5. El Libro de Génesis: La creación y propósito divino del sol, la luna y las estrellas.

Sermon  •  Submitted   •  Presented
0 ratings
· 8 views
Notes
Transcript

Introducción

Por la bondad del Señor hoy continuaremos con nuestra serie de predicaciones en el libro de Génesis.
Pasemos brevemente a recordar los puntos en los que meditamos en el anterior sermón:
Las 2 obras del 3er día de la creación, a saber, separación y creación del reino vegetal.
Dios es el autor del movimiento de las aguas y de la sequedad de la tierra.
Dios crea y sostiene el reino vegetal por su sola Palabra.
El día de hoy continuaremos con las obras del Señor soberano en el 4to día de la creación, y nuevamente insto a sus corazones a no ver de forma superficial los días de la creación sino rogar en el corazón ver las inescrutables riquezas de la Palabra del Señor. (título del sermón)
Leamos los pasajes de la Sagrada Escritura en los cuales vamos a meditar
Génesis 1:14–19 RVR60
14 Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. 19 Y fue la tarde y la mañana el día cuarto.
Bosquejo
El poder de la Palabra del Señor
El propósito de la creación de las lumbreras
Las lumbreras como señales del retorno de Cristo
Aplicaciones experienciales

1. El poder de la Palabra del Señor

Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos...
Una vez mas debemos destacar el poder de la Palabra del Señor en el acto de creación. Solo el bendito Dios trino tiene el poder de producir las cosas de la nada.
Salmo 33:6–9 RVR60
6 Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca. 7 El junta como montón las aguas del mar; El pone en depósitos los abismos. 8 Tema a Jehová toda la tierra; Teman delante de él todos los habitantes del mundo. 9 Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió.
Al acercarnos a este 4to día de la creación roguemos que el Señor ponga temor en nuestros corazones para así ser sabios y entendidos del precioso evangelio de Cristo. Proverbios 1:7 “7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.”
El bendito Todopoderoso Dios trino comenzará a crear sus criaturas reinantes pertenecientes al primer reino, a saber, la expansión de los cielos. Recordemos que la expresión “expansión de los cielos” significa tanto el espacio exterior como el cielo terrestre.
La palabra lumbrera se traduce del hebreo “Maor” que a su vez es utilizada en pasajes del libro del Éxodo para referirse a la luz del candelabro que estaba en el tabernáculo, entonces de allí comprendemos que la fuente de luz no proviene de las lumbreras en sí, sino que el Señor las creo y depositó la luz en ellas.
Las lumbreras, es decir, el sol, la luna y las estrellas no son el resultado de choques cósmicos aleatorios, al contrario, son la creación de un Dios de orden y propósito.
Ahora bien, las hierbas y los árboles fueron creados antes que el sol, para mostrar que Dios no depende de los medios o de la ayuda de las criaturas en sus operaciones.

El propósito de la creación de las lumbreras

Separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, 15 y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. 16 E hizo Dios las dos grandes lumbreras; la lumbrera mayor para que señorease en el día, y la lumbrera menor para que señorease en la noche; hizo también las estrellas. 17 Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, 18 y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas.
El propósito por el cual fueron creadas las lumbreras es doble:
Separar, señorear y alumbrar en el día y la noche
Como señales para las estaciones, días y años

Separar y señorear el día y la noche

El Sol como gobernante y separador del día

Influir en la tierra y sus frutos con calor o humedad.
Fue puesto a una distancia tal que proporcione las condiciones correctas para el desarrollo de las criaturas que serán creadas los próximos días.
Proporciona a la tierra sus rayos para producir la fotosíntesis en las plantas y vitamina D en sus criaturas.
Gobernar las acciones y asuntos de los hombres, que comúnmente se tratan durante el día.
Ayuda a que las criaturas realicen sus actividades con mayor claridad Eclesiastés 8:15 “15 Por tanto, alabé yo la alegría; que no tiene el hombre bien debajo del sol, sino que coma y beba y se alegre; y que esto le quede de su trabajo los días de su vida que Dios le concede debajo del sol.”
Ayuda a meditar profundamente al hombre en cuanto a su propósito en la vida Eclesiastés 1:3 “3 ¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol?”
El sol no gobierna por sí, sino que pertenece al Señor y obedece en todas las tareas que le fueron encomendadas, hasta que su creador diga lo contrario. Job 9:7 “7 El manda al sol, y no sale; Y sella las estrellas;”
El Sol señorea en el día para mostrarnos la misericordia del Señor para con sus criaturas Salmo 136:8 “8 El sol para que señorease en el día, Porque para siempre es su misericordia.” Mateo 5:45 “45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.”
El bendito Cristo es llamado por el profeta el Sol de Justicia Malaquías 4:2 “2 Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.”

La luna como gobernante y separadora de la noche

La luna fue creada para:
La estabilidad de la tierra. La fuerza gravitacional de la luna relentiza la rotación de la tierra, La Luna se encuentra a la distancia exacta de la tierra para que la rotación sea estable.
Controlar los límites de los mares. Las mareas que tenemos se deben a que la Luna está donde está. Si estuviera más cerca, la fuerza sería mayor: las mareas bajas serían más bajas, las altas harían desaparecer las ciudades costeras.
Las estrellas, galaxias, pulsares y cuasares fueron creados también.

Como señales para las estaciones, días y años

Para la designación y distinción de los tiempos, como meses, semanas, etc.
El Señor prometió que estas dos lumbreras se mantendrán hasta que esta tierra permanezca. Génesis 8:22 “22 Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche.”
La posición del sol ayudó al hombre a determinar el tiempo que transcurría. Ejm. La puerta del sol y el reloj solar.
La luna en sus fases y las estrellas ayuda al hombre a poder orientarse de noche. Job 9:9 “9 El hizo la Osa, el Orión y las Pléyades, Y los lugares secretos del sur;”
Y para el descubrimiento de efectos sobrenaturales y milagrosos:
Josué 10:13 “13 Y el sol se detuvo y la luna se paró, Hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos. ¿No está escrito esto en el libro de Jaser? Y el sol se paró en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse casi un día entero.”
Isaías 38:8 “8 He aquí yo haré volver la sombra por los grados que ha descendido con el sol, en el reloj de Acaz, diez grados atrás. Y volvió el sol diez grados atrás, por los cuales había ya descendido.”
Lucas 21:25–26 “25 Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; 26 desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.”
Hechos de los Apóstoles 2:19–20 “19 Y daré prodigios arriba en el cielo, Y señales abajo en la tierra, Sangre y fuego y vapor de humo; 20 El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto;”

Visión impía de las lumbreras

El hombre buscó una forma impía de ver de las lumbreras, a saber, la idolatría (Inti, Ra, Helios, etc.)Deuteronomio 4:19 “19 No sea que alces tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas impulsado, y te inclines a ellos y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos.” Romanos 1:25 “25 ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén.”
Tristemente y lamentablemente su propio pueblo elegido de la antigua dispensación hizo lo mismo 2º Reyes 23:5 “5 Y quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén; y asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y a todo el ejército de los cielos.”

Las lumbreras como señales del retorno de Cristo

El propósito máximo de las lumbreras es la Gloria de Dios, ya que ellas mismas alaban a su creador cumpliendo el rol que Él les designó.
Salmo 148:3 RVR60
3 Alabadle, sol y luna; Alabadle, vosotras todas, lucientes estrellas.
Estas lumbreras cumplirán su función hasta el cumplimiento de los tiempos, es decir, hasta que Cristo el Señor retorne por segunda vez, es allí donde no se necesitará más el sol porque el Sol de Justicia Cristo Jesús brillará para los escogidos y será un horno de fuego para los impíos.
Lucas 21:25–26 RVR60
25 Entonces habrá señales en el sol, en la luna y en las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, confundidas a causa del bramido del mar y de las olas; 26 desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra; porque las potencias de los cielos serán conmovidas.
Hechos de los Apóstoles 2:19–20 RVR60
19 Y daré prodigios arriba en el cielo, Y señales abajo en la tierra, Sangre y fuego y vapor de humo; 20 El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre, Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto;

Aplicaciones experienciales

El sol, la luna y las estrellas que tu ves serán usadas para el acontecimiento final de este mundo impío, estas preparado para ese momento?
2 Pedro 3:3–14 RVR60
3 sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias,4 y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación. 5 Estos ignoran voluntariamente, que en el tiempo antiguo fueron hechos por la palabra de Dios los cielos, y también la tierra, que proviene del agua y por el agua subsiste,6 por lo cual el mundo de entonces pereció anegado en agua; 7 pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos. 8 Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. 9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. 10 Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas. 11 Puesto que todas estas cosas han de ser deshechas, ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, 12 esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios, en el cual los cielos, encendiéndose, serán deshechos, y los elementos, siendo quemados, se fundirán! 13 Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia. 14 Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz.
Puedes imaginar que los astros que siempre los has tenido para el servicio de las criaturas en la tierra dejen de cumplir su función?
Hebreos 10:26–31 RVR60
26 Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados,27 sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios.28 El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente.29 ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?30 Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo.31 ¡Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!
El poder de la Palabra del Señor en nuestras vidas, sólo Él puede hacer nuevas criaturas en Cristo con un propósito. ¿Tienes las seguridad del poder Palabra del Señor que Él ha creado un nuevo corazón en ti?
El Señor hizo salir su el día de hoy para ti, la pregunta es ¿Eres justo o injusto? ¿Es Cristo el Sol de justicia de tu alma, el que ilumina tu entendimiento, te muestra lo terrible del pecado y te lleva a sus pies?
Medita en la obediencia de las lumbreras al mandato de su creador y contempla tu vida de desobediencia.
Te invito a meditar con el salmista correctamente al mirar los cielos y la creación de nuestro buen Dios, ya que lo que Él hizo como dice nuestro texto, “Vió que era bueno”
Salmo 8:3–9 RVR60
3 Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, 4 Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? 5 Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. 6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: 7 Ovejas y bueyes, todo ello, Y asimismo las bestias del campo, 8 Las aves de los cielos y los peces del mar; Todo cuanto pasa por los senderos del mar. 9 ¡Oh Jehová, Señor nuestro, Cuán grande es tu nombre en toda la tierra!
Related Media
See more
Related Sermons
See more