de mí: No hay para él salvación en Dios. Selah 3 Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza. 4 Con mi voz clamé a Jehová, Y él me respondió desde su monte santo. Selah 5 Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba. 6 No temeré a diez millares de gente, Que pusieren sitio contra mí. 7 Levántate, Jehová; sálvame, Dios mío; Porque tú heriste a todos mis enemigos en la mejilla; Los dientes de los perversos quebrantaste. 8 La salvación es de Jehová; Sobre tu pueblo sea tu bendición. Selah
Propósito general: Aliento.
Propósito específico: Alentar a cada creyente a depositar toda su confianza en Dios a pesar de la oposición y la amenaza del desánimo.
Bosquejo:
v.1 – 2 - Tormenta.
v.3 – 6 – Paz en medio de la tormenta.
v.7 – 8 – La Victoria es de Dios.
Oración de transición: Encontramos en este salmo escrito por David, una actitud de confianza en Dios cuando enfrenta una crisis en su reinado que nos enseña a depositar toda nuestra esperanza en Dios, que él tiene control de toda situación.
Introducción:
David se encontraba huyendo de su hijo Absalón quién junto con muchos otros traidores le había usurpado el trono. (2 Samuel 15 – 17)
Absalón toma venganza por la violación que cometió su medio hermano Amnon contra de su hermana Tamar.
Absalón huye por temor a ser asesinado.
Absalón regresa dos años después a Jerusalén cuando finalmente David accedió a que regresara.
Por más de cuatro años Absalón se paró a la entrada principal de la ciudad para ganarse el corazón del pueblo. Les hacía ver que sería un buen juez a los asuntos que presentaban delante del Rey.
Después de este tiempo Absalón levantó al pueblo en contra de su padre.
David huye, para no enfrentar a su hijo y para evitar el desastre de la ciudad. (durante ese tiempo David escribe el Salmo 3)
Absalón muere en el enfrentamiento cuando queda colgado por su cabello en las ramas de un árbol (su cabello era tan largo que tenía el peso de más de dos kilos – 2 Samuel 14.26)
Desarrollo:
v.1 – 2 - Tormenta.
Mateo 11:28 NTV
28 Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso.
En medio de la crisis muchas personas intentarán desanimarnos y hacernos creer que Dios no se manifestará.
No vea el tamaño del problema, vea lo grande que es Dios.
“No de toda su atención al problema, concéntrese en el poder de Dios.”
Ej.: Moisés, miró inmenso del mar rojo, Los espías miraron que no podían con los de Canaán, Josué se fijó en lo grande de la responsabilidad, Pedro miró las olas...
Cuando prestamos mas atención al problema, nos olvidamos de lo que Dios puede hacer en medio de ese problema.
Así como dicen: “que a la pareja ni todo el amor, ni todo el dinero.” (este consejo es para otra reunión)
A los problemas: “ni toda nuestra atención, ni todas nuestras fuerzas, ni todo nuestro tiempo.”
Notemos algo…
v.1 Enemigos se “levantan” en contra de David...
v.3 David dice que Dios es “el que levanta su cabeza.”
v.7 David pide a Dios que Él se “levante” a salvarlo.
Lo primero que te va a robar la tormenta es tu atención. Obteniendo su atención ya lo comenzó a vencer.
El salmo inicia con esta confesión, pero no termina así. NUESTRA ATENCIÓN DEBE ESTAR EN EL PODER DE DIOS.
v.3 – 6 – Paz en medio de la tormenta.
David pudo confiar en todos los soldados de su ejército, pero decidió poner toda su confianza en Dios.
2º Samuel 18:1–2 NTV
1 David entonces reunió a los hombres que estaban con él y nombró generales y capitanes para que los dirigieran. 2 Envió las tropas en tres grupos: un grupo bajo el mando de Joab; otro bajo el mando del hermano de Joab, Abisai hijo de Sarvia; y el tercero bajo Itai de Gat. Entonces el rey les dijo a sus tropas: —Yo iré con ustedes.
2º Samuel 18:6–8 NBLA
6 El pueblo salió al campo al encuentro de Israel, y se entabló la batalla en el bosque de Efraín. 7 Allí fue derrotado el pueblo de Israel delante de los siervos de David, y la matanza aquel día allí fue grande: 20,000 hombres. 8 La batalla se extendió por toda aquella región, y el bosque devoró más gente aquel día que la que devoró la espada.
Es fácil decir que confiamos en Dios cuando todo está bien… pero la verdadera confianza y esperanza en Dios se muestra en medio de la prueba.
Debemos aprender a confiar aunque tengamos los medios con los cuales contemos.
Ej.: Pilotos… En medio de la tormenta confía en el procedimiento.
En medio de la tormenta encontramos paz al seguir el procedimiento adecuado. ¿Cuál es? Siempre recuerde...
Dios es nuestro escudo… Dios es nuestro protector.
Dios es nuestra gloria… Es un honor saber que somos hijos de un Dios que nos guarda siempre.
Dios levanta mi cabeza… En lugar de estar cabizbajo, él nos exhorta a traer nuestra frente en alto.
Dios nos escucha siempre…
Salmo 3:4 NTV
4 Clamé al Señor, y él me respondió desde su monte santo. Interludio
La confianza de David en Dios lo llevaba a descansar en su esperanza.
Sin duda hay situaciones que nos quitan el sueño… pero cuando aprendemos a descansar en Dios, Él nos ayuda a recobrar fuerzas.
La seguridad de una oración escuchada da paz.
Es más fácil dormir bien cuando aceptamos, con plena seguridad, que Dios tiene las riendas de las circunstancias.
v.7 – 8 – La victoria es de Dios.
La victoria en nuestras pruebas siempre es de Dios.
Todos los que tienen al Señor como su Dios, están seguros de la salvación; porque el Dios de ellos es el Dios de la salvación.
David inicia el salmo quejándose… pero termina alabando el poder y la gracia de Dios.
Que así sean nuestras oraciones delante de Dios… porque La confianza en Dios en medio de una circunstancia difícil nos trae paz.
Romanos 8:37 NTV
37 Claro que no, a pesar de todas estas cosas, nuestra victoria es absoluta por medio de Cristo, quien nos amó.
Romanos 8:35 NBLA
35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?
Que las tormentas de la vida no nos roben la atención en nuestro Todopoderoso Dios.
Recordemos que sólo Dios nos da paz en medio de las tormentas.
Cuando la tormenta pase, la victoria siempre será de Dios.
Related Media
See more
Related Sermons
See more