LÁZARO 7 (2)

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 33 views
Notes
Transcript

LA CONFESIÓN QUE VALE UN TIQUETE AL CIELO

La semana pasada quedamos:
Despúes de 4 días Jesús llegó a Betania y Lázaro había muerto. al encuentro le sale Marta y se dio este diálogo:
Juan 11:23–24 RVR60
Jesús le dijo: Tu hermano resucitará.Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero.
Texto exposititivo del día de hoy: JN. 11:25-27

BODY

Jesús Promete Resucitar a los Suyos.
Juan 11:25–26 RVR60
Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?
Jesús tratando llevar a Marta más allá de la resurrección final que todos los creyentes conocemos, le Dice: “Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida”
El enfoque de Marta estaba en el final de los tiempos, pero el tiempo no es obstáculo para Aquel que tiene el poder de la resurrección y la vida:
Juan 5:21 (RVR60)
Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida.
Cuando Jesús afirmó su igualdad con Dios, afirmó también que tenía poder paralelo con Él para levantar muertos, como el Padre los levanta y les da vida. La Biblia enseña que solo Dios tiene el poder de dar vida a los muertos
1 Sam. 2:6 “Jehová mata, y él da vida”
Jesús tiene el mismo poder del Padre, Jesucristo es capaz de levantar a quienes están físicamente muertos:
Juan 6:39 RVR60
Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero.
Jesús levantará a los muertos en la resurrección futura de la que hablaba Marta. Pero también iba a resucitar a su hermano inmediatamente. El Señor la llamó a confiar en Él como el único que tiene poder sobre la muerte.
Las dos siguientes declaraciones de Jesús no son redundantes: v26 “El que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente”. Estas enseñan dos verdades separadas, aunque relacionadas. El que cree en Jesús aunque esté muerto físicamente, vivirá porque Él lo levantará en el día postrero:
Juan 6:44 “yo(Jesús) le resucitaré en el día postrero”
v26.Y como todo aquel que vive y cree en Él tiene vida eterna:
Juan 3:36 RVR60
El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.
Al creer en Jesús como lo enseña la Biblia,no morirá eternamente en lo espiritual:
Juan 8:51 “De cierto, de cierto os digo, que el que guarda mi palabra, nunca verá muerte.
“nunca verá muerte” El resultado de atender a la enseñanza de Jesús y de seguirlo es la vida eterna.
“guarda mi palabra” Guardar la palabra de Jesús significa escuchar sus palabras y obedecerlas. Cuando Jesús dice que el que la guarda no morirá, se refiere a la muerte espiritual, no a la física. Sin embargo, incluso la muerte física al final se vencerá. Los que siguen a Cristo resucitarán para vivir eternamente con Él.
La muerte física no puede extinguir la vida eterna. De aquí que quien confíe en Cristo pueda decir :
1 Co. 15:55 “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?”
Con esta metáfora el apóstol dice implícitamente que la muerte dejó su aguijón en Cristo, como la abeja deja el suyo en su víctima. Cristo llevó todo el aguijón de la muerte con el fin de que nosotros no tuviéramos que sufrirlo para nada.
Para completar el pensamiento, Pablo les recuerda con el siguiente versículo:
1 Corintios 15:56 (RVR60)
ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley.
“que el aguijón de la muerte es el pecado”. El daño que la muerte causa es consecuencia del pecado; en realidad, la muerte misma es causada por el pecado.
Ro. 5:12 “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron”
Solo donde hay pecado puede la muerte descargar su golpe mortal. Allí donde ha sido eliminado el pecado la muerte solo puede interrumpir la vida terrenal y abrir la puerta para la celestial. Eso es lo que Cristo ha hecho por todos los que confían en Él.
1 Jn. 2:12 “Vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre”
La muerte no ha desaparecido, pero su aguijón, el pecado, sí ha quedado neutralizado.
Ro. 5:17 “Pues si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia”
En el Libro de Génesis, Satanás parece ser el triunfador en el jardín de Edén, y cuando Jesús murió en la cruz. Pero Dios cambió la aparente victoria de Satanás en fracaso, cuando Cristo resucitó de la muerte:
Colosenses 2:15 (RVR60)
y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.
El lenguaje utilizado en este pasaje de COLOSENSES permite imaginar la escena de un general romano después de haber obtenido la victoria, exhibiendo en un desfile público los cautivos que acaba de derrotar a todo lo largo de las calles de Roma. La victoria de Cristo en la cruz despojó por completo a Satanás de todo su poder y acabó con los planes demoníacos cuyo fin es detener su obra redentora:
Hebreos 2:14 “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo”.
Desde entonces la muerte ha dejado de ser una fuente de temor. Cristo la venció y un día lo haremos también. La muerte ha sido vencida y nuestra esperanza va más allá de la tumba.Cuando somos de Dios, no tenemos por qué temer a la muerte, porque sabemos que esa es la única puerta de entrada a la vida eterna.
Por eso Jesús le contesta y le termina lanzando un reto a Marta y a usted también:
Juan 11:25–26 (RVR60)
Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.
Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?
“Crees esto” Con el reto de Jesús a Marta —¿Crees esto?—, no le estaba preguntando si creía que estaba a punto de resucitar a su hermano. El Señor la estaba llamando personalmente a creer que solo Él era la fuente del poder de la resurrección y la vida eterna.
Creer “esto”, es creer lo que Él dice de sí mismo; luego, es creer “en Él”. Una cosa es oír, razonar y argumentar sobre algo; otra bien diferente es creerlo, aceptarlo, confiar en ello.Dado su amor infinito por el alma de Marta, Jesús le señaló la única fuente de la vida espiritual y bienestar: Él.
“Crees esto” Cristo demanda una confesión sobre esta vida a Marta: “¿Crees esto?” Al formularla a modo de pregunta exige necesariamente una respuesta. La Biblia dice:
Prov.18:21 “La muerte y la vida están en poder de la lengua
Las palabras sobre la vida eterna y la fe en Él no es un mero discurso religioso o filosófico sino un llamamiento determinante a la fe. De otro modo, el Señor le dice que puede dar vida eterna y que la da a quien crea; éste no perecerá jamás; ¿Crees esto?
Resumiendo hasta el momento: Jesús tiene poder sobre la vida y la muerte, así como para perdonar pecados. Esto se debe a que Él es el Creador de la vida:
Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.
Aquel que es la vida sin duda puede restaurar la vida. Todo aquel que cree en Cristo tiene una vida espiritual que la muerte no conquistará ni disminuirá de manera alguna. Cuando logramos comprender su poder y hasta qué punto es verdaderamente maravillosa la oferta que nos hace, ¡cómo hemos de hacer otra cosa que no sea entregar nuestras vidas a Él! Para quienes creemos, qué maravillosa es la seguridad y la certeza que tenemos:
Juan 4:19 “Porque yo vivo, vosotros también viviréis”
Hb. 6:18 “es imposible que Dios mienta”
2. La Única Confesión que lleva al Cielo.
Juan 11:27 (RVR60)
27 Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.
“Le dijo” Le dijo Su confesión al oír la palabras de Jesús. Y oír ñas palabras de Jesús es oír la Biblia. Jesús expone la Verdad y el hombre debe decidir. Marta expresa la razón misma por la que Juan escribió este Evangelio inspirado:
Juan 20:31 RVR60
31 Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre.
Marta debía decidir si confesar-Juan explica que se escribió el Evangelio para que la gente confiese a Cristo como Señor y Salvador.Le pasó igual a Pedro,veamos su confesión:
Mateo 16:15 RVR60
15 El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
Mateo 16:16 RVR60
16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
d
Marta respondió a la pregunta de Jesús con una auténtica confesión de fe en Su Persona. En comparación con el testimonio del apóstol Pedro, hecho en nombre de los otros discípulos, este es, en cierto modo, más completo.
“ἐγὼ πεπίστευκα”, “yo he creído” La fe de Marta no era de aquel tiempo, el imperfecto de indicativo ἐγὼ πεπίστευκα, yo he creído, habla de algo que tuvo lugar ya en el tiempo pasado y que ha sido algo completo. Era una fe depositada en Jesús tiempo atrás.
ὅτι σὺ εἶ ὁ Χριστὸς ὁ Υἱὸς τοῦ Θεοῦ”. “tú eres el Cristo, el Hijo de Dios” :
La primera manifestación de la fe de Marta era que Jesús no era un hombre o un profeta, sino el Hijo de Dios. Posiblemente le faltaba mucho para comprender la plena dimensión de Aquel que hablaba con ella, e incluso de la misión que le había sido encomendada, pero, su fe es firme. Cree que Jesús es el Mesías prometido. Ante la oposición de los líderes religiosos, ella mantiene firme lo que para ella es Jesús, el Cristo de Dios. Pero junto con la aceptación de Su mesianismo, está también la vinculación con el Padre, al reconocerlo como el Hijo de Dios. Necesariamente creía que Jesús tenía una relación especial con Dios. Acababa de decirle que no dudaba que cuanto pidiera a Dios le sería otorgado, esto superaba ya a cualquier otro hombre en la historia de Israel, incluidos los profetas.
“ὁ εἰς τὸν κόσμον ἐρχόμενος”
“que has venido al mundo”.
Marta creía que Jesús era el Libertador que Israel esperaba. Sin duda comprendería más tarde la dimensión de Su libertad, que no tenía que ver tanto con asuntos políticos, sino con quienes estando esclavizados por el pecado, podían ser hechos libres por Él:
Juan 8:36 RVR60
36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

CONCLUSIÓN

Texto Principal Expositivo:
Jn. 11:25-27
A Marta se le conoce especialmente por haber estado demasiado ocupada para sentarse a hablar con Jesús (Lucas 10). Pero aquí la vemos como una mujer de gran fe. Su declaración es exactamente la respuesta que desea Jesús de nosotros.
¿Crees esto?
ILUSTRACCIÓN
Related Media
See more
Related Sermons
See more