He aquí el cordero de Dios

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 1,127 views
Notes
Transcript

Introducción

Ya hemos considerado como Juan en su prologo nos presenta un resumen de todo lo que tratara en su evangelio “Que Jesus es el hijo de Dios” por esto pasa por alto muchas cosas de la vida de Jesus que los demás evangelios han testificado, Juan no habla de su nacimiento, ni de su circuncisión, ni de su bautismo, ni del Getzemaní, El se centra en la gloria del hijo de Dios, para que creyendo en su nombre tengamos vida eterna.
Vimos que Juan en su evangelio pasa por alto la vida de Jesus antes de esta semana y esto nos muestra su énfasis en mostrarnos la gloria del Hijo de Dios encarnado - En este evangelio no se nos habla de su nacimiento, ni de la circuncisión, ni de su bautismo, ni del Getzemaní, nos habla de la gloria del hijo de Dios.
La semana pasada, pasamos del prologo para considerar el primer día de la semana mas gloriosa que transformo seguramente la vida del evangelista.
En este primer día,Juan llama a su primer testigo “Juan el bautista” fue su primer maestro y nos relata como este respondió de una manera decidida y clara al interrogatorio oficial que le hace una delegación del sanedrín compuesta por levitas y fariseos del partido de “los fariseos”.
Juan el bautista confeso públicamente que el no era el mesías,
no era el Elías que ellos tenían en mente,
ni tampoco el profeta.
El se confiesa a si mismo como una voz, el mensajero profetizado por Isaías que vino a preparar el camino de Jehová. Juan da oficialmente su testimonio y confiesa que Jesus es Jehová el hijo que ha venido a reinar sobre su pueblo, Jesus es el Rey de quien el mundo, ni él mismo es digno. Juan da testimonio de aquella luz verdadera que alumbra a todo hombre.
Juan es solo una voz, Jesus es el mensaje. El es solo un hombre, mientras que Jesus es el eterno, creador de todo, que estaba con Dios y era Dios, el eterno que tomo forma de hombre “El era primero que yo”. Juan llama la atención del sanedrín para que preparen sus corazones para recibir al Rey.
Él es infinitamente superior a mí. Yo soy la voz. Él es el mensaje. Yo soy un puntero temporal. Él es la Persona eterna. Yo soy solo un hombre. Él es el Dios-Hombre..
Juan en el prologo llama nuestra atención a la creación de Dios y al echo de que Jesus es el Creador de todo. Ahora nos señala una semana y me sorprende ver como esta tiene correspondencia con la creación de Genesis - Es probable pienso yo, que Juan esta llamando nuestra atención al echo de que en Cristo inicia una nueva creación.
Así como hubo luz en medio de las tinieblas del primer día de la creación, Juan esta señalando a estos hombres que esta en tinieblas, como la luz ya esta en medio de ellos. Dios en Cristo esta haciendo nuevas todas las cosas.
Para Juan fue impactante la primerasemana de Jesus. Inolvidable siendo un testigo de primera mano.
Después de haber considerado como Juan en su prologo nos presenta un resumen de todo lo que tratara en su evangelio “Que Jesus es el hijo de Dios” de manera que creamos y tengamos vida eterna.
Ahora Juan nos narra lo sucedido al segundo Día de una semana. El segundo día de la creación Dios crea la atmósfera para separar las aguas de las aguas y hacer posible la vida en la tierra - En este segundo día Juan el bautista establece la diferencia entre su bautismo en agua y el bautismo de Jesus en el Espíritu, con esto señala a Jesus como el hijo de Dios “Su bautismo es del cielo”. Jesus puede bautizar en el Espíritu porque es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, el hace posible la vida en reino de Dios y la produce en con su bautismo.
Ahora Juan nos narra lo sucedido al segundo Día de una semana. Tengan en mente lo que ocurrió el segundo día de la creación “la expansión de las aguas fueron separadas para formar la atmósfera, algo esencial para el sostenimiento de la vida” - Tengamos en mente también como las fuentes de los cielos un día se abrieron cuando el juicio de Dios cayo sobre la tierra en el diluvio.
lutero…
Él es el Cordero de la Pascua cuya sangre nos salva de la muerte (). Él es el cordero de la ofrenda diaria (), el holocausto “sin defecto” (), la ofrenda de paz (3:6, 7). Él es la ofrenda por el pecado por medio de la que recibimos el perdón (4:32–35). Como Isaías lo había profetizado, fue “como un cordero…llevado al matadero” (53:7).
Baumler, G. P. (1999). Juan. (J. Braun, A. J. Panning, & C. A. Jahn, Eds.) (p. 29). Milwaukee, WI: Editorial Northwestern.
Ryle
Cordero que Dios ha provisto para toda la eternidad y que Dios ha pactado y prometido enviar al mundo para que sea sacrificado por los pecadores
Era el verdadero Cordero que Abraham le dijo a Isaac en Moriah que proveería (cf. ). Era el verdadero Cordero al cual señalaban todos los sacrificios diarios matutinos y vespertinos en el Templo. Era el Cordero del cual Isaías había profetizado que sería “llevado al matadero” (). Era el verdadero Cordero del que había sido tipo el cordero pascual en Egipto. En resumen, era la gran propiciación por el pecado que Dios había pactado enviar al mundo desde toda la eternidad. Era el Cordero de Dios.
Cuidémonos, siempre que pensemos en Cristo, de considerarlo en primer lugar como Juan el Bautista lo representa. Sirvámosle con fidelidad como nuestro Señor. Obedezcámosle con lealtad como nuestro Rey. Estudiemos su enseñanza como nuestro Profeta. Caminemos siguiéndole con diligencia como nuestro ejemplo. Busquémosle con inquietud como nuestro Redentor de cuerpo y alma que volverá. Pero, sobre todo, ensalcémoslo como sacrificio por nosotros y dejemos toda nuestra carga sobre su muerte expiatoria por el pecado. Sea su sangre más valiosa a nuestros ojos cada año que vivamos. Independientemente de todas las demás cosas relativas a Cristo en las que nos gloriemos, gloriémonos sobre todas las cosas en su Cruz. Esta es la piedra angular, esta es la ciudadela, esta es la raíz de la verdadera teología cristiana. No sabemos nada adecuadamente acerca de Cristo hasta verlo con los ojos de Juan el Bautista y poder regocijarnos en Él como el Cordero que fue sacrificado.
Cristo es Salvador. No vino a la Tierra como conquistador, ni como filósofo o un mero maestro de moral. Vino a salvar a los pecadores. Vino a hacer aquello que el hombre jamás podría hacer por sí mismo, a hacer aquello que el dinero y la ciencia no pueden conseguir, a hacer aquello que es esencial para la verdadera felicidad del hombre: Vino a quitar el pecado.
Cristo es un Salvador completo: “Quita el pecado”. No se limita a proclamar vagamente perdón, misericordia y compasión. “Llevó” nuestros pecados sobre sí mismo y los llevó “en su cuerpo sobre el madero” (). Es como si los pecados de cada persona que cree en Jesús no hubieran sido cometidos nunca. El Cordero de Dios los ha limpiado por completo. - La palabra griega así traducida la tenemos en otras versiones como “que lleva”. Ambas ideas están incluidas. Significa “que quita por medio de su muerte expiatoria”. El Cordero de Dios “lleva” el pecado del mundo colocándolo sobre sí mismo. Permitió que nuestra culpa fuera cargada y llevada sobre Él, como se hacía con el macho cabrío, de manera que no quedara nada. Es una de las múltiples expresiones que describen la gran verdad escrituraria de que la muerte de Cristo fue un sacrificio vicario por el pecado. Se convirtió en nuestro sustituto. Llevó sobre sí nuestro pecado. Fue hecho pecado por nosotros. Nuestros pecados le fueron imputados a Él. Fue hecho maldición por nosotros.
El uso del tiempo presente —“quita”— es comentado por todos los mejores comentaristas, antiguos y modernos. Pretende mostrar lo completa que es la satisfacción de la deuda por el pecado llevada a cabo por Cristo, y la aplicación continua de su sacrificio único. Siempre está quitando el pecado. Rollock observa lo siguiente: “La influencia del sacrificio de Cristo es perpetua y su sangre nunca se agota”.
Permitió que nuestra culpa fuera cargada y llevada sobre Él, como se hacía con el macho cabrío, de manera que no quedara nada. Es una de las múltiples expresiones que describen la gran verdad escrituraria de que la muerte de Cristo fue un sacrificio vicario por el pecado. Se convirtió en nuestro sustituto. Llevó sobre sí nuestro pecado. Fue hecho pecado por nosotros. Nuestros pecados le fueron imputados a Él. Fue hecho maldición por nosotros.
Llevó el peso de todos e hizo expiación suficiente para la satisfacción de la deuda total.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 89). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
(Vol. 1, p. 89). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Cristo es un Salvador completo: “Quita el pecado”. No se limita a proclamar vagamente perdón, misericordia y compasión. “Llevó” nuestros pecados sobre sí mismo y los llevó “en su cuerpo sobre el madero” (). Es como si los pecados de cada persona que cree en Jesús no hubieran sido cometidos nunca. El Cordero de Dios los ha limpiado por completo.
Cristo es un Salvador todopoderoso, y un Salvador de todo el género humano: “Quita el pecado del mundo” Calvino, en su comentario sobre este versículo, dice: “Juan emplea la palabra pecado en singular para referirse a cualquier clase de iniquidad, como si hubiera dicho que toda clase de injusticia que separa a los hombres de Dios es quitada por Cristo. Y cuando dice “el pecado del mundo”, extiende su favor indiscriminadamente a toda la raza humana, para que los judíos no pudieran pensar que era enviado a ellos exclusivamente. De ahí inferimos que todo el mundo está incluido en la misma condenación y que, igual que todos los hombres sin excepción son culpables de injusticia ante Dios, necesitan ser reconciliados con Él. Juan el Bautista, hablando en general del pecado del mundo, trataba de grabar en nosotros la convicción de nuestra propia miseria y exhortarnos a buscar el remedio. Ahora bien, nuestra obligación es abrazar el beneficio que se nos ofrece a todos, que cada uno de nosotros esté convencido de que no hay nada que le impida obtener la reconciliación en Cristo, a condición de que acuda a Él guiado por la fe”.
“Aunque no todos los hombres del mundo reciban el beneficio de la Pasión de Cristo —porque no todos creen en Él—, sin embargo, ese beneficio es ofrecido a todo el mundo de tal manera que cualquiera, circunciso o incircunciso, rey o súbdito, de elevada o baja posición, rico o pobre, anciano o joven, que reciba a Cristo por la fe es justificado ante Dios y salvo con una salvación eterna”.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, pp. 91–92). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
“Él quita el pecado, esto es, la condenación universal, de la raza humana”.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 91). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
“Juan afirma que los beneficios de Cristo pertenecen no a los judíos solamente, sino a todo el mundo, y que nadie que esté en el mundo está excluido de ellos, si es que desea recibirlos por la fe”. Eres unmiserable pecador y jesus vino a quitar el pecado.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 92). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Cristo es un Salvador perpetuo e infatigable. “Quita” el pecado. Lo quita diariamente de todo aquel que cree en Él. Cada día purga, limpia, lava las almas de su pueblo y concede y lleva a cabo nuevas muestras de misericordia. No dejó de trabajar a favor de sus santos cuando murió por ellos en la Cruz. Vive en el Cielo como Sacerdote para presentar su sacrificio continuamente ante Dios. Tanto en lo relativo a la gracia como en lo relativo a la providencia, Cristo sigue trabajando. Continúa quitando el pecado.
¡Bienaventurados aquellos que no solo guardan este texto en sus memorias, sino que alimentan con él sus corazones!
Otros fueron capaces de decir que nuestro Señor era el Cristo, el Hijo de Dios, el Mesías, el Hijo de David, el Rey de Israel, el Hijo del Bendito, que había venido al mundo. Pero parece que nadie vio tan claramente como Juan que Cristo era el sacrificio por el pecado, el Cordero que sería sacrificado. ¡Bueno sería para la Iglesia de Cristo de nuestra época que todos los ministros poseyeran tanto conocimiento de la expiación de Cristo como muestra aquí Juan el Bautista!
EL OFICIO DE CRISTO
No debemos suponer ni por un momento que esta visión del Espíritu descendiendo pretendiera significar que nuestro Señor recibió por primera vez el don del Espíritu Santo en esa ocasión concreta o que no lo hubiera recibido antes en el mismo grado. No debemos poner en duda que el Espíritu Santo moraba en Jesús “sin medida” desde el mismo momento de su encarnación. El objeto de la visión era mostrar a la Iglesia que, cuando comenzó el ministerio de Cristo, se revelaron de una vez a la Humanidad de manera más completa las tres personas de la Trinidad. Al mismo tiempo, su objeto era ser un testimonio oficial para Juan el Bautista de que el Mesías estaba delante de él, que Aquel era el Salvador prometido a quien Dios había ungido con el Espíritu Santo y enviado al mundo, que había comenzado el tiempo del ministerio de Cristo, que Aquel que tenía el Espíritu para concedérselo a los hombres estaba ante él y que su entrada en su ministerio público era atestiguada por la presencia tanto del Padre como del Espíritu Santo; en resumen, por una manifestación de las tres personas de la Trinidad a la vez.
nuestro Señor recibió autenticación visible de los cielos y fue reconocido públicamente como el Mesías, el ungido Sacerdote, Rey y Profeta, ante los ojos de su precursor.
“El Espíritu no descendió por causa de Cristo, quien nunca se separaba ni del Espíritu Santo ni del Padre, sino a causa de nosotros, para que Aquel que vino a redimir al mundo se manifestara por medio de la declaración que Juan hizo de Él”..
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, pp. 94–95). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 94). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 94). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Se trata de un bautismo que se recibe exclusivamente de manos de la verdadera Cabeza de la Iglesia. Consiste en la implantación de la gracia en el interior del hombre. Es lo mismo que el nuevo nacimiento. Es un bautismo no del cuerpo, sino del corazón. Es un bautismo que recibió el ladrón arrepentido, aun sin ser sumergido ni salpicado por la mano del hombre.
Sea un principio fijo en nuestra religión que el bautismo del que habla aquí Juan el Bautista es el bautismo absolutamente necesario para la salvación. Es bueno ser bautizado para ser admitidos en la iglesia visible; pero mucho mejor es ser bautizado para ser admitido en esa Iglesia que está formada por todos los verdaderos creyentes. El bautismo en agua es una bendita y provechosa ordenanza, y no se puede descuidar sin pecar gravemente. Pero el bautismo del Espíritu Santo es de una importancia mucho mayor. Aquel que muere con su corazón no bautizado por Cristo jamás podrá ser salvo.
Desgraciadamente, hay miles de personas que pierden el tiempo en controversias acerca del bautismo en agua y descuidan el bautismo del corazón.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 87). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, pp. 86–87). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 86). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 86). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, pp. 85–86). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 85). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 85). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 85). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 85). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, pp. 84–85). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Ryle, J. C. (2004–2005). Meditaciones sobre los Evangelios: Juan. (E. F. Sanz, Ed., D. C. Williams, Trad.) (Vol. 1, p. 84). Moral de Calatrava, España: Editorial Peregrino.
Dice nuestro texto que Juan el Bautista ve a Jesus que venía, esto ocurrió después de la tentación en el desierto, después de haber vencido al adversario y triunfar donde Adán fracaso- Ahora el mesías viene victorioso del desierto, y el Bautista da testimonio a todos los que le escuchan de que él es el hijo de Dios: “Y yo le he visto y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.” ()
Jesus ya iniciado su obra como representante vicario o sustituto de su pueblo, el obedece, donde nosotros desobedecimos, por esto el es el cordero que quita el pecado del mundo y bautiza en el Espíritu. El es un cordero sin mancha y sin defecto. Que palabras tan oportunas, después de que Jesus ha salido victorioso de la tentación.
Para alentarnos a la fe, el evangelista nos indica cual es la fuente del testimonio de Juan y también establece las implicaciones de su testimonio. Serán los dos puntos que veremos esta mañana.
No soy el Cristo. No soy el profeta. No soy Elías reencarnado. No soy el gran conocedor de Jesús. Solo soy una voz que dice: prepárense para encontrarse con el Dios de , en forma humana, yo solo soy uno que bautiza simplemente en agua, a fin de lograr que algunos estén listos para reconocer a Jesús. vs.31
Juan simplemente dice que el Espíritu vino como una paloma, sin mencionar el bautismo de Jesús.

1. La fuente de su testimonio

Así que el Evangelio de Juan omite el bautismo de Jesús, sin mencionarlo para enfocar toda nuestra atención solo en un evento: el Espíritu Santo, puro, manso, vino sobre Jesús y se posó sobre él.
Juan-Agua vs. Jesús-Espíritu.
El bautismo con el Espíritu y el bautismo con agua son tan diferentes como el relámpago y la bombilla eléctrica. Es la diferencia entre una persona y una pintura, entre un matrimonio y un anillo, entre un nacimiento y un certificado de nacimiento, entre la inmersión en agua, y la inmersión en Dios.
soy nada comparado con este hombre. Yo hago lo que él hace en una categoría radicalmente diferente. No me atrevo a desatar las correas de sus sandalias. Él existía absolutamente antes que yo. Él es infinitamente superior a mí. Yo soy la voz. Él es el mensaje. Yo soy un puntero temporal. Él es la Persona eterna. Yo soy solo un hombre. Él es el Dios-Hombre.
Piper, J. (2012). Colección de sermones de John Piper. Minneapolis, MN: Desiring God.
: “Y brotará un retoño del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto. Y reposará sobre El el Espíritu del Señor”.
Piper, J. (2012). Colección de sermones de John Piper. Minneapolis, MN: Desiring God.
: “He aquí mi Siervo, a quien yo sostengo, mi escogido, en quien mi alma se complace. He puesto mi Espíritu sobre El; El traerá justicia a las naciones”.
Piper, J. (2012). Colección de sermones de John Piper. Minneapolis, MN: Desiring God.
(este es el texto que Jesús citó sobre de sí mismo en ): “El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido el Señor para traer buenas nuevas a los afligidos”.
Por esta razón Dios dijo a Juan en : “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en el Espíritu Santo”. En otras palabras, los profetas dijeron que sería de esta manera, así que cuando veas que sucede, deberás saber que ha llegado el que bautiza con el Espíritu.
Piper, J. (2012). Colección de sermones de John Piper. Minneapolis, MN: Desiring God.
Y el Antiguo Testamento describió lo que sucedería al pueblo del Mesías. Por ejemplo:
: “Y sucederá que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne”.
Colección de sermones de John Piper Éste es El que bautiza en el Espíritu Santo

Juan simplemente dice que el Espíritu vino como una paloma, sin mencionar el bautismo de Jesús.

“31 Y yo no le conocía, pero para que El fuera manifestado a Israel, por esto yo vine bautizando en agua. 32 Juan dio también testimonio, diciendo: He visto al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y se posó sobre El. 33 Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en2 el Espíritu Santo.”
31 Y yo no le conocía1, pero para que El fuera manifestado a Israel, por esto yo vine bautizando en2 agua.
: “Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca; derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad, y mi bendición sobre tus descendientes”.
32 Juan dio también testimonioa, diciendo: He visto al Espíritu que descendía del cielo como palomab, y se posó sobre El.
33 Y yo no le conocía1, pero el que me envió a bautizar en2 agua me dijo: “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en2 el Espíritu Santoa.”
Dios es la fuente de su testimonio
2 Aquí el gr. puede traducirse: por, en, o, con
: “ ‘Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas”.
a
b ; ;
1 I.e., como el Mesías
2 Aquí el gr. puede traducirse: por, en, o, con
2 Aquí el gr. puede traducirse: por, en, o, con
a ; ; ;
Lockman Foundation. (1998). Santa Biblia: la Biblia de las Américas: con referencias y notas (electronic ed., ). La Habra, CA: Editorial Fundación, Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman.
-------
- La Revelación de Dios (Dios es la fuente de su testimonio):
1) El Espíritu Santo Viene a través de Jesús
Juan el Bautista deja claro, que el no pudo haber conocido que Jesus es el hijo de Dios sin la intervención de Dios - Su testimonio fue una revelación de Dios. Jesus en su encarnación era perfecto hombre, era de echo su primo, aunque era antes que él y primero que él en cuanto a su divinidad (Vr.30) el no pudo conocer que su primo era el cordero de Dios.
Primero, significa que de ahora en adelante, ahora que Dios ha venido en carne, el Espíritu Santo vendrá sobre las personas a través de Jesucristo. El Espíritu vino sobre Jesús y permanece sobre Jesús, y por tanto, Jesús es el dador del Espíritu (). El Espíritu Santo no hará su obra redentora sin Jesús. Jesús será el medio por el que cualquiera podrá recibir el Espíritu. Cualquier obra salvadora que el Espíritu hace, lo hace a causa de Jesús. El Espíritu no fluye separado de Jesús como un líquido a través del mundo. En todas partes donde el él se mueve, se mueve con Jesús y para Jesús. Esto es lo primero que significa decir que Jesús bautiza con el Espíritu.
Juan desde el vientre por el E.S. supo que Jesus era singular, sin duda cuando vino Jesus a bautizarse el sabía que su primo tenía una dignidad mas alta que él, Juan sabía que Jesus era el hijo de David que se sentaría en el trono de Israel - Esto lo recibió por revelación - muchos veían a Jesus y era un hombre normal. Cuando Jesus viene a él para ser bautizado y cuando ve al E.S. descender como una ave frente a él, Juan por revelación comprende todas las implicaciones de que su primo sea el mesías. “El es quien bautiza en el Espíritu y también el cordero de Dios”.
2) Jesús Sumerge a las Personas en el Espíritu
Segundo, significa que Jesús sumerge a las personas en el Espíritu. Ese es el significado de la palabra bautismo. Hay escenas en la Biblia donde el Espíritu está siendo derramado. Pero cuando la idea del bautismo (es decir: la inmersión) es traída a colación, la idea es que el Espíritu es derramado sobre nosotros de tal manera que somos envueltos en él.
3) El Bautismo Significa Todo lo que el Espíritu Hace por Nosotros
Tercero, ¿cuáles son esos efectos? Ahora, aquí pudiéramos ir directamente hacia un debate acerca de si el término “bautismo en el Espíritu” se refiere a una segunda bendición de la vida cristiana, algo que ocurre después de la conversión caracterizada por el hablar en lenguas, o si se refiere a evento de la conversión.
el término es amplio y abarcador, que incluye toda la obra salvadora, santificadora, y capacitadora del Espíritu en este época.
el término es amplio y abarcador, que incluye toda la obra salvadora, santificadora, y capacitadora del Espíritu en este época.
Cada necesidad espiritual que teníamos antes y después de la conversión es suplida cuando Cristo nos sumerge en el Espíritu Santo, en mayor o menor grado.
Pero, ¿qué hemos visto en y en 16:24? ¡Cuando el Espíritu viene, testificará de Jesús! ¡Cuando el Espíritu viene, glorificará a Jesús! Esta es la razón por la que, al principio, dije que el Espíritu Santo es la persona más escurridiza “humilde” de la Trinidad
Si Jesús no fuera primeramente el Cordero de Dios que quita el pecado al morir, nunca pudiera ser el bautizador que da el Espíritu al resucitar. Pero él no solo es el fundamento para la obra del Espíritu.
Jesús es también la meta de todo lo que el Espíritu hace en nosotros y por nosotros. Nos sumerge en el Espíritu, y nadie más puede hacerlo. Y entonces, aquel en quien nos sumerge, testifica acerca de Jesús y glorifica a Jesús. Jesús es el fundamento y la meta del bautismo en el Espíritu
Así que la idea fundamental del testimonio de Juan es que bajo Dios el Padre, todas las cosas provienen de Cristo y todas las cosas son para Cristo, incluyendo al Espíritu Santo.
El propósito fundamental por el cual necesitamos el bautismo del Espíritu Santo, el gran derramamiento del Espíritu, la gran inmersión de cada parte de nuestras vidas en el Espíritu, es que la meta de Dios en cada parte de nuestras vidas es la gloria de Jesucristo. ¿Está su vida Magnificando a Cristo en Cada Área? Si no, ore, como yo hago tan a menudo, por un bautismo del Espíritu Santo más fresco, más pleno. Oh Santo Espíritu ven. Oh Cristo resucitado, por amor de tu gran nombre, concédenos un bautismo fresco en tu Espíritu Santo.
Piper, J. (2012). Colección de sermones de John Piper. Minneapolis, MN: Desiring God.
.-------
La semana pasada comenzamos a considerar el primer día de la semana mas gloriosa que transformo seguramente la vida del evangelista. Juan a proposito pasa por alto la vida de Jesus antes de esta semana y esto nos muestra su énfasis en mostrarnos la gloria del Hijo de Dios encarnado.
Y todos los restantes superlativos muestran qué implica que Jesús sea el Cordero de Dios que puede quitar el pecado del mundo. Así que Juan nos advierte en contra del pensamiento de que cualquier hombre común puede quitar el pecado del mundo. Lo que Jesús tenía que hacer para quitar el pecado del mundo requería que él fuera más que un hombre. Jesús era el Señor Dios de . Era tan grande que el gran Juan Bautista no era digno de desatar sus sandalias. Y era absolutamente desde antes de Juan, en tiempo y en rango.
Juan testifica que fue por revelación especial que el puede entender todas las implicaciones de que Jesus sea el Mesías.
Juan recibió la comisión de bautizar por el mismo Dios. Y debía bautizar con un proposito y es que a travez del bautismo Jesus fuese manifestado a Israel. (V.33)
Aquí tenemos la esencia del bautismo – “Revelar a Cristo como en su tarea mesiánica de ser el cordero de Dios que quita el pecado del mundo y el que bautiza con el E.S.”
El bautismo no señala nuestra fe, lo señala a El. Es a Cristo a quien debemos mirar en el bautismo, el bautismo señala y sella para nosotros la realidad del evangelio. El bautismo no es una confesión publica de fe, es una señal que establece en todo hombre su necesidad de un salvador que quite su pecado y le haga una nueva criatura.
Aquí tenemos la escencia del bautismo – “Revelar a Cristo como en su tarea mesianica de ser el cordero de Dios que quita el pecado del mundo” El bautismo no señala nuestra fe, lo señala a El. Es al Cristo, aquel coerdero ofrecido por el padre en nuestro lugar, a quien debemos mirar en el bautismo, el bautismo señala y sella para nosotros la realidad del evangelio a ala quela fe responde.
Fue así que mientras Juan bautizaba a Jesus ungiéndolo para su ministerio mesiánico, se cumplió lo que le fue revelado por Dios:
- Su experiencia:
He visto al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y se posó sobre El. Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en el Espíritu Santo.”” (, LBLA)
Juan oyó la voz del cielo que dijo: “Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia” y Juan vio al E.S. dando testimonio publico de que es Jesus el Mesías, el ungido Sacerdote, Rey y Profeta. El Señor no recibió el E.S. en su bautismo, el E.S. testificó junto con el Padre de manera pública quien era Jesus y lo que vino a hacer por su pueblo en cumplimento de su pacto.
Para motivarnos a la fe, Juan llama delante de nosotros a su primer testigo “Juan el bautista” el bautista fue el primer maestro para Juan y él nos relata como su maestro respondió de una manera decidida y clara al interrogatorio oficial que le hace una delegación del sanedrín compuesta por levitas y fariseos del partido mas ortodoxo de Israel “Los fariseos”
El Señor recibió autenticación visible de los cielos y fue reconocido públicamente como el Mesías, el ungido Sacerdote, Rey y Profeta, ante los ojos de su precursor.
J.C. Ryle dice: “El Espíritu no descendió por causa de Cristo, quien nunca se separaba ni del Espíritu Santo ni del Padre, sino a causa de nosotros, para que Aquel que vino a redimir al mundo se manifestara por medio de la declaración que Juan hizo de Él”.
Ya que hemos visto la fuente del testimonio de Juan, veamos ahora:

2. Las implicaciones de su testimonio

El bautismo en Agua de Jesus y el testimonio del Padre y del hijo, reveló que Jesus es el cordero que quita el pecado del mundo y el que bautiza con el E.S.
Como el cordero que quita el pecado del mundo y como el que bautiza con el E.S.
- Su bautismo revela que El es el cordero de Dios
Pero de un bautismo tengo que ser bautizado, y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla!” (, LBLA)
Su bautismo en Agua señalaba y confirmaba a su puebo, la obra que el vendría a hacer por ellos en la cruz.
Dios el Padre explico el significado de su bautismo al decir: “este es mi hijo amado, en el tengo complacencia” El el segundo Adán que vino a obedecer al padre en todo, el vino a cumplir con toda justicia.
El E.S. viniendo como ave sobre él era una señal pública de que Jesus había sido apartado y estaba siendo ungido para cumplir con su bautismo en la cruz.
En la biblia tenemos dos analogía para bautismo, ambas señalan juicio y bendición - Juicio para los enemigos de Dios y bendición de Dios para un pueblo que él escoge. Estos dos eventos son el diluvio y la pascua
En otras palabras, Jesús podía ser el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, porque era el Dios-hombre.
Juan el bautista confeso públicamente que el no era el mesías, no era el Elías que ellos tenían en mente, ni tampoco el profeta. El se confiesa a si mismo como una voz, el mensajero profetizado por Isaías que vino a preparar el camino de Jehová. Juan da oficialmente su testimonio y confiesa que Jesus es Jehová el hijo que ha venido a reinar sobre su pueblo.
Porque también Cristo murió por los pecados una sola vez, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, muerto en la carne pero vivificado en el espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, quienes en otro tiempo fueron desobedientes cuando la paciencia de Dios esperaba en los días de Noé, durante la construcción del arca, en la cual unos pocos, es decir, ocho personas, fueron salvadas a través del agua. Y correspondiendo a esto, el bautismo ahora os salva (no quitando la suciedad de la carne, sino como una petición a Dios de una buena conciencia) mediante la resurrección de Jesucristo, quien está a la diestra de Dios, habiendo subido al cielo después de que le habían sido sometidos ángeles, autoridades y potestades.” (, LBLA)
y en Moisés todos fueron bautizados en la nube y en el mar;” (, LBLA)
y en Moisés todos fueron bautizados en la nube y en el mar;” (, LBLA)
Juan presenta el testimonio oficial del personaje mas importante y de mas honra para Israel en este tiempo. Juan recuerda a la iglesia las palabras de Juan el bautista, señalando a Cristo como el Rey de quien ni el mismo era digno.
Al Jesus ser bautizado, la voz del Padre y la presencia del E.S. sobre él, estaban anticipando que el juicio de Dios vendría sobre él (Jesus es la razón por la que Noé pudo salvarse del diluvio e Israel pudo ser rescatado de Egipto), Jesus vino a ser el sustituto de su pueblo.
Juan inicia en su prologo llamando nuestra atención a la creación de Dios y al echo de que Jesus es el Creador de todo, quien estaba con Dios y era Dios. Ahora nos señala una semana y pienso que es para señalar como en Cristo se esta inaugurando una nueva creación, me parece sorprendente la relación que pude encontrar.
El salmista por inspiración de Dios anticipa el sufrimiento del hijo de Dios bajo la ira del Padre: “Sálvame, oh Dios, porque las aguas me han llegado hasta el alma. Me he hundido en cieno profundo, y no hay donde hacer pie; he llegado a lo profundo de las aguas, y la corriente me anega.” (, LBLA)
Así como hubo luz en medio de las tinieblas del primer día de la creación, Juan esta señalando a estos hombres que esta en tinieblas, como la luz ya esta en medio de ellos. Dios en Cristo esta haciendo nuevas todas las cosas.
El bautismo de Jesus en el Jordan señalaba la tormenta de la ira de Dios que caería sobre él en la cruz. Así que Juan el Bautista pudo ver claramente por revelación divina que Jesus es el cordero del que habla Isaías:
Ahora Juan nos narra lo sucedido al segundo Día de una semana. Tengan en mente lo que ocurrió el segundo día de la creación “la expansión de las aguas fueron separadas para formar la atmósfera, algo esencial para el sostenimiento de la vida” - Tengamos en mente también como las fuentes de los cielos un día se abrieron cuando el juicio de Dios cayo sobre la tierra en el diluvio.
Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, nos apartamos cada cual por su camino; pero el Señor hizo que cayera sobre El la iniquidad de todos nosotros. Fue oprimido y afligido, pero no abrió su boca; como cordero que es llevado al matadero, y como oveja que ante sus trasquiladores permanece muda, no abrió El su boca. Por opresión y juicio fue quitado; y en cuanto a su generación, ¿quién tuvo en cuenta que El fuera cortado de la tierra de los vivientes por la transgresión de mi pueblo, a quien correspondía la herida?” ()
Jesus es este cordero del que habla el profeta - un cordero Sion mancha, sin defecto, sin pecado que sería ofrecido en lugar de su pueblo. El castigo que todos merecemos fue sobre él. Cristo es el cordero de Dios (Dios proveyó en lugar de su pueblo) que quita el pecado del mundo.
Todo el mundo merece solo la ira y la ingnación de Dios a causa de su rebelión. Pero Cristo es el cordero que quita el pecado del mundo.
El es el cordero, que señalaba el primer cordero con el que fueron cubiertos de su vergüenza Adan y Eva.
Cuando Juan escribió su carta, lo dijo así en 1ra de : “Y vosotros sabéis que El se manifestó a fin de quitar los pecados, y en El no hay pecado”. El Hijo de Dios se manifestó, el Verbo se hizo carne, para quitar el pecado. Juan está testificando el propósito central de la encarnación.
Piper, J. (2012). Colección de sermones de John Piper. Minneapolis, MN: Desiring God.
El testimonio oficial de Juan es que Jesus es Dios quien vino a reinar sobre su pueblo, el esta llamado a Israel a preparar su corazón para el reinado milenial del mesías.
El es el cordero que señalaba aquel cordero que fue provisto por Dios para salvar a Isaac, cuando se le pidió a Abraham que lo sacrificara, Dios le ofreció un sustituto provisional, que señalaba a su hijo.
El es el cordero al que señalaba el cordero sacrificado en la pascua, y que aseguró para Israel la salida de Egipto sin gustar la muerte, para encontrase con Dios en el desierto y en Canaan.
El es el cordero al que señalaban todos los corderos que ordenó Dios sacrificar diariamente por los pecados de Israel, de manera que Dios pudiera bendecir a su pueblo con su precencia “Será holocausto continuo por vuestras generaciones a la entrada de la tienda de reunión, delante del Señor, donde yo me encontraré con vosotros, para hablar allí contigo.” (, LBLA).
Pero cualquier creyente serio sabía que la sangre de los animales no podía quitar verdaderamente el pecado (). Todo ese sistema estaba señalando más adelante, hacia lo que ocurriría algún día en un sacrificio final por el pecado. Y Juan está diciendo: Ahora está ocurriendo. Dios está enviando su propio Cordero al mundo para quitar el pecado, de una vez y por todas.
Todos estos corderos eran tipo y figura de Cristo. Le señalaban a Israel su necesidad de un sustituto, le indicaban a Israel como era posible que un Dios santo pudiera tener comunión con un pueblo pecador, Dios nunca pasaría por alto su justicia, un sustituto sería provisto por Dios, este sustituto es su eterno hijo quien también es Dios, aquella deidad ofendida, vino a tomar nuestro lugar en la persona de Cristo.
1ra de Pedro 1:18–20).
En este segundo día Juan el Bautista ve a Jesus que venía, esto ocurrió después de la tentación en el desierto, después de haber vencido al adversario y triunfar donde Adán fracaso- Ahora el mesías viene victorioso del desierto, y el Bautista da testimonio a todos los que le escuchan de que él es el hijo de Dios: “Y yo le he visto y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.” ()
Todo el mundo se puede beneficiar de su sacrificio, es propicio para cualquier hombre por cuanto todos pecamos. No importa cuan pequeño o grande es tu pecado, por este pecado mereces la ira del Santo Dios, tu necesitas un salvador y Cristo es el único apartado e indicado por Dios para quitar el pecado y apartar de cualquier hombre, sea Judío o gentil de la ira de Dios - No hay salvación para los hombres aparte de El.
1ra de Pedro 1:18–20).
¿Cómo pudo Jesús estar sin pecado?
Cada persona nacida naturalmente heredó el pecado de Adán. Por eso es que Pablo dijo: “Por tanto, tal como el pecado entró en el mundo por un hombre, y la muerte por el pecado, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron” (). Cada hombre nacido naturalmente es un pecador. Y los pecadores no pueden quitar el pecado de los pecadores.
Porque no había nacido de forma ordinaria. No nació de dos hombres. Era el Dios-Hombre, porque Dios ordenó que el Verbo se hiciera carne mediante un nacimiento virginal.
Piper, J. (2012). Colección de sermones de John Piper. Minneapolis, MN: Desiring God.
Piper, J. (2012). Colección de sermones de John Piper. Minneapolis, MN: Desiring God.
“Él mismo es la propiciación (elimina la ira) por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero” ().
Calvino dice: “Juan emplea la palabra pecado en singular para referirse a cualquier clase de iniquidad, como si hubiera dicho que toda clase de injusticia que separa a los hombres de Dios es quitada por Cristo”.
Calvino dice: “Juan emplea la palabra pecado en singular para referirse a cualquier clase de iniquidad, como si hubiera dicho que toda clase de injusticia que separa a los hombres de Dios es quitada por Cristo”.
Colección de sermones de John Piper He ahí el Cordero de Dios

(Levítico 4:32–35).

Veremos el Fundamento de su testimonio y las implicaciones de su testimonio.
El Cordero de Dios “lleva” el pecado del mundo colocándolo sobre sí mismo. La muerte de Cristo fue un sacrificio vicario por el pecado. Nuestros pecados le fueron imputados a Él. Fue hecho maldición por nosotros. El era un cordero sin pecado, se hizo pecado por nosotros:
Jesús era Santo Era sin pecado. Sin pecado original. Y sin pecado activo en todo su comportamiento. Jesús preguntó en : “¿Quién de vosotros me prueba que tengo pecado?”. La respuesta fue, nadie nunca ha podido acusar de pecado a Jesús: “el cual no cometió pecado, ni engaño alguno se hallo en su boca” (1ra de Pedro 2:22; vea ; ).
sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo. Porque El estaba preparado desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos por amor a vosotros que por medio de El sois creyentes en Dios, que le resucitó de entre los muertos y le dio gloria, de manera que vuestra fe y esperanza sean en Dios.” ()
Esta es la mejor noticia: el Hijo Eterno de Dios vino al mundo, no para juzgarnos, sino para quitar nuestro pecado. Espero que ustedes estén disfrutando esta liberación de la culpa del pecado. Vino a salvar a los pecadores. Vino a hacer aquello que el hombre jamás podría hacer por sí mismo, a hacer aquello que el dinero y la ciencia no pueden conseguir, a hacer aquello que es esencial para la verdadera felicidad del hombre: Vino a quitar el pecado - No hay hombre que no lo necesite, todo el mundo esta bajo la ira de Dios, todos somos culpables - Pero Dios cargó en Jesus el pecado de todos nosotros.
Juan el Bautista quiere hacernos ver la miseria en la que estamos todos, de manera que corramos a buscar el remedio, el único remedio provisto por Dios para todo hombre “Su cordero” un cordero ofrecido a todo el mundo indiscriminadamente, para que todo aquel que crea en él no se pierda mas tenga vida eterna.
El testimonio de Juan esta basado en un hecho irrefutable “El que le llamó
Piper, J. (2012). Colección de sermones de John Piper. Minneapolis, MN: Desiring God.
Hoy mismo, cualquier hombre que entendiendo cuan miserable es, puede acercarse a Cristo para tener justicia y vida eterna en su nombre. Este cordero salva a todo aquel miserable pecador que confía en él.
1. El fundamento de su testimonio
Eres unmiserable pecador y jesus vino a quitar el pecado. ¡Bienaventurados aquellos que no solo guardan este texto en sus memorias, sino que alimentan con él sus corazones!
En su bautismo, Juan le fue revelado que Cristo es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Pero además,
Otros fueron capaces de decir que nuestro Señor era el Cristo, el Hijo de Dios, el Mesías, el Hijo de David, el Rey de Israel, el Hijo del Bendito, que había venido al mundo. Pero parece que nadie vio tan claramente como Juan que Cristo era el sacrificio por el pecado, el Cordero que sería sacrificado.
El testimonio de Juan esta basado en dos hechos irrefutables “El que le llamó a bautizar con agua se lo reveló y el mismo pudo verlo”
- Su bautismo revela que él es quien bautiza con el E.S.
Y era sin pecado porque era Dios. “En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios… Y el Verbo se hizo carne” (; ). Todo acerca de Jesús en este evangelio muestra cómo pudo ser el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.
Cristo tenía el E.S. sin medida:
: “Y brotará un retoño del tronco de Isaí, y un vástago de sus raíces dará fruto. Y reposará sobre El el Espíritu del Señor”.
: “He aquí mi Siervo, a quien yo sostengo, mi escogido, en quien mi alma se complace. He puesto mi Espíritu sobre El; El traerá justicia a las naciones”.
(este es el texto que Jesús citó sobre de sí mismo en ): “El Espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido el Señor para traer buenas nuevas a los afligidos”.
: “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en el Espíritu Santo”.
Y por cuanto Jesus es el ungido, esto decía la escritura sobre los frutos de su obra:
: “Y sucederá que después de esto, derramaré mi Espíritu sobre toda carne”.
¿qué significa cuando Juan dijo: “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”?
: “Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca; derramaré mi Espíritu sobre tu posteridad, y mi bendición sobre tus descendientes”.
: “ ‘Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, y que cumpláis cuidadosamente mis ordenanzas”.
Jesus no solo obedeció y fue a la cruz como sustituto de su pueblo. El no solo recibió la ira de Dios por nosotros. El recibió la bendición prometida en el pacto de gracia “Yo seré tu Dios y ustedes serán mu pueblo” Dios hizo en Jesus su morada permanente y luego de su resurrección Jesus se hizo merecedor de todas las bendiciones del reino, bendiciones que fluyen como un rió de la presencia de Dios, bendiciones que vienen a el por medio del E.S., todas estas bendiciones son de él, el las mereció por su perfecta obediencia.
Ahora, en razón de que nos ha justificado, las comparte con todos aquellos que ponen en él su esperanza. En lugar de recibir un diluvio de ira, en nuestro bautismo se nos recuerda que a causa de Cristo, todas estas bendiciones fluyen de Cristo hacia nosotros por el E.S.
luego de recibir sobre el el el diluvio de la ira de Dios que nuestros pecados mercían, Juan anticipa como todas las bendiciones del pacto ahora fluirán de él hacia nosotros con el bautismo del E.S.
El Espíritu vino sobre Jesús y permanece sobre Jesús, y por tanto, Jesús es el dador del Espíritu ().
Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero), a fin de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe.” (, LBLA)
2. Las implicaciones de su testimonio
Dice Jhon Piper: “El Espíritu Santo no hará su obra redentora sin Jesús. Cualquier obra salvadora que el Espíritu hace, lo hace a causa de Jesús. El Espíritu no fluye separado de Jesús como un líquido a través del mundo. En todas partes donde el él se mueve, se mueve con Jesús y para Jesús. Así que la idea fundamental del testimonio de Juan es que bajo Dios el Padre, todas las cosas provienen de Cristo y todas las cosas son para Cristo, incluyendo al Espíritu Santo.”
La meta de Dios en cada parte de nuestras vidas es la gloria de Jesucristo. ¿Está su vida Magnificando a Cristo en Cada Área?
Así que la idea fundamental del testimonio de Juan es que bajo Dios el Padre, todas las cosas provienen de Cristo y todas las cosas son para Cristo, incluyendo al Espíritu Santo.”
Dice Papier: “Así que la idea fundamental del testimonio de Juan es que bajo Dios el Padre, todas las cosas provienen de Cristo y todas las cosas son para Cristo, incluyendo al Espíritu Santo.”
¿qué significa cuando Juan dijo: “He ahí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”?
Primero, él quiso decir que el Dios-Hombre moriría. Y no solo moriría, sino que moriría como muere un cordero, inmolado (vea el griego sphazō en , , , ). Segundo, significa que todo el mundo se beneficiaría de esto y no solo los judíos. Este Dios-Hombre era el Mesías judío (vea ). Pero su muerte quitaría el pecado del mundo, no solo el pecado de Israel.
Cuando Jesus bautiza con el E.S. obra la gracia señalada en el bautismo en agua. Por el E.S. se nos da un nuevo corazón para que amemos la justicia, por el E.S. se nos provee el gozo, la paz, la fe, el amor, la benignidad, la mansedumbre, la templanza y todas aquella virtudes que no nos son naturales.
Aquí se establece la diferencia entre la señal y la cosa señalada. Son tan diferentes como el relámpago y la bombilla eléctrica. Como una persona y una pintura, tan diferentes como un matrimonio y un anillo, o un nacimiento y un certificado de nacimiento.
El bautismo con el Espíritu y el bautismo con agua son tan diferentes como el relámpago y la bombilla eléctrica. Es la diferencia entre una persona y una pintura, entre un matrimonio y un anillo, entre un nacimiento y un certificado de nacimiento, entre la inmersión en agua, y la inmersión en Dios.
El bautismo con el Espíritu y el bautismo con agua son tan diferentes como el relámpago y la bombilla eléctrica. Es la diferencia entre una persona y una pintura, entre un matrimonio y un anillo, entre un nacimiento y un certificado de nacimiento, entre la inmersión en agua, y la inmersión en Dios.
En el segundo día de la creación (), las aguas debajo
Este es el bautismo que asegura nuestro crecimiento en la vida cristiana. ¿Como sabes si lo tienes? No te pierdas la exposición de . Mientras tanto, puedes saber que nadie puede confesarse pecador y necesitado de un salvador, a menos que halla nacido de nuevo.
el firmamento se distingue o se separa de las aguas de arriba.
Primero, él quiso decir que el Dios-Hombre moriría. Y no solo moriría, sino que moriría como muere un cordero, inmolado (vea el griego sphazō en , , , ). Segundo, significa que todo el mundo se beneficiaría de esto y no solo los judíos. Este Dios-Hombre era el Mesías judío (vea ). Pero su muerte quitaría el pecado del mundo, no solo el pecado de Israel.
Entiende que eres un miserable pecador, entiende que Cristo es el cordero de Dios que quita el pecado del mundo, puedes confiarle a él tu vida, entendiendo que él es Dios el hijo, que vino a redimir pecadores, que él es el único en quien Dios tiene complacencia y la única esperanza de salvación para todo hombre.
¿Puede ser un mero accidente, entonces, que en este segundo día (:
Declarad y presentad vuestro caso; sí, que deliberen juntos: ¿Quién ha anunciado esto desde la antigüedad y lo ha declarado desde entonces? ¿No soy yo, el Señor? No hay más Dios que yo, un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de mí. Volveos a mí y sed salvos, todos los términos de la tierra; porque yo soy Dios, y no hay ningún otro.” (, LBLA)
Isaías 45.21–22 LBLA
Declarad y presentad vuestro caso; sí, que deliberen juntos: ¿Quién ha anunciado esto desde la antigüedad y lo ha declarado desde entonces? ¿No soy yo, el Señor? No hay más Dios que yo, un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de mí. Volveos a mí y sed salvos, todos los términos de la tierra; porque yo soy Dios, y no hay ningún otro.
29-34). Juan hace que el Bautista distinga entre su bautismo, con
.
sí, que deliberen juntosa:
… “Declarad y presentad vuestro caso; sí, que deliberen juntos: ¿Quién ha anunciado esto desde la antigüedad y lo ha declarado desde entonces? ¿No soy yo, el Señor? No hay más Dios que yo, un Dios justo y salvador; no hay ninguno fuera de mí. Volveos a mí y sed salvos, todos los términos de la tierra; porque yo soy Dios, y no hay ningún otro.” (, LBLA)
agua terrenal, de la de Jesús, que bautizará "con el Santo
“Él mismo es la propiciación por nuestros pecados, y no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero” (). “Propiciación” significa que su muerte elimina la ira de Dios, porque quita el pecado. Ese es el significado de propiciación
¿Quién ha anunciado esto desde la antigüedadb
Navidad nos recuerda, que somos grandes pecadores y que ha venido al mundo un gran salvador.
Espíritu ". Que es" desde arriba " (32-33)
y lo ha declarado desde entonces?
().
¿No soy yo, el Señor?
no quiere decir que cada persona del mundo será salvada. Quiere decir que cada persona del mundo, sea judía, o gentil, será salvada si cree en Jesús y le sigue. Si creen, sus pecados han sido quitados por el Cordero. Si creen, la ira de Dios, ha sido eliminada por el Cordero.
No hay más Dios que yoc,
un Dios justo y salvadord;
No hay raza, no ha nacionalidad, ni etnia, ni estatus socio-económico excluido. Para tantos como le reciban, que crean en su nombre (), sus pecados son quitados (; 1ra de ), y la ira de Dios es eliminada (; 1ra de ), y son hechos hijos de Dios (), y se les da vida eterna ().
no hay ninguno fuera de mí.
22 Volveos a mía y sed salvos, todos los términos de la tierrab;
Esta es la mejor noticia: el Hijo Eterno de Dios vino al mundo, no para juzgarnos, sino para quitar nuestro pecado. Espero que ustedes estén disfrutando esta liberación de la culpa del pecado.
porque yo soy Dios, y no hay ningún otro.
Jesús es quien bautiza con el Espíritu Santo. :” Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en el Espíritu Santo”. Ese
a ;
Jesús es quien bautiza con el Espíritu Santo. :” Y yo no le conocía, pero el que me envió a bautizar en agua me dijo: “Aquel sobre quien veas al Espíritu descender y posarse sobre El, éste es el que bautiza en el Espíritu Santo”. Ese
b ; ;
c
d ,
a , ; ; ;
b ; , ;
Lockman Foundation. (1998). Santa Biblia: la Biblia de las Américas: con referencias y notas (electronic ed., ). La Habra, CA: Editorial Fundación, Casa Editorial para La Fundación Bíblica Lockman.
Related Media
See more
Related Sermons
See more