EL SEÑOR DEL EVANGELIO (Romanos 10:12-21)

Romanos   •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 2,928 views

Del Señor es la salvación, y el medio para la Salvación, El Evangelio, la fe por oir su Palabra. El Señor llama eficazmente a los suyos, y entre los suyos no hay diferencia ni distinción. Todos son hijos de Dios, sus herederos y coherederos con Cristo. Rechazan tal Evangelio, aquellos que no han sido llamado eficazmente.

Notes
Transcript
1 EL SEÑOR DE SU IGLESIA (12-15)
2 EL SEÑOR QUE LLAMA CONFORME A SU PALABRA (16-18)
3 NO HAY EXCUSAS ANTE EL SEÑOR (19-21)
INTRODUCCIÓN
Seguimos con esta maravillosa y bendecida carta de Pablo a los Romanos. Hoy terminaremos el capítulo 10.
Después de ver la JUSTICIA DE CRISTO, hoy veremos como Dios Trino, es el Señor del Evangelio, es soberano y a Él le corresponde la potestad para salvar a unos y condenar a otros.
Esta parte, sobretodo los primeros versículos no se podrían entender a la perfección sin enlazarlos con los últimos versículo del sermón pasado.
Y veremos a quienes llama el Señor, y quienes no serán avergonzados, por el llamamiento eficaz por medio de su Palabra, el Evangelio Salvador...
Y nuestros Dios es El Señor de Su iglesia, es el Señor que llama conforme a su Plabra, y por lo tanto quien no es llamado No tendrá excusas ante Él.
Vamos al primer punto:

1. EL SEÑOR DE SU IGLESIA (12-15)

Iglesia (Ekklesia, del verbo ek Kaleo «llamar fuera de»: Asamblea de los que son llamados)
Y el Dios es Señor de toda su Iglesia, y esto implica:
a) El Señor de todos, sin distinción (12)
Romanos 10.12 LBLA
12 Porque no hay distinción entre judío y griego, pues el mismo Señor es Señor de todos, abundando en riquezas para todos los que le invocan;
No hay diferencia, ni estamentos, todos los hijos de Dios, que son su iglesia, son Hijos, iguales ante los ojos de Dios, ya seas de una nación u otra, ya seas judío o gentil.
Gálatas 3.28 LBLA
28 No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús.
En los últimos versículos lo vimos (9-11), los que somos participes por gracia de la justicia de Cristo, somos hechos uno con Él, por lo tanto Dios nos ve justos, no por nuestras obras (que nos condenaría), sino por la justicia y mérito de Cristo.
Y de su iglesia, tanto judíos escogidos, como gentiles escogidos, fuimos salvos por un sólo mediador para llevarnos al Único Dios.
1 Timoteo 2.5 LBLA
5 Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús hombre,
Como decíamos Cristo es la causa y el motivo del amor de Dios hacia nosotros. El es el Centro del Evangelio, El es el Señor de la Iglesia.
Este tema es muy importante de abordar, hoy en día, por el auge de las “iglesias judaizantes”, el dispensacionalismo...
También lo fue muy importante en el contexto de la Carta, porque no hay cristanos de primera o segunda, la naturaleza humana, tu sangre, donde hallas nacido, no te hace mejor o peor cristiano, o un cristianos VIP.
Después de estos últimos capítulos, servía como confrontación a los judíos cristianos que se creían mejores, y a los cristianos gentiles que podían tener un complejo de inferioridad ante sus hermanos judíos. Esto nos vuelve a poner al ser humano en su lugar.
Y cuando decimos que Dios no hace acepción de personas, no lo utilizamos como otros, para decir que Cristo murió por todos, sino para afirmar junto a las escrituras, que Cristo murió por su iglesia, una iglesia de distintas naciones, de distintas etnias y de distintas edades y clases sociales, una iglesia llamada del pecado a la luz, unidos por la sangre de Cristo. Hermanos por Cristo.
b) El Señor de los que invocan su Nombre (13)
Joel 2.32 LBLA
32 Y sucederá que todo aquel que invoque el nombre del Señor será salvo; porque en el monte Sion y en Jerusalén habrá salvación, como ha dicho el Señor, y entre los sobrevivientes estarán los que el Señor llame.
Volvemos a mirar a los versículos 9-11; para ver el versículo 13
Romanos 10.13 LBLA
13 porque: Todo aquel que invoque el nombre del Señor sera salvo.
Dios es el Señor de todo aquel que es capacitado para invocar su Nombre de forma legítima, es decir, por medio de Cristo.
¿Qué significa esto?
Vemos que hay muchos que tienen un celo, pero no conocen a Dios, vemos otros que están haciendo con su celo falso oraciones a ídolos y por otro lado a un dios que no conocen. El versículo escrito aquí, no se refiere por decir Señor sólo de labios, sino saber y entender que es tu Señor y lo que eso implica.
Por lo tanto, es el Señor de su Iglesia, su pueblo escogido antes de la fundación del mundo, su pueblo redimido por Cristo en la Cruz, su pueblo regenerado y llamado para el perdón de los pecados, su pueblo que será glorificado a imagen de Cristo.
Porque no todos los que le dicen Señor son Hijos de la Promesa, Igual que no todo Israel étnico es hijo de la promesa.
Mateo 7.21 LBLA
21 No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
Mateo 27.21 LBLA
21 Y respondiendo, el gobernador les dijo: ¿A cuál de los dos queréis que os suelte? Y ellos respondieron: A Barrabás.
Nadie puede recibir algo, sino se le ha venido del cielo.
Juan 3.27 LBLA
27 Respondió Juan y dijo: Un hombre no puede recibir nada si no le es dado del cielo.
Mateo
Mateo 16.17 LBLA
17 Y Jesús, respondiendo, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.
c) El Señor del que anuncia su Palabra (14-15)
El resumen de esto es:... que estamos, por así decirlo, como mudos, hasta tanto que la promesa de Dios abre nuestra boca para que oremos. El Profeta muestra también este mismo orden diciendo: “Yo les diré: Vosotros sois mi pueblo; y ellos dirán: Tú eres nuestro Dios”. (). Porque no podemos forjarnos un Dios a nuestro capricho. Por eso necesitamos poseer un conocimiento verdadero de El, por medio de su Palabra.
- El escalonamiento que sigue equivale a decir: “Tanto los judíos como los paganos manifiestan, al invocar el nombre de Dios, que creen en El, porque no es posible invocar el nombre de Dios sin antes haberle conocido.
- La fe procede de la Palabra de Dios, y la Palabra de Dios jamás es predicada en parte alguna sin que Dios lo permita y sin haber recibido de su parte un mandato especial para que se haga así.
- Donde existe vocación de Dios, hay fe; y donde hay fe, la simiente de la Palabra ha estado antes, y donde hay predicación allí hay también vocación de Dios. A su vez, donde hay vocación hay también poder y fruto y señal bien clara e indudable del amor divino”.
Como vemos en el versiculo 15
NVI

15 ¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: «¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae buenas nuevas!»

Isaías 52.7 LBLA
7 ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz, del que trae las buenas nuevas de gozo, del que anuncia la salvación, y dice a Sion: Tu Dios reina!
Por lo tanto, nadie puede recibir la Palabra sino es por la misericordia de Dios que nos regenera para creer, primero Nazco, luego creo. La fe salvadora viene por el oir del Evangelio, por la predicación del Evangelio, y Dios envía a a sus siervos, esclavos, para predicar el Evangelio. Por lo tanto, estos enviados son siervos del Señor, y Dios es su Señor.
Entonces, ¿Cómo pueden responder al llamado el ser humano por su propia justicia sino se lo ha concedido Dios? No puede de ningún modo.
Por lo tanto, el Señor que llama por medio de su Palabra.

2. EL SEÑOR QUE LLAMA CONFORME A SU PALABRA (16-18)

a) No todos son llamados eficazmente
BTX 10:16

16 Pero no todos obedecieron al Evangelio, pues Isaías dice: Señor, ¿quién creyó a nuestra predicación?

El ministerio de la predicación del Evangelio es muy lindo, es muy bendecido aunque tiene sus cosas. Y una de esas cosas es ver que la predicación del Evangelio obtiene pocas respuestas positivas.
Pero dejame decirte, que esto no te sea de desánimo, porque es lo más normal que suceda, sólo responderán al llamado general del Evangelio, aquel que ha sido llamado eficazmente por Dios utilizando la predicación de la Palabra, regenerando su corazón y pudiendo responder a este llamado.
Como dice Pablo, basándose en el libro de Isaías:
Isaías 53.1 LBLA
1 ¿Quién ha creído a nuestro mensaje? ¿A quién se ha revelado el brazo del Señor?
Isaías
Por lo tanto, este llamado es eficaz, y viene por el oír su Palabra, por la predicación del Evangelio.
b) El llamado eficaz por el oír su Palabra (17)
Volvamos a la BTX 10:17

17 Así que la fe viene por medio de la predicación, y la predicación, a través de la palabra de Cristo.

El Señor utiliza su Palabra, la predicación de su Evangelio como medio por el que llama. La Salvación viene por Cristo, pero Cristo se rebela por la Sola Escritura.
Es importante tener en alta estima la Palabra de Dios, la reforma volvió a poner en el centro de la Iglesia a las Escrituras para que sean la única autoridad y el medio para predicar el Evangelio, esta es la Palabra de Dios.
Por eso, hoy estamos en muchos sentidos volviendo al tiempo anterior a la reforma, cuando apartamos la Biblia del centro de la iglesia y confiamos en estrategias, métodos de hombres para atraer a personas a la iglesia. En cierto modo, se están formando personas con cierto celo pero sin el verdadero conocimiento
Vemos como Pablo utiliza de nuevo el Evangelio de Cristo, como el único medio de conocer al Señor y ser salvos:
2 Tesalonicenses 2.13–14 LBLA
13 Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad. 14 Y fue para esto que El os llamó mediante nuestro evangelio, para que alcancéis la gloria de nuestro Señor Jesucristo.
Como cristianos, debemos recordar siempre esto, que sin la Palabra de Dios, estaremos perdiendo el norte, el propósito por el cual fuimos llamados, nuestra seña de identidad.
Hebreos 4.12–13 LBLA
12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos; penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón. 13 Y no hay cosa creada oculta a su vista, sino que todas las cosas están al descubierto y desnudas ante los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.
c) Todos fueron llamados (18)
Dios utiliza el medio de la predicación de la Palabra para llamar, y sólo responderan eficazmente, aquellos que fueron llamados eficazmente.
Pero, como dijimos, muchos son los llamados pocos los escogidos. El mundo no tiene excusas, porque o bien lo la Palabra, o bien por la creación tienen la manifestación de Dios.
Aunque todos aquellos que Dios quiere salvar, les llegará la predicación el Evangelio, otros serán llamados pero no pondrán responder eficazmente, y otros no serán llamados por la Predicación del Evangelio pero tampoco tendrán excusas.
- El argumento sería éste: Dios, desde el principio del mundo, ha manifestado su divinidad a los paganos y si bien no lo han hecho por la predicación humana, sí lo ha hecho por el testimonio de sus criaturas; aunque el Evangelio no hubiera sido predicado entre ellos, no obstante, la creación del cielo y de la tierra les hablaba magnificando al Creador.
Hoy más que nunca la Palabra corre por la tierra. Con más motivos podemos decir esto.
Ya el salmista lo expresaba.
Salmo 19.4 LBLA
4 Mas por toda la tierra salió su voz, y hasta los confines del mundo sus palabras. En ellos puso una tienda para el sol,
Y desde la famosa gran comisión el Evangelio ha seguido esparciéndose.
Marcos 16.15 LBLA
15 Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.

3. NO HAY EXCUSAS ANTE EL SEÑOR (19-21)

a) El Israel étnico no tendrá excusas.
El Pueblo judío, le fue dado un trato especial en el antiguo pacto, pero como decimos, no por eso todos eran hijos de la promesa, serían salvos.
Para aquellos que no vieron la justicia de Cristo, y creen en su autojustificación, no tendrán excusas en el día del juicio. Porque en su naturaleza pecaminosa, en su carnalidad, en su estado depravado, al creer en su autojustificación estaban rechazando a Cristo, como la Justicia de Dios, y esto tiene terribles consecuencias.
Eh ahí, la tristeza de Pablo, que humana mente lo tenían todo para creer, los la ley, los profetas y los libros del Antiguo testamento señalaban a un Salvador, y ese salvador es Cristo. Ellos lo tenían en la mano, pero ahí vemos que la salvación no es por obras, no es porque uno quiere, sino porque Dios quiere, salva, llama eficazmente aquellos que quiere salvar para la gloria del Nombre de Dios.
En este versículo 19 Pablo vuelve a las Escrituras, para confrontar a los judíos.
Deuteronomio 32.21 LBLA
21 “Ellos me han provocado a celo con lo que no es Dios; me han irritado con sus ídolos. Yo, pues, los provocaré a celos con los que no son un pueblo; los irritaré con una nación insensata,
Deuteronomio
Esto es del cántico de Moisés ya profetizaba lo que acontecería, el pueblo de Israel sin entendimiento, sin ser regenerado recibirá la ira de Dios. Y su celo sera grande con aquellos que no eran Pueblo.
Oseas 2.23 LBLA
23 La sembraré para mí en la tierra, y tendré compasión de la que no recibió compasión, y diré al que no era mi pueblo: Tú eres mi pueblo, y él dirá: Tú eres mi Dios.
Somos Pueblo por Cristo, Cristo es el objeto del amor de Dios, la Justicia de Dios, por la cual nos identificamos como Hijos de Dios.
1 Pedro 2.10 LBLA
10 pues vosotros en otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios; no habíais recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia.
1 Pedro 2:20
b) Los gentiles tampoco
Dios que salva a los gentiles escogidos
NTV

20 Luego Isaías habló audazmente de parte de Dios y dijo:

«Me encontraron personas que no me buscaban.

Me mostré a los que no preguntaban por mí»

Dios a salvar a gentiles escogidos antes de la fundación del mundo, deja sin excusas aquellos que no son salvados, su ira llegará el día de juicio. Esto también es un mensaje para el pueblo judío escogidos, (que los gentiles escogidos son hermanos y no son diferentes a vosotros) y para los judios que buscan su autojustificación (no sois parte de la Iglesia, de mi pueblo escogido).
Pablo se basa en:
Isaías 65.1–2 LBLA
1 Me dejé buscar por los que no preguntaban por mí; me dejé hallar por los que no me buscaban. Dije: “Heme aquí, heme aquí”, a una nación que no invocaba mi nombre. 2 Extendí mis manos todo el día hacia un pueblo rebelde, que anda por el camino que no es bueno, en pos de sus pensamientos;
Isaías 65
En el versículo 21, Pablo vuelve a dirigirse de nuevo al pueblo de Israel.
A pesar de su rebeldía Dios no los ha destruido, sino que hoy viven muertos espiritualmente para ser juzgado y notorio el poder y la ira de Dios, mostrando su justicia para la gloria de su Nombre.
c) El Señor muestra su justicia y misericordia al fin y al cabo.
Su misericordia, pues por la gracia común, (debemos diferencia con la gracia salvadora), a pesar de los pecados y la corrupción, de la autojustificación y el rechazo a Cristo, permite con vida en este mundo a aquellos que son destinado para ira.
Y su misericordia también, aquí hablamos de gracia salvadora, Dios a su pueblo escogido por medio de Cristo, nos concede toda su misericordia y su gracia salvadora, que a pesar de que en este mundo suframos, viviremos eternamente como Hijos de Dios, y si Hijos también herederos y coherederos con Cristo. Cristo es nuestra justicia, es justicia de Dios para todo el que cree.
Y Dios muestra su justicia también a aquellos que son destinado para perdición, pues en el día del justo Juicio, mostrara su justicia, mostrando su ira, sabiendo que la paga del pecado es la muerte.
Todo esto, para Gloria de Dios.
CONCLUSIÓN
Dios es el Señor del Evangelio, es el Señor de su Iglesia, en la cual no hay distinción entre sus miembros, no hay ricos ni pobres, no hay judios ni gentiles, pues nada de eso te hace diferente a los ojos de Dios.
Lo único que te diferencia de los impíos es Cristo, Cristo aquel que pagó tu deuda y fue justicia de Dios, para que su iglesia podamos ser trasformada de hombres pecadores a su imagen gloriosa.
No eres tu, no es por ti, Es por Cristo, Cristo es el objeto del amor de Dios hacia nosotros. El es el Evangelio, El es la vedad y la vida, El es la Salvación, El es la Cabeza del Verdadero Israel, El es Él Señor, El es el Evangelio.
¡En todo, sólo a Dios la gloria!
Related Media
See more
Related Sermons
See more