VIVIENDO COMO HIJOS DE DIOS. Parte 4

Iglesia celebra la fidelidad de Dios  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 254 views

Necesitamos ver cómo estamos, o dónde estamos en nuestra vida cristiana, para saber si estamos viviendo como hijos de luz, o andamos todavía en tinieblas.

Notes
Transcript

INTRODUCCIÓN.

Seguimos con el estudio del capitulo 5 de la carta del apóstol Pablo a la iglesia en Éfeso.
Hasta ahora hemos estudiado:
El llamado de Dios en Efesios 5:1-2 a imitarle a Él.
Imitarle en la benignidad, la misericordia y el perdón, Características de Dios de acuerdo con Efesios 4: 32.
El llamado a que como hijos amados de Dios andemos en amor, porque Dios es amor.
El llamado de Dios en Efesios 5:3-4 a:
A abstenernos de los vicios egoístas en la conducta: fornicación, inmundicia y avaricia.
A abstenernos de las conductas impropias en el hablar: Palabras deshonestas, necedades, truhanería, porque no convienen.
Luego vimos las razones de estos llamados, que Dios hace a través del apóstol Pablo en los versículos 5-7.
1. Por que ustedes ya saben esto.(V.5a)
2. Por que Dios no tolera el pecado, y el amor pervertido conduce al castigo. Ningún fornicario, inmundo y avaro tienen herencia en el reino de Cristo y de Dios.
3. No se dejen engañar por palabras vanas. Efesios 5:6
Finalmente Pablo en el versículo 7, dice, “No seáis participe con ellos”
A partir de los versículos 8 al 14, Pablo hace énfasis el hecho de imitar a Dios, ya nos ha dicho en el versículo 1, que seamos imitadores de Dios como hijos amados, ahora el enfoque en los versículos 8–14 se centra en nuestra imitación de Dios en términos de vivir en la luz.
La Biblia, habla de Dios como nuestra luz y salvación (Sal. 27:1)
Salmo 27:1 RVR60
1 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?
Jesús dijo que él es la luz del mundo. Juan 8.12
Juan 8:12 RVR60
12 Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.
Por lo tanto, imitar a Dios significa para nosotros los creyente que debe participar de la luz de Dios y reflejarla.
Ahora veamos la enseñanza de Pablo a la iglesia en éfeso:

I. NUESTRA VIDA DEBE ESTABLECER UN CONTRASTE, ENTRE QUIENES ERAMOS ANTES DE SER SALVOS Y QUIENES SOMOS AHORA QUE SOMOS SALVOS.

Efesios 5:8 RVR60
8 Porque en otro tiempo erais tinieblas, mas ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz
Pablo al establecer este contraste, simplemente declara lo que debería ser obvio: una persona que ha sido salvada del pecado debería cortar toda relación con el pecado y vivir como un hijo de Dios redimido y purificado. Para ilustrar ese punto el apóstol emplea las figuras bíblicas comunes de tinieblas y luz.
Ya he enseñado que ambas figuras se deben ver en dos aspectos: Intelectual y moral.
El aspecto intelectual de la luz, representa la verdad, el conocimiento de Dios y su palabra, lo que creemos y hacemos por la palabra de Dios, mientras que el aspecto intelectual de las tinieblas, representa ignorancia y falsedad , el vivir por doctrinas erradas, o simplemente creer algo que no es lo que Dios ha dicho.
El aspecto moral de la luz, representa la santidad, por ende vivir en verdad y en santidad, mientras que el aspecto moral de las tinieblas connota maldad y una vida de pecado.
De ahí que la enseñanza de Pablo es “ustedes en otro tiempo andaban en tiniebla, vivían en tinieblas moral e intelectual, no había otro aspecto en su vida espiritual que no fuese propio de las tinieblas. Eran hijos de oscuridad e “hijos de desobediencia” (Ef. 5:6).
“No eran simples víctimas del sistema de Satanás sino participantes y contribuyentes del mismo”
“No solo estaban en pecado, sino que su naturaleza misma estaba caracterizada por el pecado”.
“Ustedes estaban bajo el control de satanás, por eso hacían sus obras,”
“Ustedes eran merecedores del castigo de Dios, por ser hijos de desobediencia”
“Ustedes eran merecedores del infierno y del castigo eterno”
“Estaban perdidos, abandonados, en su propio pecado”
¡Eso eran ustedes, dice el apóstol Pablo!.
Mas ahora son luz en el Señor. Dios el Padre “nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo” (Col. 1:13),
Colosenses 1:13 RVR60
13 el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo,
Y También Él es quien nos “llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 P. 2:9).
1 Pedro 2:9 RVR60
9 Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;
Espero hermano, que usted esté viendo y leyendo bien el texto, este dice:
“ustedes ahora son luz, deben andar como hijos de luz”v.8
Esto es algo que Jesús había dicho ya:
Mateo 5:14 RVR60
14 Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.
Así que lo que Dios espera es que como sus hijos amados, como hijos de luz, debemos andar en esta vida como Luz.
Mateo 5:16 RVR60
16 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.

II. NUESTRA VIDA DEBE REFLEJAR LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS HIJOS DE LUZ.

Efesios 5:9–10 RVR60
9 (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), 10 comprobando lo que es agradable al Señor.
La vida de los hijos de luz, debe manifestar las características de los hijos de luz que se manifiestan en lo que conocemos como el fruto del Espíritu, que es equivalente en los manuscritos griegos a “el fruto de la luz”.
Las tres características supremas o fruto de nuestro andar como hijos de luz son toda bondad, justicia y verdad.
Estas viene a ser pruebas de que tenemos la fe verdadera, y que tenemos una verdadera relación con el Señor que nos salvó.
La primera es...
A. Toda bondad, (agathōsunē), que se refiere a excelencia moral, a algo que es bueno tanto en naturaleza como en eficacia.
Es una expresión plena y sublime en lo que se hace de manera voluntaria por otros.
Es la misma forma que Pablo utiliza para enseñar a la iglesia en Tesalónica. 1 Tesalonicenses 5.15
1 Tesalonicenses 5:15 RVR60
15 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos.
Esta bondad que es un fruto de la luz también es un fruto del Espíritu (Gá. 5:22).
Gálatas 5:22 RVR60
22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
Luego la segunda característica o fruto de andar como hijos de luz, es:
B. JUSTICIA, tiene que ver ante todo con nuestra relación con Dios.
Romanos 4:5 RVR60
5 mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.
Justicia también tiene que ver con la manera como vivimos. Los que hemos sido hechos justos, tenemos el mandato de vivir justamente.
Pablo también lo ensaña a los romanos.
Romanos 6:13 RVR60
13 ni tampoco presentéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de iniquidad, sino presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.
Por cuanto Cristo nos ha dado su propia naturaleza justa, Nosotros debemos seguir “la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre” (1 Ti. 6:11)
1 Timoteo 6:11 RVR60
11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.
Ahora, el que anda en luz, sabe que Cristo es justo, y que su justicia caracteriza, a los que andamos en él. 1 Juan 2:29
1 Juan 2:29 RVR60
29 Si sabéis que él es justo, sabed también que todo el que hace justicia es nacido de él.
Por último, la tercera característica o fruto del espíritu de los que andamos en Luz es:
C. Verdad. Es una manifestación de honestidad, confiabilidad e integridad.
Andar en la verdad, es una característica, que establece un contraste con las conductas falsas, hipócritas y engañosas de la vida vieja en las tinieblas. Sin ese fruto no hay evidencia de la vida de Dios.
Jesús advirtió de los falsos maestros. Mateo 7.15-16
Mateo 7:15–16 RVR60
15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?
Hermanos, debemos tener muy claro que toda persona da fruto de alguna clase. Los que están en tinieblas dan fruto malo, y quienes están en la luz dan buen fruto.
Hermanos, por favor, tengamos en cuenta esto:
“ No hay Cristiano sin frutos”, Donde hay vida, hay evidencia de vida, así como donde hay muerte habrá evidencia de muerte.
El hijo de Luz, va a producir frutos espirituales, y además es llamado a incrementar esa producción.
Colosenses 1:10 RVR60
10 para que andéis como es digno del Señor, agradándole en todo, llevando fruto en toda buena obra, y creciendo en el conocimiento de Dios;
La vida cristiana, así como cualquier clase de vida, solo es saludable cuando está creciendo, el enfoque primordial de su vida debe fijarse en tratar todo el tiempo de aprender comprobando lo que es agradable al Señor. Efesios 5.10
Efesios 5:10 RVR60
10 comprobando lo que es agradable al Señor.
Hermanos, es a medida que que somos obedientes a Dios y su palabra conforme a lo que conocemos, nuestro conocimiento de Dios y su voluntad se incrementan y profundizan más.
A medida que somos fieles a la luz, recibimos más de esa luz divina.

CONCLUSIÓN:

¿Cómo estamos viviendo?, ¿Como hijos de luz, o como tinieblas que antes eramos?, ¿Cómo salvos, o como inconversos?
¿Somos cristianos que dan fruto, o sin frutos?
Es bueno que reflexionemos en estas preguntas, para poder ver cómo estamos, o dónde estamos en nuestra vida cristiana.
Recuerde no importa nuestra edad espiritual, o el tiempo que tenemos de venir a la iglesia, o ser miembros, sino como estamos creciendo en el conocimiento de Dios y y su voluntad.
Es importante también que tan fieles somos a la luz en la que vivimos ahora.
Que Dios nos ayude a través de su Espíritu.
Vamos a orar.
Related Media
See more
Related Sermons
See more