Jesus nuestro Reposo

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 32 views
Notes
Transcript

Introducción

Hebreos 4:1–2 RVR60
1 Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.2 Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.
La epístola de los hebreos es una carta muy interesante
El estudiar esta epístola conlleva ciertos retos interpretativos que son desafiantes
Uno de los mas grandes desafíos es el hecho que no sabemos con exactitud quien es el autor de esta epístola
Muchos sugieren que fue el apóstol Pablo, otros proponen que fue Apolos o hasta el apóstol Pedro.
Sin embargo nadie puede decir con exactitud quien es escribió esta epístola.
De lo que no queda absolutamente duda, es el hecho de que quien escribió esta carta, lo hizo bajo la
INSPIRACIÓN DEL ESPÍRITU SANTO
Es una carta que Exalta a Cristo
En cada palabra, oración y párrafo
La Gloria de Cristo esta plasmada
y mi deseo en esta tarde es que podamos contemplar esa
Gloria tan INCOMPARABLE
también es importante mencionar que en toda la epístola no se hay referencias a los gentiles.
De manera que podemos deducir que esta epístola fue dirigida a una congregación compuesta mayormente por judíos.
Ademas de que hay un gran numero de referencias a la ley, a las costumbres judías
De manera que el autor sabia que su audiencia era mayormente judía.
Y el autor hace referencia a uno de los momentos mas trágicos en la historia del Pueblo de Israel
Hebreos 3:7–11 RVR60
7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, 8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, 9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años. 10 A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos. 11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo.
Aquel momento en que el Pueblo dudo de Dios en el desierto y cita las palabras del Salmo 95 que de igual manera hace referencia a este momento tan trágico
Salmo 95:7–11 RVR60
7 Porque él es nuestro Dios; Nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. Si oyereis hoy su voz, 8 No endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, Como en el día de Masah en el desierto, 9 Donde me tentaron vuestros padres, Me probaron, y vieron mis obras. 10 Cuarenta años estuve disgustado con la nación, Y dije: Pueblo es que divaga de corazón, Y no han conocido mis caminos. 11 Por tanto, juré en mi furor Que no entrarían en mi reposo.
Estas son palabras muy FUERTES,
y son una ADVERTENCIA muy Grande para la audiencia de esta epístola como también para cada uno de nosotros
La historia a la cual alude el autor de Hebreos y el salmista ocurrió durante el Éxodo
Cuando Dios liberó a su pueblo de la Esclavitud de Egipto
El pueblo fue testigo del Glorioso poder de Dios
Como Moisés proclamo en
Deuteronomio 26:8 RVR60
8 y Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, y con señales y con milagros;
El pueblo vio las plagas que Dios derramo en Egipto, fue testigo de como se abrió el mar ante ellos y pasaron al otro lado en seco,
El pueblo fue testigo de como el faraón junto con todo su ejercito que les perseguía se ahogaron el mar.
Una columna de nube les guardaba del intenso calor durante el día y una columna de fuego les alumbraba durante las frías noches
Sin embargo, A pesar de todo esto, el pueblo no paraba de “QUEJARSE Y MURMURAR”
En Exodo 16 el pueblo se queja contra Dios por hambre
Éxodo 16:3 RVR60
3 y les decían los hijos de Israel: Ojalá hubiéramos muerto por mano de Jehová en la tierra de Egipto, cuando nos sentábamos a las ollas de carne, cuando comíamos pan hasta saciarnos; pues nos habéis sacado a este desierto para matar de hambre a toda esta multitud.
Y Dios en su misericordia les manda Mana del cielo (pan del cielo)
Salmo 103:8 RVR60
8 Misericordioso y clemente es Jehová; Lento para la ira, y grande en misericordia.
Pero el pueblo era REBELDE y continuo Murmurando contra Dios
“...y los hijos de Israel también volvieron a llorar y dijeron: !!Quién nos diera a comer carne!
5 Nos acordamos del pescado que comíamos en Egipto de balde, de los pepinos, los melones, los puerros, las cebollas y los ajos;
6 y ahora nuestra alma se seca; pues nada sino este maná ven nuestros ojos” (Números 11:4-6)
Eran esclavos en Egipto, eran oprimidos y los hacían servir con dureza
Y su INCREDULIDAD es tan grande que son incapaces de ser agradecidos con todo lo que Dios les ha dado
Y Dios en su paciencia les envía Codornices para comer
Éxodo 16:11–13 RVR60
11 Y Jehová habló a Moisés, diciendo: 12 Yo he oído las murmuraciones de los hijos de Israel; háblales, diciendo: Al caer la tarde comeréis carne, y por la mañana os saciaréis de pan, y sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios. 13 Y venida la tarde, subieron codornices que cubrieron el campamento; y por la mañana descendió rocío en derredor del campamento.
Y el pueblo no cesaba de altercar contra Dios,
En
Exodo 17:1-7 Al pueblo le da sed y comienzan a murmurar contra Moisés.
Éxodo 17:3 RVR60
3 Así que el pueblo tuvo allí sed, y murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados?
y el versículo 7 nos dice
Éxodo 17:7 RVR60
7 Y llamó el nombre de aquel lugar Masah y Meriba, por la rencilla de los hijos de Israel, y porque tentaron a Jehová, diciendo: ¿Está, pues, Jehová entre nosotros, o no?
La actitud del pueblo es Lamentable,
Desafiaron a Dios, Levantaban reclamos continuamente
y esta actitud del pueblo se fue intensificando
Hasta que llegamos a un momento Decisivo
Un momento CLAVE en la historia del pueblo
Y es este momento donde el escritor de Hebreos utiliza a lo largo de toda la epístola como un FUERTE ADVERTENCIA para su audiencia y por su puesto para cada uno de nosotros
En su travesía el Pueblo llega a un lugar llamado Cades Barnea
Después de altercar con Dios todo el camino, después de ser
TESTIGOS DE LA GRACIA Y BONDAD DE DIOS
Deuteronomio 1:19–21 RVR60
19 Y salidos de Horeb, anduvimos todo aquel grande y terrible desierto que habéis visto, por el camino del monte del amorreo, como Jehová nuestro Dios nos lo mandó; y llegamos hasta Cades-barnea. 20 Entonces os dije: Habéis llegado al monte del amorreo, el cual Jehová nuestro Dios nos da. 21 Mira, Jehová tu Dios te ha entregado la tierra; sube y toma posesión de ella, como Jehová el Dios de tus padres te ha dicho; no temas ni desmayes.
Cades barnea se encontraba al borde de la tierra prometida
Antes de entrar a Jericó
Dios en su Fidelidad les había llevado hasta la tierra prometida
El reposo del pueblo estaba frente a ellos
En Numeros 13 se narra como se envían 12 espías para reconocer la tierra
Entre los cuales estaba Caleb y Josue
Estos 12 espías regresan y dan testimonio de que en efecto, la tierra que Dios les había prometido es una tierra
Prospera y Fructífera
Números 13:26–28 RVR60
26 Y anduvieron y vinieron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de los hijos de Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron la información a ellos y a toda la congregación, y les mostraron el fruto de la tierra. 27 Y les contaron, diciendo: Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel; y este es el fruto de ella. 28 Mas el pueblo que habita aquella tierra es fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de Anac.
Y después vemos la respuesta del pueblo
Números 14:1–6 RVR60
1 Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche.2 Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramos!3 ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? 4 Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvámonos a Egipto. 5 Entonces Moisés y Aarón se postraron sobre sus rostros delante de toda la multitud de la congregación de los hijos de Israel. 6 Y Josué hijo de Nun y Caleb hijo de Jefone, que eran de los que habían reconocido la tierra, rompieron sus vestidos,
La respuesta de Dios
Números 14:20–30 RVR60
20 Entonces Jehová dijo: Yo lo he perdonado conforme a tu dicho. 21 Mas tan ciertamente como vivo yo, y mi gloria llena toda la tierra, 22 todos los que vieron mi gloria y mis señales que he hecho en Egipto y en el desierto, y me han tentado ya diez veces, y no han oído mi voz, 23 no verán la tierra de la cual juré a sus padres; no, ninguno de los que me han irritado la verá. 24 Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión. 25 Ahora bien, el amalecita y el cananeo habitan en el valle; volveos mañana y salid al desierto, camino del Mar Rojo. 26 Y Jehová habló a Moisés y a Aarón, diciendo: 27 ¿Hasta cuándo oiré esta depravada multitud que murmura contra mí, las querellas de los hijos de Israel, que de mí se quejan? 28 Diles: Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros. 29 En este desierto caerán vuestros cuerpos; todo el número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí. 30 Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun.
Ahora teniendo el contexto de este momento tan LAMENTABLE
Leamos una vez mas
Hebreos 3:7–19 RVR60
7 Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, 8 No endurezcáis vuestros corazones, Como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, 9 Donde me tentaron vuestros padres; me probaron, Y vieron mis obras cuarenta años. 10 A causa de lo cual me disgusté contra esa generación, Y dije: Siempre andan vagando en su corazón, Y no han conocido mis caminos. 11 Por tanto, juré en mi ira: No entrarán en mi reposo. 12 Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; 13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado. 14 Porque somos hechos participantes de Cristo, con tal que retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio, 15 entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación. 16 ¿Quiénes fueron los que, habiendo oído, le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? 17 ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? 18 ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo, sino a aquellos que desobedecieron? 19 Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad.
Y el escritor de Hebreos menciona una y otra vez la palabra reposo
Hebreos 4:1–11 RVR60
1 Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.2 Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron.3 Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo: Por tanto, juré en mi ira, No entrarán en mi reposo; aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo. 4 Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día. 5 Y otra vez aquí: No entrarán en mi reposo. 6 Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia, 7 otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestros corazones. 8 Porque si Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro día. 9 Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios. 10 Porque el que ha entrado en su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas. 11 Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.
Jesús es Superior
A los Ángeles
Cristo es superior a Moisés
Tiene mayor gloria que Moisés
Ofrece un mejor Reposo
Tiene un Mejor Sacerdocio
Es el Mediador de un Mejor Pacto
Jesús es un Mejor sacrificio que los que ofrecía Moisés
Related Media
See more
Related Sermons
See more