EVANGELISMO

Evangelismo  •  Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 132 views
Notes
Transcript

EVANGELISMO

La evangelización: Cómo toda la iglesia habla de Jesús (PRÓLOGO: ACERCA DE LA SERIE)
Todo creyente tiene la responsabilidad de ayudar a edificar una iglesia sana. Si somos cristiano, creemos que si.

Jesús te ordena hacer discípulos. Mt 28:18–20

“Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.”
Sermones y Bosquejos de Toda la Biblia
UNA PRECIOSA PROMESA (Mateo 28:18–20))
1. ¿Quién es el que hace la promesa? Jesús, a quien le ha sido dada toda potestad en los cielos y en la tierra.
2. ¿Cuál es la promesa? Es la promesa de su presencia. «He aquí que Yo estoy con vosotros todos los días.»
3. ¿Por qué es preciosa?
Es preciosa
1) Porque es verdadera. «Fiel es el que prometió».
2) Porque implica toda suficiencia, tanto para la tierra como para el cielo. Él tiene todo poder.

Judas nos exhorta a edificarnos sobre la fe. Jud 20–21

“Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo,conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.”
PRIVILEGIOS DE LOS CREYENTES
Mas vosotros, amados
1. Edificándoos en la fe de Dios. 2. Orando en el Espíritu de Dios. 3. Guardándoos en el amor de Dios.
4. Esperando la misericordia de Dios. 5. Manifestando la compasión de Dios.

Pedro te llama a utilizar tus dones para servir a los demás.

1P 4:10
“Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.”
Comentario Bíblico Mundo Hispano Tomo 23: Hebreos, Santiago, 1 Y 2 Pedro, Judas (2. Cumplir nuestra mayordomía, 4:7–11)
El tema conduce al tratamiento de los dones. Cada uno de los hijos de Dios ha recibido de él por lo menos un don. En gr. es cárisma 5486 (de donde viene el término “carismático”), que es caris 5485, significando “gracia” o “favor no merecido”, más la terminación -ma que indica “resultado”. Así un don es algo que es el resultado de la gracia de Dios. Por eso el Apóstol indica que, habiéndolo recibido gratis, se ponga al servicio de los demás. La gracia (caris 5485), que es multiforme, ha sido otorgada por Dios a fin de que seamos buenos administradores de ella. No somos dueños, sino mayordomos de lo que se nos ha encomendado. Los dones son para que Dios sea glorificado y que el cuerpo espiritual de Cristo cumpla su propósito. Pedro dice: Si alguien habla (v. 11). Señala específicamente el don de la palabra, la capacidad de hablar bien, de mover a la gente con sus razones o con su oratoria. Es un don que debe usarse con responsabilidad, sea que se utilice desde el púlpito o en el trato público o privado. Al predicar no debe ser con mera sabiduría humana, sino conforme a las palabras de Dios. Y por cierto, toda nuestra conversación debe medirse con las palabras de Dios. Algunos han recibido más y deben rendir más. Si alguien presta servicio (diaconéo 1247, igual que en el v. 10), que sea conforme al poder que Dios le da, el cual es mayor que el nuestro propio. Como dice un himno: “Cristo me ayuda por él a vivir.”

Pablo te dice que compartas la verdad con amor para que tu iglesia madure.

Ef 4:13, 15
“sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo,” III. Los fines del ministerio dado a la iglesia (vv. 12–16).
1. El fin general: Crecimiento de la iglesia como el cuerpo de Cristo (vv. 12b, 15, 16).
(1) Crecimiento en magnitud y calidad, como un cuerpo desarrollado en fortaleza (v. 12b; el verbo "edificar" significa también "fortalecer": griego oikodomeo; la iglesia, como cuerpo, es la residencia de Dios).
(2) Como cuerpo, la iglesia adquiere su magnitud de crecimiento integral conforme a su cabeza: Cristo (v. 15).
En estos versículos se describe la meta de la iglesia. El deber de todo pastor y maestro debe alimentar a los santos con la Palabra de Dios y equiparlos para el servicio; los santos, a su vez, desempeñan la obra del ministerio. A medida que cada creyente crece y gana a otros, el cuerpo entero crece en Cristo. El versículo 12 debe leerse: «para la maduración de los santos en la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo». Cada santo participa en el crecimiento de la iglesia. La iglesia se edifica mediante la Palabra de Dios (Hch 20.32; 1 Co 14.4). No se edifican y fortalecen mediante programas de hombres, ni por entretenimiento, diversión, recreación o «empujes». La iglesia es un cuerpo y debe tener alimento espiritual; este alimento es la Palabra de Dios. Cuando el cuerpo esté completo, Cristo volverá y llevará a su cuerpo (del cual Él es la Cabeza, 1.22–23) a su hogar en gloria.
Related Media
See more
Related Sermons
See more