Crisis existencial

Temas sabáticos  •  Sermon  •  Submitted   •  Presented
0 ratings
· 6 views

Motivar a cada hermano a permanecer firme delante de Dios aunque sienta que su mundo se viene abajo porque el Señor no te abandonará.

Notes
Transcript

Texto base 1 Reyes 19:2 Entonces envió Jezabel a Elías un mensajero, diciendo: Así me hagan los dioses, y aun me añadan, si mañana a estas horas yo no he puesto tu persona como la de uno de ellos.

Idea principal: El cuidado y la atención que Dios le da a su pueblo principalmente en los tiempos difíciles nos sirven de motivación para permanecer firmes en medio de las tempestades.
Propósito: Ayudar a cada hermano a aferrarse a nuestro Dios en todo tiempo y mucho más cuando la situación es complicada y adversa.
Introducción: Vivimos en un mundo de pecado el cual cada día se va deteriorando y vemos los efectos de la degradación cobrarse las vidas de muchas personas. Durante toda la historia del ser humano hemos tenido que vivir diferentes periodos de crisis, como por ejemplo, una de las más grandes crisis actuales es la que se desarrolla en Yemen desde hace un buen tiempo atrás. Yemen está atravesando la peor crisis humanitaria del mundo. Más de cuatro años de brutal guerra civil han dejado a más de 24 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria y a 17 millones de alimentos.
El sufrimiento infligido al pueblo yemení es totalmente provocado por el hombre y está teniendo un impacto desproporcionado en las mujeres y las niñas, que están expuestas a un mayor riesgo de violencia, explotación y abuso. Debido a la violencia en curso y al severo declive económico, el acceso a la atención médica es difícil y costoso, especialmente para mujeres y niñas. Solamente la mitad de las instalaciones sanitarias de Yemen están en pleno funcionamiento.
Las Naciones Unidas han llamado a Yemen "un infierno viviente para los niños. " Más de 2 millones de niños no asisten a la escuela y 1.8 millones de niños sufren de desnutrición aguda, lo que provoca la muerte de 30,000 niños cada año. Cada 10 minutos en Yemen, un niño muere a causa de enfermedades prevenibles.
Esto es solo uno de los ejemplos de las crisis actuales que vive el ser humano. Podemos entonces concluir esta parte sabiendo que las crisis son una realidad y el pueblo de Dios no escapa de estas situaciones. El pueblo de Dios tiene que sufrir y siempre ha sufrido tanto crisis en el mundo social como principalmente en el mundo espiritual. Dice la escritura que nuestra lucha no es contra sangre ni carne, sino contra principados y potestades de las tinieblas… efesios 6:12.
En el primer libro de Reyes, el capítulo 19 nos menciona una crisis espiritual y social que estaba viviendo el pueblo del Señor, pero podemos encontrar allí como Dios en medio de las crisis siempre levanta a hombres y mujeres valientes para que sigan llevando el estandarte de la salvación y al final siempre vemos como Dios permanece al control de la historia de este mundo y su iglesia siempre saldrá más que vencedora.
UNA CRISIS QUE PROVOCA (1 REYES 19:1-4)
A. Provoca disgusto en los incrédulos (av.1)
Los incrédulos culpan a Dios por sus desgracias
a. En el capítulo 18 de este mismo libro podemos observar que cuando Elías se encuentra con Acab este acusa a Elías que por culpa suya hay sequía y desgracia. Cuando estamos lejos de Dios siempre el hombre ha buscado culpables y nunca ha deseado reconocer sus propias faltas, esto se ve claramente desde el primer momento de la entrada del pecado cuando Adán y Eva comenzaron a culpar a alguien más por sus propios errores hasta el punto que Eva dijo a Dios que la serpiente que él había creado era la culpable de sus propios errores. Actualmente vemos que cada vez que sucede una desgracia el hombre tiene la tendencia de culpar a Dios aunque esté claro que por su propia culpa es que hay desgracias y calamidades como consecuencia de vivir lejos de Dios.
b. Jezabel estaba furiosa por la muerte de sus profetas porque le habían dicho todo lo que ella quería escuchar, profetizando su futuro de poder y gloria. El trabajo de ellos era deificar al rey y a la reina, y ayudar a perpetuar su reino. Jezabel también estaba enojada porque la gente que la apoyaba había sido eliminada, y su orgullo y autoridad habían sido dañados. El dinero que había invertido en estos profetas estaba ahora perdido.
Los incrédulos acusan a los hijos de Dios por sus desgracias
a. A lo largo de la historia también se ha hecho evidente que tal y como mencionamos anteriormente, el pecado nos aleja tanto de Dios que nos enceguece y no nos deja ver que son nuestras propias faltas las que han atraído las desgracias a nuestro vivir. Llegará un punto en la historia justo antes de la segunda venida de Cristo que también se acusará a los hijos fieles de Dios de las calamidades que sobrevendrán como consecuencia del alejamiento de Dios. No es nueva esta experiencia en la cual los hijos de Dios nos veamos involucrados en acusaciones en nuestra contra, porque así es el pecado cuando reina en un corazón.
Los incrédulos culpan a todos, menos a sí mismos por sus desgracias
a. Cuando el pecado reina en un corazón nos lleva a culpar a todos a nuestro alrededor menos a nosotros mismos.
B. Provoca miedo en los creyentes (bv.2)
Los hijos de Dios en ocasiones sienten temor
a. He aquí a un varón de Dios que había servido valientemente a su amo, y a cambio de sus nobles esfuerzos se lo amenazaba con la muerte. No es en este mundo donde los justos reciben la debida recompensa por el servicio realizado en el nombre del Señor. Una de las evidentes tragedias de la vida es que a veces quienes hacen lo máximo en la causa de la justicia son los que más sufren. Quizá no siempre se entienda la razón. Pero es consolador el pensamiento de que Jesús —quien no cometió pecado— sufrió más que lo que será llamado a sufrir cualquier hijo de la humanidad. CBA.
b. Es de humanos sentir temor ante las crisis, es de humanos sentirse desvalidos en algunas ocasiones cuando vemos que todo a nuestro alrededor se derrumba, pero es de hijos que confían en Dios saber que el Señor está también con nosotros en medio de las dificultades de esta vida de pecado.
Los hijos de Dios en ocasiones sientes desmayar
a. Elías, el que causó la muerte de los profetas, era una espina clavada en Jezabel porque siempre estaba prediciendo oscuridad y fatalidad. Debido a que no pudo controlar sus acciones, hizo un voto para matarlo. Mientras el profeta de Dios estuvo ahí, ella no pudo llevar a cabo todo el mal que quería.
b. No se si usted se ha dado cuenta, pero cada vez que intentamos cumplir con la voluntad de Dios siempre nos sobrevienen pruebas y dificultades. A veces cuando vemos que sucede esto tomamos la triste decisión de quedarnos al margen, no realizando mucho para no incomodar al enemigo de las almas con tal de que no nos traiga tentaciones, pero esta no es es la actitud correcta ante un Dios tan amoroso porque hay mucho por hacer. Como hijos de Dios sentimos muchas veces que no podemos más, pero en medio de todo Dios nos muestra que aún está con nosotros.
Los hijos de Dios en ocasiones temen por sus vidas
a. Como hijos de Dios también somos seres humanos, y es de humanos que en momentos de alta tensión sintamos miedo de los que nos puedan hacer, pero es en estos momentos cuando Dios se acerca a nosotros y nos da su aliento para seguir adelante. Elías, un hombre consagrado a Dios de todo corazón también nos dicen las escrituras que era un hombre sometido a pruebas como nosotros, pero siempre procuró hacer la voluntad del Señor. Como seres humanos sentimos temor, pero si permanecemos aferrados a Dios él siempre nos dará las fuerzas para seguir hasta que cumplamos nuestra tarea porque él es nuestro ayudador.
C. Provoca desconfianza en Dios (cv.3)
El peligro nos hace olvidar el poder de Dios
a. Cuando enfrentamos las crisis de la vida cristiana olvidamos la forma como Dios nos ha guiado en el pasado. olvidamos como Dios nunca nos ha dejado solos. Elías había recientemente sido testigo del gran poder de Dios, sin embargo al momento de recibir las amenazas de muerte temió por su vida olvidando la reciente manifestación del poder del Señor.
El peligro nos hace olvidar los planes de Dios
a. Cuando estamos en peligro y sentimos temor olvidamos muchas veces que Dios no nos llamó para fracasar, sino que nos llamó para triunfar. Lo mismo podemos mencionar en esta ocasión. Dios no nos ha llamado a fracasar mis queridos, Dios nos ha llamado para triunfar desde el primer momento de plantar la iglesia en este lugar y no importa cuan grande sea la crisis que enfrentamos en este año, debemos seguir adelante con la frente en alto porque Dios aún tiene un plan con nosotros.
El peligro nos hace olvidar la protección de Dios
a. Después de un triunfo tan completo sobre los profetas de Baal y de una demostración tan grande de valor, habría parecido que el profeta de Dios estaba listo para hacer frente a cualquier prueba de su fe. Uno podría suponer que Elías nunca permitiría que flaqueara su fe habiendo tenido una evidencia tan notable de la presencia y la bendición de Dios, pero estaba sufriendo por la reacción que tan frecuentemente acompaña a un éxito notable. Había esperado que la gloriosa victoria del Carmelo quebrantaría la fascinación que Jezabel ejercía sobre el rey. El profeta quedó abrumado cuando se le informó de la obstinada resistencia de la reina ante la nueva exhortación a una reforma. No estaba preparado para el odio frío, calculado y pertinaz de esta impía reina. Sólo podía pensar en la forma de escapar de las garras de una enemiga tan perversa e implacable. Sin pensar en las consecuencias de su conducta, huyó para salvar la vida. CBA
D. Provoca deseos de huir (dv.4)
Huir lejos
a. Elías no se detuvo en Judá. Su temor lo impulsó a proseguir. Tan sólo se detuvo para descansar cuando hubo recorrido un día de camino por la desolada zona del sur. Parece que hasta ese punto Elías prosiguió noche y día sacando fuerzas del temor que tanto lo había abrumado. Cuando se sentó debajo de un enebro, estaba completamente extenuado. CBA
Huir de Dios
a. La depresión del profeta había alcanzado su grado máximo. En la hora de victoria en el monte Carmelo, se había exaltado hasta los cielos. Ahora, al recordar lo que le había sucedido sólo unos pocos días antes, su ánimo llegó a la más profunda depresión. Deseó morir. Su sufrimiento fue una reacción ocasionada por una gran tensión. CBA
b. La depresión del profeta lo llevó a irse lejos de donde Dios lo había llamado porque temía por su vida.
Huir a nuestro propio refugio
a. Es bueno recordar que nadie en este mundo puede morar para siempre en la cima de la montaña. La senda de la vida a veces desciende por el valle, donde las penalidades y los desengaños son los factores inevitables de la existencia. Es fácil estar feliz y animado cuando nos va bien en todo sentido, pero no es tan fácil cuando decae el ánimo y parece que todo el mundo quisiera deprimirnos. Es entonces cuando uno más necesita aferrarse de Dios para no abandonarse a la duda y a la desesperación. Cuando estemos en la hondonada, elevemos la vista y subamos de nuevo a las alturas.
UNA CRISIS QUE ENSEÑA (1 REYES 19:5-9)
Nos enseña que Dios nunca nos deja solos (5-7)
Nos enseña que en medio de las crisis un hijo de Dios nunca se detiene (8)
Nos enseña que Dios nunca deja caídos a sus soldados (9)
UNA CRISIS QUE NOS MUESTRA(1 REYES 19:10-18)
Nos muestra quien es verdaderamente Dios (10-12)
Nos muestra los planes que tiene Dios (13-16)
Nos muestra cual es nuestra verdadera motivación (17, 18)
Related Media
See more
Related Sermons
See more