Gn 21:22-34 - "Una verdadera vida con propósito"- Serie Génesis No. 43

Génesis  •  Sermon  •  Submitted   •  Presented   •  43:21
0 ratings
· 8,735 views
Files
Notes
Transcript

INTRODUCCIÓN

Cada día nuestro es importante para el Señor. No hay ni un solo día que el Creador no tenga los ojos puestos en sus hijos. Sin embargo, somos los hijos quienes nos cuesta estar siempre en comunión con nuestro Padre. El mundo tiene objetivos y es que estemos cada vez más lejos de Cristo, pero nuestra redención y ser tomados como hijos de Dios ha sido logrado por un acto extraordinario de amor en la cruz. A partir de ese momento, cuando creemos en Jesucristo como sustituto nuestro en la cruz para el perdón de pecados, nosotros somos hechos nuevas criaturas, es la promesa de Dios y él cumple y hace su obra en nosotros. El plan de Dios es que podamos vivir vidas plenas de comunión con Él, verdaderas vidas con propósito. La pregunta para nosotros es ¿pero estaremos viviendo realmente la vida que Dios quiere que vivamos? ¿tenemos los mismos conceptos de santidad, amor, sacrificio, entrega, misericordia, comunión que tiene Dios para nosotros?
Hay pasajes en la Escritura que muchas veces son difíciles de entender o que los pasamos muy rápido. Hoy nos toca uno de estos. Pero este pasaje realmente es extraordinario, porque va a mostrar a un hombre distinto al mundo, un hombre con verdaderos propósitos. Si quieres analizar y reflexionar si estás viviendo una verdadera vida con propósito te invito a abrir tu corazón a Génesis 21:22-34, donde veremos a Abraham como un hombre que ya ha caminado bastante y que ha cometido muchos errores, pero que empieza a ser ese hombre que Dios había estado preparando por mucho tiempo. Y un hombre que Dios utilizaría a través de su simiente para bendecir de forma extraordinaria al mundo.
El tema de hoy es: “Una verdadera vida con propósito” y está basado en Génesis 21:22-34.
Como breve contexto y resumen: Abraham tiene más de 100 años y su esposa Sara más de 90. Han tenido a su hijo Isaac, ya pasó algunos años hasta que fue destetado como dice la Escritura. Abraham en el capítulo 21 tuvo que despedir a su hijo Ismael y a Agar la sierva por problemas que se habían generado a causa de su falta de confianza en Dios. Eso hemos estudiado anteriormente. Sin embargo, un poco antes de eso, Abraham estuvo a punto de perder a Sara cuando un rey llamado Abimelec había puesto los ojos en Sara. Abraham al estar en sus tierras fue llamado por el rey y por temor de perder su vida, Abraham había dicho que Sara es su hermana y no su esposa. Entonces Abimelec quiso tomar a Sara por mujer y Dios en su fidelidad a la promesa que hizo a Abraham, no permitió, sino que habló en sueños y le dijo:
Génesis 20.3 RVR60
3 Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche, y le dijo: He aquí, muerto eres, a causa de la mujer que has tomado, la cual es casada con marido.
Y Abimelec presentó defensa delante del Señor diciendo:
Génesis 20.3–7 RVR60
3 Pero Dios vino a Abimelec en sueños de noche, y le dijo: He aquí, muerto eres, a causa de la mujer que has tomado, la cual es casada con marido.4 Mas Abimelec no se había llegado a ella, y dijo: Señor, ¿matarás también al inocente?5 ¿No me dijo él: Mi hermana es; y ella también dijo: Es mi hermano? Con sencillez de mi corazón y con limpieza de mis manos he hecho esto.6 Y le dijo Dios en sueños: Yo también sé que con integridad de tu corazón has hecho esto; y yo también te detuve de pecar contra mí, y así no te permití que la tocases.7 Ahora, pues, devuelve la mujer a su marido; porque es profeta, y orará por ti, y vivirás. Y si no la devolvieres, sabe que de cierto morirás tú, y todos los tuyos.
De esta manera, Abraham había llevado al rey Abimelec a estar muy cerca de grandes tragedias por su mentira. Abraham que tenía que ser de bendición para todas las familias de la tierra en realidad en ese tiempo no lo estaba siendo, sino que estaba trayendo juicio a muchos. Finalmente Abimelec había devuelto a Sara y reclamando a Abraham el mal hecho a su casa, le dio monedas de plata para restituir el agravio y le dijo que habitase en la tierra que bien le pareciese. Abraham finalmente oró por Abimelec y Dios sanó a la mujer de Abimelec y a todas las mujeres de ese lugar que habían sido castigadas por Dios con el cierre de su matriz.
Entonces tenemos a Abraham viviendo en una tierra de Abimelec, donde ya ha tenido a su pequeño hijo Isaac, y donde las condiciones son difíciles por falta de recursos, la tierra desértica y también por la escasez de agua.
Sin embargo, ya para este punto, Abraham ha aprendido mucho de sus errores, los males causados en su propia vida, y ha visto la promesa de Dios haciéndose realidad al darle a su pequeño hijo Isaac. El comportamiento de Abraham ahora va a ser muy distinto y ojalá el nuestro también lo sea a partir de esta porción de la Escritura.

EXÉGESIS Gn 21:22-34

Una verdadera vida con propósito se refleja en la compañía y bendición de Dios en todo lo que hacemos. Gn 21:22

Después de que Abraham había obedecido a Dios y había permitido que se marchara Agar con su hijo Ismael, ante una situación bastante difícil en al vida de Abraham llegó una situación de confortamiento y fortaleza para su corazón. Esta es la situación que vamos a ver el día de hoy.
Génesis 21.22 RVR60
22 Aconteció en aquel mismo tiempo que habló Abimelec, y Ficol príncipe de su ejército, a Abraham, diciendo: Dios está contigo en todo cuanto haces.
Abimelec es el rey de Gerar, donde casi pierde a su esposa. Abimelec había dado la tierra a Abraham para que habitase donde bien le pareciese y ahora se suscita una visita inesperada. Abimelec y el comandante de su ejército se acercan a este hombre de más de 100 años y le dicen algo extraordinario: “..Dios está contigo en todo cuanto haces..”.
Este es el reconocimiento de un hombre o un rey que ve de forma externa a Abraham y solo puede ver bendiciones en su vida. Esto es increíble, porque Abraham realmente había pasado cosas sorprendentes y difíciles y Dios había estado con él:
Había peleado contra varios reyes y los había vencido (Génesis 14).
Dios le dio abundancia de víveres en tierra de escasez.
Había libertado a su sobrino Lot de destrucción en Sodoma por amor a Abraham.
Lo liberó de las consecuencias de sus malas decisiones cuando estuvo a punto de perder a su esposa 2 veces (y una con el rey Abimelec).
Y Dios le había dado un hijo en su vejez a los 100 años, con su esposa de 90 años y estéril. ¡Realmente Dios bendecía y cuidaba la vida de Abraham! Por supuesto, que como hemos visto anteriormente, Aunque Dios amaba mucho a Abraham, Él no encubría los pecados de Abraham y tampoco sus consecuencias. Sino que estaba trabajando en su vida y Abraham estaba llevando lecciones dolorosas que lo harían cada vez un mejor hombre e hijo.
..Dios está contigo en todo cuanto haces..” - Después de todas las cosas que Abimelec ve en Abraham queda totalmente sorprendido e impactado por la bendición de Dios sobre la vida de este hombre de 100 años.
Abimelec no fue a hablar solo, sino que ha llevado consigo al comandante de su ejército. En otras palabras, lo que busca Abimelec es que haya paz y amistad con Abraham. Sabe que cualquier situación que pueda generarse contra Abraham, va a perder sin lugar a dudas. Abimelec tiene un ejército de hombres valientes y guerreros, pero Abraham tiene al Dios Creador de los Cielos a su favor. Claramente Abimelec sabe cuál sería el resultado de cualquier batalla entre ellos. La evidencia es demasiado grande y busca crear este lazo de amistad o paz con él.
De hecho, las probabilidades de conflictos con Abraham son altas. Están habitando en zonas desérticas donde el agua es un recurso por el cual podrían luchar, no obstante de esto, ya ha pasado experiencias negativas entre Abimelec y Abraham a causa de la mentira de Abraham (diciendo que Sara era su hermana y no su esposa), ya hubo un castigo para toda la casa de Abimelec a causa de intentar tomar a su mujer. Entonces, Abimelec quiere realmente establecer una paz sincera con Abraham y como muestra de esto lo acompaña su general.
Dios realmente estaba con Abraham. Este hombre había cometido muchos errores, pero después de sus grandes desaciertos siempre volvía al Señor.
¡Abraham es tan diferente a nosotros! Nosotros pecamos contra Dios y nos volvemos más rebeldes, Abraham pecaba contra Dios y con todo su pesar, recapacitaba y obedecía. Era un hombre obediente.
Abraham tuvo que alcanzar los 100 años para que los propósitos de Dios se vayan cumpliendo y manifestando de forma muy grande en su vida. No sé cuántos años tienes, tal vez ya eres una persona mayor, pero el Señor tiene propósitos especiales para tu vida. No digas que ya eres mayor o que ya has hecho mucho o poco en tu juventud. Dios manifiesta una bendición preciosa en un hombre de 100 años, y un hombre que recién está empezando a disfrutar de las bendiciones de Dios. Si eres mayor o joven, quien quiera que seas, tienes que saber que hay propósitos para los hijos e hijas de Dios y que también puede llegar el día en que se diga sobre tu vida: “..Dios está contigo en todo cuanto haces..”. Esto es una lucha constante de todos los días, es la batalla de la fe. Quien quiera que seas y la edad que tengas o lo que hayas hecho con tu vida anteriormente, tal vez no has comenzado a vivir los propósitos verdaderos del Dios de los cielos, pero hoy puede ser distinto.
Una verdadera vida con propósito se refleja en la compañía y bendición de Dios en todo lo que hacemos. En la vida de Abraham esto ya es algo evidente y la gente reconoce a Dios a través del testimonio de Abraham. Se nota con solo mirar a Abraham que Dios está acompañando a este hombre y que Dios tiene propósitos para con él y a través de él para con el mundo entero. Esta es la vida del creyente, siempre en compañía y bendición de Dios en todo lo que hacemos. Pero también podemos ver en el texto el siguiente punto:

Una verdadera vida con propósito se refleja en ser de bendición para otras personas. Gn 21:23-24

Génesis 21.23 RVR60
23 Ahora, pues, júrame aquí por Dios, que no faltarás a mí, ni a mi hijo ni a mi nieto, sino que conforme a la bondad que yo hice contigo, harás tú conmigo, y con la tierra en donde has morado.
Este versículo revela un poquito más la preocupación de Abimelec sobre la situación que podría generarse de guerra o problemas con Abraham a causa de la tierra o recursos. Abimelec sabe que Dios está con Abraham y lo que hace es pedirle que no vaya a estar en contra de él o su reino, ni siquiera más allá de su vida, y sus descendencias, es decir, sus hijos y nietos.
Abimelec había mostrado bondad con Abraham anteriormente, cuando a pesar del mal que su mentira le había hecho y el juicio que Dios había traído a la vida del rey y su familia, a pesar de ello Abimelec le había dicho que se asentara cerca a él en cualquier lugar que quisiera.
Abraham está en una situación mucho mejor que Abimelec. Abraham ha crecido mucho, ha vencido ya varios reyes con su gente al liberar a Lot, claramente tiene un favor de Dios y probablemente Abimelec está pensando que todo eso puede irse en contra. Pero aunque Abraham podría tomar la vida de Abimelec y tener más recursos, más tierra y más agua, Abraham ya ha aprendido valiosas lecciones, que sin Dios y sin Su Voluntad, él ya no hará más nada. Abraham prefiere estar en el lugar desértico con el Señor que actuar nuevamente sin Él.
..sino que conforme a la bondad que yo hice contigo, harás tú conmigo, y con la tierra en donde has morado”. - Este es un hombre que aunque en su posición de rey, y sabiendo las condiciones adversas, está pidiendo realmente misericordia y consecuencia de Abraham y va a encontrarlo.
Génesis 21.24 RVR60
24 Y respondió Abraham: Yo juraré.
La respuesta de Abraham va hacia traer tranquilidad al corazón de este rey y su comandante. Abraham no es un hombre de guerra, pero hace un pacto diciendo que actuará en bondad a la casa de Abimelec y a sus generaciones. Entonces Abimelec puede estar ahora muy tranquilo.
Abraham había tenido serias oportunidades para ser de bendición a muchas personas y no lo había sido. Dios le había dado ese privilegio:
Génesis 12.3 RVR60
3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.
Y aunque el significado más grande de esto o el cumplimiento cabal está en relación a su simiente, es decir, Cristo que salvaría al mundo, Abraham no había sido realmente de bendición para la casa de Faraón al causar grandes tragedias por su mentira y no había sido realmente de bendición para Abimelec cuando Dios lo castigó por estar a punto de tomar a la mujer de Abraham a causa de su mentira. Pero ahora, Abraham quien ha aprendido ya mucho sobre el caminar con el Señor, en esta ocasión ya no quiere cometer más errores y no actuará sin Dios.
Nuevamente DIAPOSITIVA.
Génesis 21.24 RVR60
24 Y respondió Abraham: Yo juraré.
"..Yo juraré” - Es la respuesta de compromiso de Abraham a ser por fin realmente de bendición para Abimelec. Abraham tiene ahora una vida con propósito, es un hombre obediente, y ha visto el cumplimiento de la fidelidad de Dios y lo tiene en los brazos. Dios ha cumplido con todas las promesas a Abraham, dándole una descendencia en Isaac y ha visto la fidelidad de Dios y ahora en esta ocasión, no quiere ser tropiezo para Abimelec sino que será de bendición para la casa de este rey.
A veces nosotros creemos ser tan espirituales o asistir a la iglesia, al culto y tenemos serios conflictos con otras personas. Y muchas veces somos de tropiezo y les alejamos del Señor en vez de acercarles. Puede ser esto con personas fuera de tu casa o con las mismas personas que más amas dentro de tu casa. Y muchas veces entendemos hasta mal lo que es ser de bendición y tratamos de agradar al mundo. Ser de bendición para otros no quiere decir que les vas a caer bien a todas las personas. No es eso ser de bendición. De hecho, muchos van a estar contra tuya si eres cristiano. Si te opones al aborto, matrimonio homosexual, a todo acto pecaminoso, seguro que vas a tener a muchas personas en contra o vas a perder buen número de amigos. Ser bendición a los demás no quiere decir caerles bien a los demás, sino que en los lugares de oscuridad y tinieblas, uno puede ser de bendición siendo un faro de luz, que alumbra a Cristo, así como también buscando la paz con otras personas, muchas veces renunciando a las heridas del pasado, dejando en las manos de Dios el dolor ocasionado, y buscando realmente bendecirles y alumbrarles con la luz que es Cristo.
Abraham recibe un pedido de parte de una persona que no conoce a Dios de forma personal como él lo conoce o como nosotros lo conocemos. Pero Abraham acepta la petición puesto que es Dios a Quién él sirve. Abraham es ahora un servidor de los hombres porque entiende que los propósitos de Dios es que él sea de bendición para las familias de la tierra. Así como Dios nos bendice para que nosotros seamos de bendición a otros.
El primer punto que hemos visto es: “Una verdadera vida con propósito se refleja en la compañía y bendición de Dios en todo lo que hacemos” y también hemos visto que: “Una verdadera vida con propósito se refleja en ser de bendición para otras personas”.
Lo siguiente que encontramos en la Escritura es que:

En una verdadera vida con propósito los tiempos son de Dios, mientras nosotros esperamos en Él. Gn 21:25-32.

Génesis 21.25 RVR60
25 Y Abraham reconvino a Abimelec a causa de un pozo de agua, que los siervos de Abimelec le habían quitado.
Hubo un tiempo atrás que Abraham estaba en una situación muy desfavorable respecto a Abimelec. Aunque no podemos precisar hace cuánto había sucedido ese incidente, los siervos de Abimelec habían quitado un pozo de agua a Abraham. Esto fue una pérdida dura para Abraham, quien en las condiciones desérticas del lugar, había realizado esfuerzos para tener acceso al agua para su familia, siervos y animales, y había cavado y construido ese pozo. Sin embargo, todo esto parece indicar que de forma violenta Abraham había perdido el pozo por causa de los siervos de Abimelec.
Abraham podía haber luchado por ese recurso. Aunque Abimelec tiene un ejército y un comandante de su ejército, Abraham podría haber tomado a su gente y así como había vencido a otros reyes que oprimían a Lot, también podría haber intentado recuperar su pozo. Él ya era anciano pero tenía muchos siervos, así como bienes, sin embargo, Abraham no había tomado ese camino y había simplemente aceptado que se lo quitaran.
¿Cuántos de nosotros en nombre de la justicia ya hubiésemos iniciado una guerra para recuperar lo que es nuestro? y ¿cuántos de nosotros hubiésemos dicho: no voy a hacer nada, tan solo esperar en el Señor?
Esto llama grandemente nuestra atención. ¿Cuántos de nosotros no hubiésemos reaccionado de forma violenta ante una injusticia como esa? ¿Cuántos de nosotros no hemos reaccionado con fuerza cuando nos causaron algún daño? ¡Qué difícil es permanecer sin hacer nada, y tan solo esperar en el Señor, que Él pueda resolver los temas o conflictos de abuso hacia nosotros!
Abraham había sufrido un abuso de parte de los siervos de Abimelec y esto ciertamente es muy triste, porque Abraham tiene 100 años, y sufre esa agresión de parte de extraños quienes no tienen ninguna consideración por él ni su familia.
Génesis 21.26 RVR60
26 Y respondió Abimelec: No sé quién haya hecho esto, ni tampoco tú me lo hiciste saber, ni yo lo he oído hasta hoy.
Abimelec declara que no sabía de lo acontecido. Probablemente sea cierto y haya sido abuso de los siervos de este rey contra quienes Abraham habría preferido no hacer nada por no causar problemas que lo lleven a abandonar nuevamente la tierra donde se acababa de asentar.
Cuántas injusticias hemos recibido nosotros de terceras personas y a veces simplemente hemos tenido que callar por no hacer más problemas. Pero estas injusticias nunca son pasadas por alto ante los ojos del Señor. Esperar en el Señor requiere de fe para saber que la situación estará mucho mejor en sus manos y en Su Voluntad que en las nuestras.
Génesis 21.27–30 RVR60
27 Y tomó Abraham ovejas y vacas, y dio a Abimelec; e hicieron ambos pacto.28 Entonces puso Abraham siete corderas del rebaño aparte.29 Y dijo Abimelec a Abraham: ¿Qué significan esas siete corderas que has puesto aparte?30 Y él respondió: Que estas siete corderas tomarás de mi mano, para que me sirvan de testimonio de que yo cavé este pozo.
Abraham busca sellar el acuerdo o el pacto de una forma legal, donde ofrecía siete ovejas a Abimelec representando el acuerdo por el uso y derecho del pozo que Abraham había construido para el sostenimiento de su familia y sus siervos.
Lo grandioso de todo esto es que Abraham no había utilizado las armas para lograr esto, sino que había esperado tan solo el momento en que Dios pueda restituir sus esfuerzos y derecho al agua. Esta situación no es la astucia de Abraham aprovechando para pedir algo en este acuerdo de paz, sino la mano de Dios obrando en justicia para con Abraham.
Abraham había estado como nómada, es decir, de una tierra para la otra, en busca de pastos y un lugar donde reposar. Había salido de la casa de su padre escuchando la voz de Dios y había encontrado situaciones difíciles de sequía y escasez. Por tanto, ese pozo en sí representaba mucho más que solo agua, representaba su larga caminata y que ahora Abimelec estaría respaldando que no solamente el pozo es de Abraham, sino que tiene derecho de vivir en esta tierra y producirla.
Dios había utilizado una situación como esta para dar descanso a Abraham en sus continuos viajes y ahora tenía un lugar con agua donde habitar.
Si Abraham no hubiese esperado en Dios como en anteriores ocasiones seguro que los problemas no hubiesen tardado en llegar, pero Abraham ha aprendido tanto, que ya no está dispuesto a obrar o pelear sino a esperar en Dios ¡y hay tanto en este que debemos aprender! El Creador responde a quienes esperan en Él. Actúa como juez soberano del Universo, y otorga su gracia y obra a través de sus veredictos en el tiempo que es perfecto. Tan solo nosotros debemos esperar en Él.
Génesis 21.31–32 RVR60
31 Por esto llamó a aquel lugar Beerseba; porque allí juraron ambos.32 Así hicieron pacto en Beerseba; y se levantó Abimelec, y Ficol príncipe de su ejército, y volvieron a tierra de los filisteos.
Beerseba quiere decir “pozo de los siete” o “pozo del juramento”. Es difícil precisar cuál es el más acertado porque las palabra “siete” y “juramento” tienen raíces similares en hebreo. Sin embargo, lo importante es que aquel pozo que había sido una situación de discordia y potencialmente el inicio de una nueva guerra ahora es una restitución a un hombre que es bendecido por Dios en todo lo que hace.
Abimelec y Ficol (comandante del ejército del rey) han logrado ya su objetivo, tienen tranquilidad sabiendo que Abraham, quien está acompañado de Dios en todo cuanto hace, no será enemigo de ellos, sino que honrará su pacto en su generación y en la de sus nietos.
Abimelec había ido con el comandante del ejército como testigo y consejero de una situación que podía convertirse en tensa y delicada, pero ante un siervo de Dios que ahora entiende mucho mejor qué es “bendecir” a todas las familias de la tierra, se retiran a sus tierras con absoluta tranquilidad. Mientras Dios se encargó de restituir el derecho, esfuerzo y sobre todo garantizar el suministro de agua para que Abraham continúe viviendo en ese lugar ya que Dios tiene propósitos para con él.
En una verdadera vida con propósito los tiempos son de Dios, mientras nosotros esperamos en Él. Finalmente esta historia termina con algo que no podría haber estado fuera de una verdadera vida con propósito:

Una verdadera vida con propósito siempre te llevará a adorar al Señor por su misericordia y fidelidad. Gn 21:33-34

Génesis 21.33 RVR60
33 Y plantó Abraham un árbol tamarisco en Beerseba, e invocó allí el nombre de Jehová Dios eterno.
Abraham no puede esperar para hacer lo que realmente es bueno y necesario hacer. Lo ha demostrado en anteriores ocasiones cuando armaba un altar a Dios al llegar a un lugar. Esta ocasión es algo distinto. Ya había estado en este lugar anteriormente y Dios había restituido una injusticia hecha con su persona, mostrando su misericordia y fidelidad.
Un árbol tamarisco es un árbol propio de un lugar desértico, que rápidamente crece y a veces llega a formar un pequeño bosque con sus troncos altos. Para Abraham es un recordatorio de la gracia de Dios, pues ahora se le ha devuelto el pozo de agua y hay condiciones para habitar en esa tierra desértica.
..e invocó allí el nombre de Jehová Dios eterno.” - Abraham adora al Señor. Su gratitud para con Dios se manifiesta en adoración en el lugar donde está. ¡Cuán importante es la adoración al Señor por la misericordia que recibimos de Él todos los días!.
Su hijo Isaac es un niño, pero con seguridad va a aprender desde muy pequeño que su padre es un adorador del Dios Vivo y Verdadero, de Dios quien tiene propósitos tan especiales para ellos.
Ojalá que nuestros hijos y las personas que nos rodeen sepan que nosotros también somos adoradores de Cristo y que nos rendimos un día a Él y que a partir de ese momento nuestra vida cambió por completo y que ahora tenemos una verdadera vida con propósitos.
Génesis 21.34 RVR60
34 Y moró Abraham en tierra de los filisteos muchos días.
A través de esta paz y acuerdo con Abimelec, Abraham pudo establecerse en esta tierra y estuvo muchos días en esa tierra.
Esa tierra no solo va a ser el lugar donde habitará Abraham, sino también lo hará buen tiempo Isaac.
Fue tan extraordinaria la actitud de adoración de Abraham en este lugar, que muchos años después su nieto, Jacob, estará adorando en este mismo lugar y rindiéndose a Dios en este mismo lugar donde adoró Abraham.
¡Que importante es ser adoradores de Dios para que nuestros hijos y nietos también lo sean!

MEDITEMOS EN LA PALABRA

Llega el momento de que podamos tomar decisiones en nuestra vida. Podemos seguir como antes o podemos dejar que Dios obre en nuestra vida y haga cambios necesarios para la Gloria de Su Nombre.

Una verdadera vida con propósito se refleja en la compañía y bendición de Dios en todo lo que hacemos.

¿Estás caminando con Dios? ¿Realmente sientes que Él está bendiciendo todo lo que haces? ¿Hay cosas que nos avergüenzan delante del Señor, cosas que hacemos todos los días, o cosas en la que no glorificamos su Nombre? Esas cosas se llaman “pecado” y no corresponden a vidas con propósitos, con verdaderos propósitos en el Señor.
Abraham había cometido muchos errores, pero gozaba de la gracia del Señor. Esta es la misma gracia que tú y yo gozamos. La única diferencia es que Abraham al final expresaba todo con obediencia. ¿Crees que podríamos hacer lo mismo tú y yo?
¿Has estado viviendo verdaderas vidas con propósitos? ¿En tu vida está en primer lugar darle la Gloria a Jesucristo y vivir honrando Su Palabra?
Salmo 16.7 RVR60
7 Bendeciré a Jehová que me aconseja; Aun en las noches me enseña mi conciencia.
Caminemos con el Señor y que esto se refleje en nuestros actos y obras. Estemos al lado de Su Palabra, meditando todos los días en ella. Él nos enseña, nos instruye para que nuestras vidas realmente sean vidas con verdaderos propósitos. Ojalá se diga de muchos, ojalá de todos se empiece a decir: “Dios está contigo en todo cuanto haces”.

Una verdadera vida con propósito se refleja en ser de bendición para otras personas.

No seamos más de tropiezo para otras personas, si hemos recibido la bendición de Dios de ser sus hijos, entonces seamos bendición para otros.
Hablemos de Cristo, hablemos de la salvación que hay en Jesucristo, esta es la forma más extraordinaria de ser bendición para otros. Cuando haces esto les estás alcanzando al reino eterno y librando de la terrible condenación eterna que recibirán los pecadores no arrepentidos. Puedes hacer mucho presentándoles a Jesucristo para perdón de sus pecados.
Seamos misericordiosos y respondamos a los ruegos de terceras personas que requieren de nuestra ayuda o misericordia. Abraham hizo esto con Abimelec. Por supuesto, que hablamos de las peticiones que no sean pecaminosas o que estén contra el Señor. Pero esfuérzate para que terceras personas realmente lleguen a conocer a DIOS a través tuyo y de tus obras.
1 Pedro 3.8–9 RVR60
8 Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables;9 no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.

En una verdadera vida con propósito los tiempos son de Dios, mientras nosotros esperamos en Él.

No busques revancha por tu propia cuenta. Con seguridad que has recibido abusos así como Abraham había perdido el pozo que había cavado. Pero su hijo Isaac estaba mirando a su padre y Abraham realmente ya no quería ser de tropiezo como antes. Deja en las manos del Señor todas las partes de tu vida, aún en las que se han cometido injusticias. No significa esto que no te preocupes por ellas, o no las reclames, sino que en lo que vayas a hacer no pases la línea de no glorificar a Dios con tus actos. Pon tu fe en el Señor y Él responderá a su tiempo:
Salmo 46.10a RVR60
10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.
Espera en el Señor, no devuelvas mal por mal. Hay algo que el Señor te pide hacer con los que abusan de ti:
Lucas 6.27–28 RVR60
27 Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; 28 bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian.
Espera en el Señor, Él restituye al agraviado, no lo deshonres con tus propias batallas. Ora por esa situación que te preocupa, deja todo en sus manos.

Una verdadera vida con propósito siempre te llevará a adorar al Señor por su misericordia y fidelidad.

Finalmente, todas las aplicaciones nos conducen a reconocer al Señor en nuestras vidas. Él es digno de adoración. Eso no es negociable. Sus obras en nuestras vidas y en la creación están gritando que debemos adorar al Señor. Abraham lo hizo. Esto es lo más extraordinario de Abraham, siempre terminaba reflexionando sobre lo que hacía y obedecía y adoraba.
¿Eres un adorador de Dios?
Salmo 63.1 RVR60
1 Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas,
En conclusión: Una verdadera con propósitos divinos, tiene la compañía y bendición de Dios en todo lo que hace, bendice a otras personas, espera en el Señor y sus tiempos y adora continuamente a Dios.
¿Te gustaría tener una vida con propósito? Esa respuesta es tan solo tuya. Vamos a orar.
Related Media
See more
Related Sermons
See more