Sermón sin título (3)

Sermon  •  Submitted   •  Presented
0 ratings
· 2 views
Notes
Transcript

Ejemplo de suficiencia de las Escrituras

La UNICEF (Unites Nations Children’s Funds)
https://www.unicef.org/parenting/es/cuidado-infantil/crianza-positiva-como-disciplinar-tu-hijo-de-manera-inteligente-y-saludable
Crianza positiva: cómo disciplinar a tu hijo de manera inteligente y saludable
Disciplina positiva para una mejor salud mental y física y una infancia feliz
No hay niños malos, solo hay mal comportamiento.
Comparar con Romanos 3:10–18
“Los progenitores no quieren gritar ni pegarle a sus hijos. Lo hacemos a veces porque estamos estresados y no vemos otra solución”, dice la profesora Cluver.
Las pruebas son inequívocas: gritar y pegar nunca da buen resultado, y a largo plazo puede empeorar las cosas en lugar de solucionarlas. Pegar y gritarle con frecuencia a un niño puede incluso afectarle adversamente durante toda su vida. El “estrés tóxico”
Comparar en cuanto al grito con Efesios 4:31 ‹‹le damos la razón porque la Biblia lo enseña. En cuanto a pegarle, veamos: Proverbios 3:12, Proverbios 13:24, Proverbios 22:15, Proverbios 19:18, Proverbios 23:13-14, Proverbios 29:15… y muchos más.
Esto no quiere decir que es el todo de la disciplina, pero la vara es crucial. No el maltrato ni el abuso. No se puede usar la vara con ira (Ef. 4:31 quita la gritería y también la ira.). Esto no es palabra de Francisco o de Juan Camacho, o de Chance Hunt. Tampoco es de John MacArthur o R.C. Sproul… Es Palabra de Dios. Hemos sido bombardeados con conceptos que ya son normales para nosotros y quizá esta Palabra sea chocante para algunos, pero sigue siendo Palabra de Dios, y no cambia por cultura, tiempo, preferencias, etc.
1. Planifica tiempo a solas con tu hijo
Para forjar una buena relación. Si debemos sacar tiempo para nuestros hijos.
Comparar con Deuteronomio 6. No podemos enseñarles e instruirles, protegerles y cuidarles sino pasamos tiempo con ellos.
2. Elogia a tu hijo por las cosas que hace bien
Comparar con Génesis 22:11–12: Abraham; Génesis 4: Abel
3. Establece expectativas claras
Comparar con Éxodo 20. Si no damos expectativas claras no podrán obedecer lo que no saben
4. Distrae a tu hijo creativamente
Cuando tu hijo se ponga difícil, una estrategia útil puede ser distraerle con una actividad más positiva. “
No está mal distraer a nuestros hijos en actividades recreativas. Por nuestra salud necesitamos ejercitarnos y hasta sacar tiempo para hacer cosas que nos gustan, como pescar, dibujar, etc. Pero como vemos en estos pasos, no habla de corrección.
No podemos distraer a nuestros hijos sino les hemos corregido por lo que han hecho mal. Como aprenderán si no se les corrige junto con la instrucción.
Comparar con Salmos 94:12, Proverbios 29:17, etc.
5. Exponer con calma las consecuencias
Dale a tu hijo la oportunidad de hacer lo correcto explicándole las consecuencias que puede tener su mal comportamiento. Por ejemplo, si quieres que tu hijo deje de pintar en las paredes, puedes decirle que si no para, vas a poner fin a su tiempo de juego. De este modo le estás advirtiendo y le estás dando la oportunidad de cambiar su conducta.
Si persiste en su conducta, prosigue con las consecuencias tranquilamente y sin mostrar enojo; “y felicítate si lo consigues, ¡porque no es nada fácil!”, añade la profesora Cluver.
Si deja de pintar garabatos, cólmale de elogios, recomienda la profesora Cluver. “Lo que estás haciendo es crear un ciclo de retroalimentación positiva para tu hijo. Está demostrado que exponer con calma a los niños las consecuencias de sus actos es un método muy eficaz para que aprendan sobre lo que ocurre cuando se portan mal”.
La coherencia es un factor clave de la crianza positiva, y por eso es importante que a los actos sigan las consecuencias. Y también es importante que esas consecuencias sean realistas. “Puedes quitarle el teléfono a un adolescente durante una hora, pero quitárselo durante una semana quizás sea difícil de hacer”.
Como vemos no hace nada para corregirle. La desobediencia debe estar asociada con el dolor, de manera que lo eviten. Y sobre todo al conocimiento de la Palabra De Dios. Debemos enseñar a nuestros hijos a temer la vara, pero más a temer a Dios (Proverbios 1:7).
Consejos para los progenitores
1. Cálmate
Todos sabemos el estrés que sientes al ver que tu hijo se está comportando mal. En momentos así, recobrar la calma y reflexionar es una táctica sencilla y útil. La profesora Cluver lo llama “darle al botón de pausa”. “Respira profundamente cinco veces, despacio y con atención, y te darás cuenta de que eres capaz de responder con más calma y consideración. Progenitores de todo el mundo aseguran que esa simple pausa es enormemente útil”.
2. Tiempo para ti
Los progenitores se olvidan a menudo de cuidarse a sí mismos, dice la profesora Cluver. “Tómate un tiempo para ti, por ejemplo, mientras los niños duermen, y haz algo con lo que te sientas feliz y en calma. Es muy difícil hacer todas las cosas bien como progenitor si uno no se ha dado a sí mismo un descanso”.
3. Reconoce tu mérito
Es fácil olvidar la fantástica labor que haces a diario como progenitor, y deberías reconocerte el mérito, aconseja la profesora Cluver. “Cada día, mientras te lavas los dientes, por ejemplo, piensa en alguna cosa que hayas hecho realmente bien hoy con tus hijos. Y reconoce que lo has hecho fenomenal”.
Proverbios 22:6 RVR60
Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.