Entrenamiento en altamar

Sermon  •  Submitted
0 ratings
· 17 views
Notes
Transcript

Introducción

“Las tormentas no son ajenas a la vida cristiana”

Frecuentemente nosotros hemos experimentado tormentas muy parecidas a la de los discipulos; y probablemente al igual que los discipulos hemos tenido momentos ira, miedo, frustración, pero: Si hay algo que puede ayudarnos a soportar los duros vendavales es el reconocer que “ninguna tormenta ha venido sin el consentimiento de Dios”
SAMUEL RUTHERFORD - pastor escoces Siglo XVII
No hay cruz ni miseria que sobrevenga a la iglesia de Dios o alguno de sus hijos sin que esté relacionada a Dios.
Dios en Su soberanía y Omnisciencia; él sabe que tipo de tormentas que cada uno nosotros necesitamos; en algunas ocasiones las tormentas vienen para...
desarrollar nuestra fe /
corregir las durezas de nuestro corazón /
mostrar su poder en medio de nuestra debilidad /

Contexto

La semana pasada vimos como Jesús tuvo compasión de las multitudes porque eran como ovejas sin pastor; Marcos NO nos dice cómo reaccionaron las multitudes cuando fueron alimentadas con 5 panes y dos peces; porque el enfoque de Marcos no son las multitudes sino el entrenamiento de los disiculos, por su parte; Juan SI nos dice cómo reaccionaron las multitudes ante las señales y milagros del mesías.
Juan 6:14–15 (RVR60)
Aquellos hombres entonces, viendo la señal que Jesús había hecho, dijeron: Este verdaderamente es el profeta que había de venir al mundo. Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo.
Los judíos del primer siglo estaban esperando un salvador, pero no un salvador del alma sino del imperio romano, y si ese salvador a demás tenía poderes sobrenaturales como Moisés que dio el maná en el desierto pues entonces con mucha más razón, para ellos; Jesús tenía que ser ese hombre. “Ellos no querian un salvador, sino un nuevo presidente”

Este era un momento peligroso por 3 razones.

Los discipulos podrían dejarse seducir por la fama y el poder y contaminarse con las pretensiones de las multitudes que querían tomar a Jesús por la fuerza y hacerle Rey. (Ellos pensaban igual que las multitudes) En el libro de los hechos Lucas nos dice que antes de la ascensión de Jesús los discipulos le preguntaron ¿restaurarás el reino de Israel en este tiempo? Es decir; ¿Echaras pronto a los romanos de nuestras tierras y te instalaras como rey de los judíos?...
La sola pretensión de las multitudes habría ocasionado un despliegue militar en contra de Jesús pero su hora de ser arrestado y crucificado no había llegado por lo tanto había que tener prudencia.
Jesús también pudo haber sido tentado por la fama y poder que esto representaba; Satanás nunca dejó de tentar a Jesús; en el desierto le mostró todos los reinos del mundo y le dijo; todo esto te daré si postrado me adorares. El autor de Hebreos dice que “no tenemos un sumo sacerdote que no sea capaz de compadecerse de nuestra debilidad sino uno que fue tentado en todo pero sin pecado”. a todas estas; nuestro Señor sabe como vencer las tentaciones

¿Como vencer las tentaciones?

En el huerto del Getsemaní, Jesús le dice a los discípulos; orad par que no entréis en tentación; la carne es débil pero el espíritu siempre está dispuesto. De manera que despide a los disiculos, los fuerza a entrar en la barca, despide a la multitud y el se va al monte a orar
Es durante ese tiempo cerca de la cuarta vigilia (3:00 am) que se levanta una tormenta que amenaza la vida de los discipulos.
Dos observaciones iniciales:
1. Jesús pudo calmar la tormenta desde tierra firme; el sanó al siervo del centurión romano a la distancia de manera que no habría tenido ningún inconveniente en reprender la tormenta desde tierra firme; pero no lo hizo…
2. La tormenta se calmó en el momento justo que entró en la barca; en la primera tormenta, Jesús estaba dentro de la barca y cuando fué despertado hablo al viento y el mar y estos obedecieron, pero en esta ocasión sin necesidad de hablar el viento se calmó; era como si el viento sabía para que había sido enviado.
Estas dos observaciones me lleva a una conclusión; Esa tormenta no era casualidad, ni ninguna otra tormenta en la vida cristiana es una casualidad.
Dios pudo luego de la victoria de la cruz, reservar para nosotros una vida alegre, de victoria sin problemas, sin enfermedades, sin tormentas, ¡pero Él no lo hizo de esa manera!.. por el contrario; luego de su victoria en la cruz, Jesús nos anticipa una vida de persecuciones, sufrimiento, de tormentas.
Filipenses 1:29 (RVR60)
Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él,

Frase de transición

A la luz de este evento en la vida de los discipulos ¿Cual es el propósito de las tormentas en la vida cristiana?… Las tormentas vienen

1. Enseñarnos su cuidado.

“47 y al venir la noche, la barca estaba en medio del mar, y él solo en tierra. 48 Y viéndoles remar con gran fatiga, porque el viento les era contrario”, cerca de la cuarta vigilia de la noche vino a ellos andando sobre el mar, y quería adelantárseles. 49 Viéndoles ellos andar sobre el mar, pensaron que era un fantasma, y gritaron; 50 porque todos le veían, y se turbaron. Pero en seguida habló con ellos, y les dijo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!

“les vio remar con gran fatiga”. (verso 48)

Lo que no nos queda claro es que si se trataba de una visión real o una un conocimiento sobrenatural.
Consideremos: 1 Era de noche 2. Habían olas que podrían obstaculizar la visión 3. Entre Betsaida Julia y Betsaida de Galilea habían aprox 8 Kilómetros y suponemos que ellos estaban a unos 4 km, el ojo humano no es capaz de visualizar con detalle ni a esa distancia, ni en esas condiciones, de manera que suponemos se trataba de un conocimiento sobrenatural.

“Fatiga”

La palabra “Fatiga” en griego quiere decir “Atormentados”.... Ellos estaban siendo literalmente torturados por el viento que les era contrario; quizás sus brazos ya estaban cansados de tanto de remar y sin poder avanzar un milímetro o quizás avanzando pero en una dirección contraria.

Paréntesis

En el mundo cristiano ha surgido un mito: el mito dice que “si nos va bien, si tenemos una vida sin problemas, sin tormentas es porque estamos dentro de la voluntad de Dios”. Estos discipulos están; en una barca, en medio del mar, en la oscuridad, fatigados y con miedo de morir y la razón es; porque estaban obedeciendo las ordenes del Señor. El hecho de que vivamos una vida tranquila no es evidencia que estemos dentro de la voluntad de Dios”.

“podemos estar viviendo el mayor éxito financiero y profesional y estar a kilómetros de hacer la voluntad de Dios”

Reprensión a la iglesia de Laodicea
Apocalipsis 3:15–18 (RVR60)
Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que de mí compres oro refinado en fuego, para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, y que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.

¿Por qué surgen las tormentas?

Las tormentas son el escenario perfecto para descubrir a un Dios tierno y amoroso. Las tormentas son el gran lienzo que crea un contexto para que nosotros podamos ver el amor de Dios obrando en nuestro favor.
Donde quiera que estemos, en mitad de la noche, en medio de la tormenta, los ojos de Dios están puestos sobre nosotros y en el momento justo e indicado Dios vendrá sobre las aguas en nuestro auxilio. “Cuando veamos que la tormenta ruge, el león de Judá rugirá con mas fuerza en favor de aquellos que le temen y los defiende”
Ejemplo: Dios prepara una tormenta llamada "El ejercito Asirio” y Luego otra Tormenta llamada “Nabucodonosor”, pero les dice:
Isaías 43:1-3 (RVR60)
1 Ahora, así dice Jehová, Creador tuyo, oh Jacob, y Formador tuyo, oh Israel: No temas, porque yo te redimí; te puse nombre, mío eres tú. 2 Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo; y si por los ríos, no te anegarán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti. 3 Porque yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu Salvador;
Aquí vemos a un Dios; Creando una tormenta, pero estando con ellos en medio de la tormenta.
Dios permite las tormentas para que podamos ver su cuidado y tierna compasión para con nosotros”.

2. Mostrarnos su poder.

Noten como Marcos sube el volumen de los milagros y señales a medida que avanzamos.
Jesús calma la tempestad (4:33)
Jesús liberta a un hombre gadareno tremendamente endemoniado (5:1)
Jesús sana a una mujer con un flujo de sangre (5:24)
Jesús resucita la hija de un principal de la sinagoga (5:35)
Jesús alimenta a 5.000 hombres con sus familias con 5 panes y 2 peces. (6:30)
“Cuando tu crees que un milagro es sorprendente, otro milagro aún mas sorprendente que el anterior te golpea en la cara”
Jesús pudo calmar la tempestad desde tierra firme y los discipulos ni se habrían dado cuenta de quien los había rescatado / por el contrario; Jesús permite el desarrollo de la tormenta y desafiando toda ley física camina sobre las aguas y llega hasta ellos y aún mas quería adelantárseles.
Cuando vieron a Jesús, pensaron que era un fantasma y gritaron; piénsalo; si tu estuvieras en altamar, en medio de la noche, atormentado y vez a una persona caminando sobre las aguas tu también gritarías… Ellos gritaron porque reconocían que lo que estaban viendo era algo que carecía de toda explicación lógica.

Pedro camina sobre las aguas

Esta fué la ocasión en que “Pedro caminó sobre las aguas” Marcos no fue un testigo ocular de este evento, pero marcos recibió de Pedro este testimonio y a lo mejor por modestia de Pedro esto no fue relatado en este evangelio, pero Mateo si nos menciona este hecho.
Mateo 14:25–33 (RVR60)
Mas a la cuarta vigilia de la noche, Jesús vino a ellos andando sobre el mar. Y los discípulos, viéndole andar sobre el mar, se turbaron, diciendo: ¡Un fantasma! Y dieron voces de miedo. Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!
Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame! Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento. Entonces los que estaban en la barca vinieron y le adoraron, diciendo: Verdaderamente eres Hijo de Dios.
¿Vieron el propósito de este milagro? En la primera tormenta ellos se preguntaron ¿Quienes este hombre que aún el viento y el mar le obedecen? en la segunda tormenta la respuesta a la primera pregunta fue contestada; verdaderamente eres el Hijo de Dios.
“En las tormentas Dios nos muestra su poder”

3. Descubrir lo interno del corazón.

Marcos nos agrega un detalle adicional...
Marcos 6:51 Y subió a ellos en la barca, y se calmó el viento; y ellos se asombraron en gran manera, y se maravillaban. 52 Porque aún no habían entendido lo de los panes, por cuanto estaban endurecidos sus corazones.
Mateo dice que le adoraron como el Hijo de Dios Marcos dice; que aún viendo a Jesús caminar sobre las aguas, sus corazones estaban endurecidos.

¿Se puede haber creído en el Señor Jesucristo y aún tener un corazón endurecido?

En un sentido si y en otro no; déjenme explicar…
Los fariseos tenían un corazón endurecido de tal forma que en su ceguera espiritual NO podían aceptar la identidad del verdadero Mesías.
Los discipulos tenían un corazón endurecido de una forma diferente; Aunque ellos habían aceptado que Jesús era el Hijo de Dios no eran capaces de confiar plenamente y obedecer al Hijo de Dios.
Ejemplos
En el aposento alto; Jesús desea lavar los pies de sus discipulos; Pedro dice; Señor; Jamás permitiré que me laves los pies… Pedro no te estoy preguntando, te estoy ordenando...
El autor de hebreos; amonesta a hermanos redimidos que no dejen que dejan de congregarse como muchos lo tienen por costumbre. Cuando tu ves a cristianos dejar de congregarse , desobedeciendo flagrantemente un precepto bíblico; a eso se le llama un corazón endurecido.

¿Cual era el problema con los discipulos?

Comentario: El problema de los discipulos no es que sean incapaces de avanzar en contra del viento, su problema es que no habían aprendido la lección de ese día: Que Dios estaba obrando a través de su Hijo amado para cumplir con su propósito salvador. La tormenta de ese día solo había servido para descubrir la dureza del corazón de ellos.
Dios preparó un tormenta para el Profeta Jonás y cuando llegó la tormenta se descubrió el corazón de un profeta desobediente.
Dios preparó una tormenta para el apóstol Pablo y luego de la tormenta se descubrió un Apóstol que confiaba plenamente en Dios.

Aplicación

¿Estas atravesando alguna tormenta? ¿Has considerado que esa tormenta tiene algún propósito de revelar algún rastro de orgullo o autosuficiencia en tu vida? Permitamos que el curso de esa tormenta revele aspectos de nuestro caracter que deben ser santificados por Dios.

Conclusión

Las tormentas; no son sentencias de muerte son herramientas en las manos de Dios para desarrollar nuestra fe y confianza en él.
Reflexión de Matthew Henry
1. Cuando las aguas del diluvio llegaron destruyeron todo lo demás pero mantuvieron el arca a flote. Lo que para los incrédulos es olor de muerte para muerte, es para los fieles, olor de vida para vida. 2. Mientras más aumentó el nivel de las aguas, más alto se elevó el arca hacía el cielo. De la misma manera, las aflicciones santificadas son ascensos espirituales, y mientras más abundan los problemas, mucho más abundarán las consolaciones.
Related Media
See more
Related Sermons
See more